Guillermo Descalzi

Guerras republicanas

Se oyen ecos del Battle Himn of the Republic, el himno de batalla de la república, tímidamente en el interior de algunos, con fortaleza en otros. “Mine eyes have seen the glory of the coming of the lord”, mis ojos han visto la gloria de la llegada del señor… ¿Cuál ‘señor’?

Ese es el problema republicano de fondo, que no tienen un señor al que seguir con fe, y el modus operandi del que tienen provoca vehemencia. Pocos, incluso entre los mismos Trumpistas, tienen fe en Trump.

Es un momento nada agradable para el partido, con un presidente frustrado y molesto que reacciona atacando, su ‘default mode’, actitud a la que revierte cuando algo no le sale bien… y no le sale bien a menudo así es que ataca a menudo.

Ha desatado una Caja de Pandora. El jueves de la semana pasada firmó la muerte del Obamacare con la suspensión –ya– de sus subsidios. Seis millones de los más pobres se quedan sin seguro, pero… posibilita pólizas baratas de cobertura opcional en cosas como hospitalización y medicinas, pólizas basura según sus críticos.

El viernes último ‘descertificó’ el pacto nuclear de Obama, un paso que le pasa la bola al Congreso. Habló de Teherán en términos que el régimen interpreta como insultante, desencadenando su ira, empoderando a la guardia revolucionaria y complicando el panorama en el Medio Oriente. Se acabó el ablandamiento en Irán.

NAFTA está en estado crítico. México y Canadá envían señales mixtas evaluando si les conviene más la muerte del tratado que quedarse en él con las exigencias de Trump.

Torpedea a los dacados atando su suerte a la muralla fronteriza, y en cuanto a Puerto Rico su actitud es denigrante. Puede estar jugando al anti hispanismo de su base o puede que sea una reacción natural en él, anti hispanismo propio.

¿Cómo es posible que pueda hacer lo que hace? Le es fácil porque surca en un partido dividido en tres. La mayoría teme su enojo y contemporiza con él, senadores y representantes acomodados a las circunstancias, ‘Comodines’.

Luego están los pseudo Trumpistas, son gente a la que no les importa tanto Trump como su rencor para destrozar el sistema. Son en realidad ‘Bannonistas’, de la línea de Steve Bannon. El Trumpismo puro como que no existe. Su base de 37%, aunque no lo sepa, es mayormente Bannonista.

Terceros son los que no aguantan a Trump y tienen el coraje de decirlo, críticos a los cuatro vientos, ‘Tradicionalistas’ del viejo conservadorismo republicano. Son los menos.

Steve Bannon, el ex ‘estratega en jefe’ de la presidencia, disputará la reelección de los senadores republicanos en juego, salvo Cruz, lo que convertirá la trilogía republicana en binomio.

La acción de Bannon obliga a los Comodines a escoger entre los Bannonistas y los Tradicionalistas en una guerra civil ya en curso. Es más, hasta el presidente tendrá que decidir si apoya a los Tradicionalistas o se va con la línea Bannonista. ¿Será eso algo de lo que busca el estratega, arrinconar a Trump?

Parece no haber representante o senador republicano capaz de unir su partido en paz, sin guerra civil de por medio. Con guerra y todo les será difícil reagrupar una mayoría funcional porque Trump sigue sacudiendo las columnas del templo como Sansón y los filisteos, Trump y el Congreso.

Periodista, escritor y filósofo peruano.

  Comentarios