Guillermo Descalzi

GUILLERMO DESCALZI: ¿Por qué la Navidad en esta fecha?

Una vista general de las decoraciones de Navidad y luces en la casa y el jardín de la familia Duszenko en Polkowice, oeste de Polonia, el 20 de diciembre de 2015. La familia ha colocado decoraciones festivas desde hace 17 años. Durante todo este período han ido añadiendo al deslumbrante despliegue para hacer su casa una de las atracciones de Navidad más grandes de la ciudad.
Una vista general de las decoraciones de Navidad y luces en la casa y el jardín de la familia Duszenko en Polkowice, oeste de Polonia, el 20 de diciembre de 2015. La familia ha colocado decoraciones festivas desde hace 17 años. Durante todo este período han ido añadiendo al deslumbrante despliegue para hacer su casa una de las atracciones de Navidad más grandes de la ciudad. EFE

Tenemos dos fiestas de luz, de su nacer y re-nacer. Antes de los cultivos, cuando éramos cazadores-recolectores, observábamos el nacer solar en el solsticio de invierno norte, alrededor del 21 de diciembre. Es nuestra navidad. Sus orígenes se remontan 70,000 años atrás.

La concepción ritual de María ocurre en el segundo nacer, el renacer de semana santa. Debiese ser individual, concibiendo a Dios en nosotros de acuerdo a nuestra concepción, pero suele ser una concepción colectiva y ritual. La fiesta del primer nacer debiésemos celebrarla de igual manera, individualmente, descubriendo algo en nosotros, dándolo a luz.

¿Por qué la Navidad en esta fecha? Porque seguimos un calendario fijado hace 8 mil años entre los ríos Tigris y Éufrates, la fecha en que nacía el dios Marduk, que moría el viernes de Semana Santa y resucitaba el domingo de gloria.

Los egipcios ‘copiaron’ la fecha del nacimiento de Marduk en el nacimiento de Horus, hijo del Sol, Osiris, Amén o Amón-Ra, y su esposa Isis, la Luna. Osiris también muere y resucita en semana santa.

El cristianismo celebra el nacimiento de Jesús en las fechas fijadas por los egipcios para el de Horus, nueve meses después de la resurrección de Osiris el mismo domingo de gloria de Jesús.

Una anotación al margen: Los egipcios terminaban sus oraciones a Amén o Amón diciendo ‘Amén’. Ese es el amén de hoy. Seguimos con ritos paganos y no lo sabemos: la mitra, el amén, etc. Dar regalos en Navidad sale de la Saturnalia romana en las mismas fechas, cuando los señores daban regalos a sus trabajadores y esclavos.

Igual que tenemos dos naceres, también tenemos dos calendarios. El nacimiento es de ciclo solar, la resurrección es de ciclo lunar, detalles desapercibidos porque damos más atención a las imágenes que a la verdad cubierta por las imágenes. Las religiones tienen el mismo problema de imagen que el común de los mortales.

El segundo nacimiento, el re-nacer: La luna es el ‘primer muerto’. Durante tres noches cada mes la luna está muerta, desaparece… para iniciar su resurrección y completarla en la luna llena.

La fiesta del segundo nacer, el re-nacer, nuestra Semana Santa en la luna llena de la primavera norte, empieza con los primeros cultivos hará esos 8,000 años mencionados antes. Marcaba la siembra de cebada. Está en la Épica de Gilgamesh, crónica de la creación en Mesopotamia.

La semilla tiene que morir para que nazca la planta. La fiesta se convierte en la muerte y resurrección de Marduk, Merodach (¿Mordechai?) en hebreo Su celebración religiosa data de 6,000 años atrás.

Los egipcios recogen la fiesta de Marduk en la pasión, muerte y resurrección de Osiris, celebrada desde la quinta dinastía 4,500 años atrás. Culminaba con Osiris resucitado el mismo domingo en que Marduk vuelve a la vida y Jesús asciende al cielo.

Un papiro ptolemaico transmite un himno conocido como Las lamentaciones de Isis, en el que Anubis embalsama a Osiris y le dice:

Levántate y anda, contempla tu forma de nuevo.

Osiris tras su resurrección se une a Isis. Nueve meses después nace Horus, la gestación entre el nacer lunar y el solar.

Los hebreos recogen las fiestas de Marduk y Osiris y las llaman Pesach. Jesús muere el viernes de Pesach del año 33 a las 3p.m., hora del sacrificio del cordero judío, el de la sangre que colocaron en los dinteles de sus puertas en Egipto, cordero de Dios porque fue Dios quien les mandó hacerlo, Agnus Dei en latín, el que quita los pecados del mundo, qui tollis pecata mundi. Tollis: quitar. De allí sale toll en inglés, el dinero que ‘quitan’ en los peajes.

Pesach no tiene resurrección pero tiene algo similar: Los judíos, protegidos por la sangre del cordero, evitan la muerte de sus primogénitos en Egipto. En latín es Pace-qua, paz-cuando/donde… la muerte pasó por sobre las casas de los judíos, la Pas-cua florida cristiana.

La pasión de Jesús ocurre en la pascua judía, la egipcia, la de babilonia, la hoy pace-qua, pascua cristiana. Pes-ach parece salir de un latinismo de la época.

El calendario de nuestras religiones es muy antiguo, viene de hace 70 mil años cuando pasamos por un cuello de botella de donde salieron un verdadero Adán y Eva de los que descendemos todos en la quebrada de Olduvai, un lugar árido y escabroso. Per aspera ad Astra, por lo áspero a las estrellas, en este caso a la estrella de navidad. Feliz Navidad.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios