Guillermo Descalzi

La deportación de los niños

Jóvenes indocumentados, conocidos como Soñadores, y sus defensores protestan el 5 de septiembre en Nueva York, frente a la Torre Trump, contra la decisión del Presidente de revocar el programa DACA.
Jóvenes indocumentados, conocidos como Soñadores, y sus defensores protestan el 5 de septiembre en Nueva York, frente a la Torre Trump, contra la decisión del Presidente de revocar el programa DACA. TNS

Les quitan el permiso de residencia temporal y los dejan sujetos a deportación en seis meses, una traición a la buena fe de alrededor de 800,000 jóvenes que participaron en DACA, el programa de estadía temporal con permiso de trabajo para quienes llegaron en su niñez. Dieron sus datos al servicio de inmigración y ahora cuando los busquen sabrán exactamente dónde encontrarlos, y peor para sus padres indocumentados a los cuales pueden caerles en cualquier momento.

También hubo buena fe del gobierno en el inicio pero nadie contaba con Mr. Trump, electo sobre una base de odios y prejuicios y es a su base a la que busca satisfacer eliminando el dream act, el acta de ensueños.

Ahora Trump quiere estar bien con todos. A los beneficiarios del DACA los quiere tranquilizar ‘tuiteándo’ tras el golpe que… “Para aquellos que estén preocupados por su estatus durante los 6 meses, no tienen de qué preocuparse. ¡Ninguna acción!”

Los dreamers soñaban que DACA sería su camino para la legalización, por eso lo de dreamers, soñadores como se les conoce, pero resulta que es como en “La Vida Es Sueño”, que los sueños… sueños son.

Toda traición es cobarde, pero esta lo es especialmente porque se hace pasándole el bulto al Congreso, difiriendo la suspensión de DACA para que este actúe y si no lo hace entonces la ‘culpa’ será de los congresistas.

Si les suena esquizofrénico es porque lo es. Trump también quiere ser ‘El Salvador’ de estos jóvenes, anotando en otro tuit que revisitará el tema si el Congreso no actúa… y para añadir más esquizofrenia al tema torpedea la legislatura atando cualquier solución al dinero para su muro, un obstáculo más para un Congreso ya de por sí disfuncional.

Es poco probable que los legisladores resuelvan algo. Los republicanos han sido incapaces de resolver el tema del seguro médico tras siete años de promesas, y más difícil le será resolver en seis meses el tema de los soñadores… a no ser que todos, ustedes, nosotros y los demás, alcemos un grito al cielo para corregir esta irresponsabilidad.

Un desvío no se cierra hasta que el nuevo camino esté abierto. Trump no debió suspender el DACA sino hasta después de haberse remplazado.

Donald Trump será para siempre conocido por esta acción que puede muy bien terminar en una “deportación de niños”, ahora mayormente jóvenes a los que dice querer ayudar. Lo explica porque una legislación permanente que sea mejor que el DACA temporal, ese es su razonamiento. Pues no olviden que también prometió –recuérdenlo– un mejor seguro médico para todos (y más barato).

El país de mayor bienestar en el mundo se apresta a una acción en contra de su propia naturaleza.

El procurador de justicia, Jeff Sessions, dice que DACA es inconstitucional… Pues eliminarlo es antiamericano, contrario a nuestros ideales. ¿O será ahora el egoísmo, un egoísmo ‘nacional’, lo que nos anime?

Los demócratas están unidos en busca de una solución pero entre los republicanos hay un grupo numeroso opuesto a regularizarlos, por eso necesitamos expresar nuestro descontento de manera muy especial para que pongan de lado ese egoísmo ‘nacional’ que parece animar a la nueva ultra, la derecha alternativa.

Alcemos el grito para que se actúe, no lo dejemos a la fortuna de este Congreso tan paralizado como antes, en la época de Obama, el Congreso paralizó la presidencia. Hoy, aunque sea consuelo de tontos, la Casa Blanca está paralizada por su propia esquizofrenia.

Es un momento de prueba que necesitamos utilizar para mostrar quienes somos. Si esta deportación de dreamers llegase a ocurrir, eso nos marcaría como algo que no queremos ser. En juego está la naturaleza misma del país.

Periodista, escritor y filósofo peruano.

  Comentarios