Guillermo Descalzi

GUILLERMO DESCALZI: El otro embargo

Está terminando más de medio siglo de un aislamiento diplomático que no libró a Cuba de nada, no del castrismo, no del comunismo, no de la pobreza física ni de la miseria humana. Esa es la verdad. Se hubiera querido que funcione pero no funcionó.

Ahora buscan terminar el embargo de 54 años que hubiese sacado a los Castro de donde están pero tampoco funcionó. Es más, sirvió al régimen justificando su represión, ayudándolo a hambrear al pueblo y a tenerlo en el equivalente tecnológico de la Edad de Piedra.

Lo que no funciona hay que cambiarlo, especialmente tras 54 años de no funcionar… pero eso no quiere decir cambiarlo por cualquier cosa.

¿Para qué salvar el cuerpo si se condena el alma? Esa pregunta, común en las religiones, se necesita aquí. El embargo tendrá un forado más grande que el que hundió al Titanic, y quizás su cancelación sea inevitable, pero hay otro embargo vivo y efectivo, el último reducto castrista, su embargo del pensamiento cubano.

El Cogito Ergo Sum de René Descartes, pienso luego existo, nos lleva a una realidad: en Cuba se restringe el pensamiento, por lo tanto se restringe la existencia. Allí no se existe, se subsiste. El embargo castrista les ha robado enormes porciones de sus vidas a los cubanos.

La ‘verdadera’ Cuba, no la de los gobernantes, no tiene acceso a la computación y la internet, elementos vitales en la actualidad, y nadie en Occidente ha impuesto embargo alguno sobre eso. ‘Ese’ embargo es 100% del régimen cubano para su control del pensamiento, y piensan mantenerlo.

El Departamento de Estado necesita ver la realidad, no dejarse llevar por el entusiasmo del momento y exigir la libertad del pensamiento en Cuba, libertad con medios concretos, prácticos y específicos. Los congresistas cubanoamericanos se oponen a los planes de Obama. Excelente: Nada avanza bien sin una buena oposición. En este caso la oposición necesita objetivos concretos y realizables, una meta especifica aparte del simple no.

Estamos en el segundo round del reacomodo Washington-La Habana y hay que seguir adelante sin quedarse pegados en lo que ya pasó. Las embajadas son un hecho. El embargo está muriendo y pronto hasta sus restos desaparecerán. No seamos reaccionarios, vayamos a lo nuevo, a darle a los cubanos acceso libre a la internet, a librar al menos su pensamiento.

Sí, la internet está restringida en China, y es hora de combatir los ejemplos de Beijing. La esclavitud china se extiende, nuestro comercio se ha subordinado al suyo. La transición cubana a ‘su’ modelo será un desastre.

¿Quieren el fin oficial del embargo? Que pongan fin oficial a su control del pensamiento en Cuba con una internet libre. Quizás debiese ser condición del Congreso en Washington. ¿Quieren dinero? Abran la internet. ¿Quieren el fin del embargo? Abran la internet. Nosotros también podemos ser inflexibles. Si ellos quieren ser inflexibles con su partidito comunista, seamos nosotros inflexibles con nuestra internetita capitalista. ¿N’est pas Monsieur Kerry? La libertad de la internet no es mucho pedir… ¿no?

Se mueren de miedo. El Departamento de Estado se muere de miedo de exigir demasiado para que no los manden a rodar y los Castro se mueren de miedo de permitir demasiado por lo que pudiese pasar si el pueblo tuviese acceso al pensamiento con los estándares de hoy. Si no, que lo prueben abriendo la internet. ¿Quieren garantías, cosas, concesiones, arreglos? Abran la internet. Es más importante que las propiedades confiscadas, más que los fugitivos de la justicia americana, más que el dinero robado al Medicare…

Lo único más importante que la internet son los derechos humanos y la inmediata liberación de los presos políticos, pero abriendo la internet se promueve eso y más, así creo yo. Liberen la internet, ayudemos a poner Wi Fi gratuito en la isla, y a la posesión de computadoras personales. Necesitamos compromisos firmes, no esperanzas etéreas.

El Papa llegará a Washington el 22 de septiembre tras su primera visita a Cuba. Hará algo extraordinario en Washington: su primera misa allí, en el Santuario de la Inmaculada Concepción, será en español.

Confío en este Papa, le tengo cariño. Fue instrumental en la distensión diplomática. Ojalá sea instrumental en la distensión del pensamiento para que los cubanos puedan volver a ser como pueden ser. Cogito Ergo Sum, pienso luego existo: que ese pensar se vuelva libre y real para existir en plenitud. ¡A promover la internet en Cuba!

  Comentarios