Guillermo Descalzi

GUILLERMO DESCALZI: Líderes republicanos obstruyen la Constitución

Obstruyen la Constitución y lo hacen risueñamente, como si fuese no solo su derecho sino su obligación también. ¿Quiénes? Los líderes republicanos del Senado americano. ¿Cómo?

La muerte del juez supremo Antonin Scalia deja una Corte balanceada por cuatro conservadores y cuatro liberales. El liderazgo senatorial anuncia que no permitirá que Obama lo reemplace con un liberal más, dándoles la mayoría a ellos, los liberales. Su argumento: Que es año electoral y el nombramiento lo debe hacer el próximo presidente. Es un argumento no solo falso, también es hipócrita. No hay un solo caso, desde 1900 al menos, en que el Senado haya rehusado considerar un nombramiento en año electoral.

Los más recientes ejemplos son los de Brennan en el 56, Rehnquist y Powell en el 72, y Kennedy en el 88. La confirmación de Anthony Kennedy es especialmente interesante porque fue en el último año de Reagan, similar a este último de Obama, y la aprobaron los republicanos unánimemente, incluyendo a Mitch McConnell, el actual jefe del Senado. Mitch, que aprobó a Anthony, se opone ahora al reemplazo de Antonin… por Obama.

Es la primera vez en la historia que un partido decide obstruir el mandato constitucional del presidente a nombrar y el Senado a considerar un nombramiento a la Suprema, algo que si se permite llevará a la politización abierta y pública de la corte.

¿Su impacto electoral? Los candidatos republicanos apoyan bloquear ese mandato… Mi opinión: Esto se está volviendo anticonstitucional, algo que lleva esta elección a una lucha sin barreras entre ultras de derecha e izquierda, y que Dios proteja a la mayoría moderada del país. Es una obstrucción que va a producir rencillas mayores de las que ya tenemos.

Estamos ingresando a primarias donde demócratas y republicanos votan en diferentes días. En Nevada los demócratas el sábado 20 y el 23 los republicanos. En Carolina del Sur los republicanos votan el sábado 20 y los demócratas el 27.

El voto en Carolina del Sur es 28% negro, 5% latino. El voto negro no es muy importante en su primaria republicana porque históricamente vota demócrata. En ese estado el 68% de los demócratas son negros.

En Nevada el voto hispano, 28% de la población, no importa mucho en la primaria republicana porque históricamente también vota demócrata y Hillary cree tenerlo en el bolsillo. ¿Lo tendrá? La muerte de Scalia y la radicalización del liderazgo senatorial republicano va a favorecer la ascendencia del otro extremo, el socialismo demócrata de Sanders.

Esto promete llevarnos a una contienda entre el nacionalismo blanco-americano y el izquierdismo progresista del país. El primero es de la derecha obrera y de clase media que se siente traicionada por ‘su’ partido republicano. Eso explica el auge de Trump, un poco el de Cruz, y el que todos sus demás candidatos ahora compitan por mostrarse más derechistas que la derecha misma.

El ‘resto’ de la clase media en el lado demócrata, y las minorías hispana y negra, se sienten traicionadas por gobiernos ‘suyos’ tan inútiles como los republicanos. El anterior genio del sistema monetario, Alan Greenspan, jefe de la reserva federal en la administración de Bill Clinton, alentó los instrumentos exóticos y transacciones que crearon la burbuja que benefició a Clinton pero reventó en la administración Bush.

Nadie habla de la responsabilidad de Greenspan y Clinton en el colapso. Todos señalan a Bush, que tampoco es inocente. Sus guerras a crédito terminaron de matarnos. Además, ni uno de los ejecutivos de la burbuja que se llevó los ahorros de la burguesía, ni uno fue a prisión pero si encuentran un negro o hispano fumando marihuana… va de patitas a la cárcel.

La izquierda y la derecha se sienten traicionadas por los políticos, y el enfrentamiento por la Corte Suprema va a eliminar cualquier esperanza de raciocinio entre ellas. Hay traicionados en todos lados. Es lo que está detrás de la sacudida en las estructuras políticas del país.

Es increíble, pero en estas elecciones la cordura parece estar abandonando el lado republicano tanto como el demócrata. Que el liderazgo republicano en el Senado dé el ejemplo a su partido volviendo a la sanidad en esto del reemplazo del juez Scalia. Estas elecciones no solo no se aclaran, se enturbian, promueven turbas y amenazan con dejarnos en-turbiados.

Periodista, escritor y filósofo peruano.

  Comentarios