Guillermo Descalzi

Vladimir Trump

Primero lo del título: Vladimir por Facho, de tintes fascistas, y su romance con Putin, un Facho confirmado. Habla loas de su persona y estilo. Este fin de semana Bill O’Reilly, de Fox, le indicó que es un asesino (a killer). Trump le replicó con “¿Y usted cree que nosotros somos tan inocentes en este país?” ¿Qué quiere decir esto?

Es un Facho teocrático que busca devolverle la facultad de hacer política a las instituciones religiosas mientras reciben beneficios del estado (¿serán solo las cristianas?). Es una contradicción porque eso, precisamente, criticamos en el Islam, su politización.

Mientras tanto, no se tardó en obligarlo a suspender sus prohibiciones a la inmigración del Medio Oriente mediante una intervención judicial del juez James Robart en Seattle, una intervención más temprana en su administración que en cualquier gobierno anterior.

La orden en el estado de Washington vale en todo el país porque allá llega gente a través de todos los aeropuertos. Trump está empezando a conocer los límites del poder.

Previamente otro juez federal había negado el pedido de una orden similar. Trump podría desatar una crisis constitucional si aceptase esa negativa en vez de la orden del estado de Washington, la que pidió suspender mientras dure su apelación. El 9no distrito judicial desechó el pedido.

CBP, Customs and Border Patrol, honrará las visas revocadas. El Departamento de Estado acatará la orden y Homeland Security ha suspendido su aplicación. ¿Se le estará cayendo el castillo de naipes?

Esto tendrá ramificaciones en demandas para proteger los dreamers, soñadores, los indocumentados con hijos nacidos aquí, el medio ambiente y más.

La administración se está haciendo tediosa en su agresividad y falta de tacto. Trump emitió un twit atacando al juez Robart como ese…so called judge… ese supuesto juez cuya ridícula orden, dijo, será rechazada. Recuerda su ataque a otro juez por ser de ascendencia mexicana, Gonzalo Curiel. El juez Robart es un republicano nombrado por George Bush y aprobado unánimemente por el Senado en el 2004.

Trump funciona por impulso, the method of madness, el método de la locura, y la pregunta surge de si será un trastornado en la Oficina Oval, alguien cuyas alteraciones, manía y distorsiones puedan traer el fin de la normalidad en el país.

Europa, México, el Medio Oriente, Irán, China, los refugiados y más, todos tienen una nueva fuente de preocupación: Estados Unidos.

Preocupamos en Europa porque la estamos abandonando mientras nos congraciarnos con Rusia. Trump insiste que la OTAN es anacrónica y, en todo caso, Europa debe pagar su cuota por defenderla, pedido con tonos de pago por protección estilo Mafia.

México nos ve con preocupación por tantas razones que es difícil enumerarlas. Últimamente Trump tuvo la desfachatez de amenazar a Peña Nieto diciéndole que si no controlaba a sus ‘bad hombres’ quizás tendría que meter nuestro ejército allá. Habrá sido una falta de tino, un exabrupto, mera bravuconada, pero también es una falta de respeto al mandatario y el país que representa. Estamos en el punto más bajo de nuestras relaciones desde la guerra de 1848.

Preocupamos en el Medio Oriente primero porque desestabilizamos el área con la invasión de Irak y ahora no sabemos qué hacer. Ahora porque Trump no acepta a los desplazados a través de mares y fronteras, amenaza con misiones sin trabas y habla de quedarse con los ‘despojos de guerra’.

Se está metiendo con Irán por violar resoluciones de las Naciones Unidas sobre proyectiles balísticos y quizás de nuestro acuerdo nuclear. El secretario de defensa, el general James Mattis, dice que Irán es ‘el mayor patrocinador del terrorismo mundial’, contradictorio porque Irán es enemigo de ISIS y Al Qaeda. Puede haber alguna intención de armas con ese país.

Trump podría, si tuviese un propósito lógico, estar creando un movimiento Facho, su causa, con la división del país. ¿Un caudillo americano? ¿Estaremos en ruta a una crisis constitucional? Son tiempos interesantes. ¿Y qué dicen los líderes del partido, que dice su silencio?

Periodista, escritor y filósofo peruano.

  Comentarios