Guillermo Descalzi

Venezuela ardiente

Foto de un grafitti tomada en una de las calles de Caracas por el autor.
Foto de un grafitti tomada en una de las calles de Caracas por el autor. Cortesía

La libertad en Venezuela está en Capilla Ardiente. La incógnita es si el país entero permitirá que Maduro, tras el velorio, proceda con su entierro el 6 de diciembre en las elecciones legislativas que convocó.

Hay una sensación de triunfo incipiente. La oposición se ve adelante con el 85% de desaprobación de Maduro. Algunos lo ven cediendo a presiones como la de Leopoldo López en la huelga de hambre que levantó tras la convocatoria. “La oposición está en (su) mejor momento para ganar. No hay duda que conseguirá la mayoría” según Diego Moya-Ocampos, analista de Global Insight. Es una visión rosada y primaveral. La oposición necesita darse cuenta de lo que está sucediendo. El triunfalismo es un peligro.

Este es un ‘ahora o nunca’ para el chavismo, que no cede a nada ni nadie con su convocatoria. Si algunos creen que lo hace, por favor quítense sus lentes rosados. Maduro ha convocado a elecciones precisamente para detener su caída y no hay duda que intentará robárselas. Está en una lucha existencial y no permitirá que la oposición controle la Asamblea Nacional, así de simple es, y Cuba tampoco permitirá que se le caiga su ‘estrellita’ exterior.

Maduro apuesta a que la oposición no tendrá otro recurso que colaborar con su presencia en el fraude o cederle la elección por ausencia, legítimamente. Cree tener intimidado al país porque a los osados les cae a palos y los mete en la cárcel, pero hay ejemplos de palo y prisión con victoria final. Mandela con 27 años de cárcel ganó al apartheid. Gandhi aguantando palo y cárcel venció al imperio británico. El movimiento de derechos civiles en Estados Unidos venció a los segregacionistas y el racismo instituido. Para eso existe la No Violencia. Sus premisas son dos. Primero: Haz que se expongan. Ellos actúan a escondidas, ocultos. Saben, saben, que están mal. Luego: Haz que se avergüencen. No aguantan su humillación.

La figura más influyente del occidente, que cambió al mundo, triunfó aceptando castigos y su mensaje se hizo eterno. Cristo practicó la no violencia, y quienes la practican cuentan con la fuerza poderosa de su verdad.

¿Qué haría el régimen –esto es hipotético– si cada uno de ese 85% que desaprueba de él se sentase por su cuenta a esperar en la calle a que pase el día, y vuelve al día siguiente y así sucesivamente en huelga de cuerpos sentados? La convocatoria de Maduro es una oportunidad para algo así, para que no quede duda de la magnitud de la oposición y no importe cuantos votos pretenda que logró después. Quien sabe, quizás hasta lo saquen.

Maduro se va a denunciar a sí mismo, no le quedará otra que mostrarse como es o dejar que el pueblo se le solevante sentado –esto, nuevamente, es hipotético– Los venezolanos necesitan valor, eso o dejar que entierre la libertad de los 25 millones que desaprueban de él.

Del cinco se pasa al seis: Maduro podrá tapar lo que ocurra el 6 de diciembre pero no podrá tapar su rechazo en los cinco meses que quedan de aquí a la elección. Esa es la alternativa: Que sea él quien se entierre, y el pueblo de Venezuela el que muestre fortaleza en su adversidad.

¿Qué haría –para seguir con el ejemplo– ante cinco meses de repudio sentado? ¿Arrestar a 25 millones que no hacen nada? Venezuela con una oposición individual, sentada (por ejemplo), sin hacer nada dejaría a Maduro sin armas ante el amor a la vida que la motiva, y que alguien le diga al Departamento de Estado que no haga más verso con Diosdado Cabello, ‘La’ Alternativa, porque no es alternativa alguna. En una de esas se presenta como salvador, imagínense eso.

¡Del agua mansa líbreme Dios! La no violencia es infalible: golpearán a unos pero cuando crecen las aguas nada las detiene. Maduro tiene a La Habana para asilarse. Los 25 millones de la oposición venezolana no tienen ese lujo, ningún lugar tiene asilo para 25 millones.

Maduro en Twitter: “tenemos fecha para la Batalla por una Nueva Victoria, 6 de Diciembre tod@s a la cita con la Historia. Vamos Patria, a Vencer.”

Sin miedo: Venezuela está en la capilla de una crisis existencial para la libertad en la patria Bolívar, el verdadero, no aquel que el chavismo se robó.

  Comentarios