Guillermo Descalzi

La era post factual y transaccional (de Trump)

Un grupo de manifestantes se concentra el lunes frente al Capitolio en Phoenix, Arizona, exigiendo a los 11 miembros del Colegio Electoral que no voten por el presidente electo Donald Trump.
Un grupo de manifestantes se concentra el lunes frente al Capitolio en Phoenix, Arizona, exigiendo a los 11 miembros del Colegio Electoral que no voten por el presidente electo Donald Trump. AP

Quo Vadis, a donde vas –y nos llevas– es la pregunta a Trump. Empecemos por algo concreto, que su política no es ideológica sino Transaccional, una donde lo que importa no es tanto la razón como el resultado, y cuando los hechos no le convienen los deja atrás, es Post Factual, los acomoda’.

Trump es creacionista, crea su realidad. En esto tiene afinidad con Putin, y muestra poco interés en los informes de nuestros servicios de inteligencia sobre la intervención cibernética rusa en nuestras elecciones… Lo hace por Post Factual, para sacar a Rusia de la mira como antagonista mundial. Putin por su lado niega –también post facto– su participación en esto. Estos son los inicios y luego, con el cambio de administración, entraremos de plano y a cuerpo entero a la era post factual transaccional que Putin ya maneja en Rusia.

Haya o no intervenido Putin en la elección, no cabe duda que Moscú nos hackeó pero Trump lo niega por una política transaccional con la que usará o cree que usará a Rusia para contener la ascendencia china y acomodar el Medio Oriente, en ese orden.

El gobierno ruso es fascista en todo menos nombre, no nos es competencia económica pero utiliza su poderío militar sin reparo ni contemplación alguna... Lo tuvimos como enemigo político desde 1917, y militar a partir de 1945. Es claro que nuestros órganos de inteligencia aun hoy, tras el descalabro del comunismo soviético, mantienen ese enfoque. Trump lo va a cambiar.

Trump y Putin se entienden porque hablan el mismo idioma. En la realidad Post Factual de la Transacción, el Deal con Putin, la prioridad de ambos, La Contención China, necesita su cooperación mutua. Eso y el Medio Oriente guían el ‘Rapprochment’, el acercamiento a Rusia, pero bloquear a China, contenerla, no será fácil porque la impulsividad y tendencia de Trump a responder con todo a cualquier desafío nos mete en problemas… lo cual nos lleva a Corea del Norte.

Pyongyang ha incurrido en el último de los desafíos militares con pruebas nucleares y ensayos balísticos equivalentes a lo que Khrushchev quiso hacer en Cuba instalando proyectiles con carga atómica a 90 millas de Estados Unidos. Hoy la distancia no importa tanto en cohetería balística y eso lo está perfeccionando Kim Jong Un con 3 disparos exitosos entre octubre y septiembre.

Una respuesta militar a los misiles nucleares norcoreanos no solo parecerá lógica, quizás también apropiada, pero desencadenaría nuevamente el conflicto que Truman ‘encadenó’ con el armisticio de 1953 entre Estados Unidos, el ejército popular chino y Kim Il Sung, el padre de la dinastía norcoreana.

Ni Corea del Norte ni Rusia le importan mucho a China pero sí el desafío americano, y China utilizará cualquier intervención en Corea del Norte o cualquier restricción a su comercio para establecer de una vez por todas su creciente hegemonía militar, tan inaceptable para el Pentágono como el Kremlin: Ese es el Post Facto de la alianza transaccional con Rusia, dejar atrás nuestro interés económico en China y convertirla en antagonista de primer orden.

En el Medio Oriente, Rusia respalda a Assad en Siria, los ayatolas de Irán y sus clientes chiitas en Irak, y parecerá fácil ‘resolver’ la región aliándonos con Putin para acabar con ISIS pero eso conlleva el peligro de ‘perdernos’ Arabia Saudita de la misma manera como ‘perdimos’ Irán en 1979.

¿Israel y Palestina?… Trump ha anunciado un embajador sionista, David M. Friedman, que favorece los asentamientos en territorios ocupados y, según asegura el mismo Trump, trasladará su embajada a Jerusalén… lo que no está mal en sí, lo de la embajada, porque acéptese o no Jerusalén ha sido, es y será la capital histórica del judaísmo, pero los asentamientos son otra cosa y seguirán alimentando el problema palestino para encender lo que quede tras la desarticulación de ISIS, el Estado Islámico, lo cual pasará.

¿Cual es la política Post Factual y Transaccional de Trump en asuntos domésticos? Está por escribirse, pero ya lo tenemos manteniendo sus negocios y sustituyendo a Melania con Ivanka en el rol de primera dama. ¿O será primera hija? La esposa se queda en Nueva York hasta por lo menos la primavera, cuando su hijo termine el semestre escolar… ¿O será porque Trump esté pensado en la efectividad transaccional de Melania y haya decidido post ese facto que no da para más?

Ah, y no se olviden, fíjense que Trump también es Post Religioso, ¡es creacionista!

Periodista, escritor y filósofo peruano.

  Comentarios