Guillermo Descalzi

GUILLERMO DESCALZI: La muerte del Partido Republicano… actual

No es barbaridad hablar de muerte en el caso del Partido Republicano de hoy. Está muriendo por unión de ultras, izquierda y derecha, unión de facto.

El problema para el socialista demócrata Bernie Sanders es Wall Street, causa de los males de la economía del país.

Para Donald Trump, el pirata capitalista, el problema está en la influencia del Gran Dinero en la política y el gobierno.

Vean si los extremos no se unen: Wall Street y el Gran Dinero son lo mismo, tan lo mismo que en el último debate republicano Ted Cruz acusó a Trump de ser un socialista… por decir cosas como la del gran dinero y que no se debe permitir que la gente se muera en la calle. Planned Parenthood, según Trump, presta servicios necesarios a muchas mujeres. Eso, señala Cruz, también prueba que es socialista.

Parte de la popularidad de Trump está en que entre sus barbaridades dice cosas bastante correctas, como las mencionadas. El establishment se opone a esas nociones y lo acusan de ser un liberal, absurdo y grosero. Quizás tan o más absurdos y groseros sean quienes quieren cerrar Planned Parenthood y dejar que la gente se muera en la calle.

Algo más, antes de que crean que estoy loco, y es que Trump apela al resentimiento de los nuevos desposeídos, el blanco-americano, y su movimiento –porque eso es lo que es– puede catalogarse como uno de nacionalismo blanco. Sí, Trump apela al odio y el resentimiento.

Hay un grupo, aunque no lo crean, de millonarios por Sanders, millonarios que opinan como él, y niegan que lo suyo sea ‘lucha de clases’. Son los “Millonarios Patriotas”, más de doscientos con ingresos anuales de más de 1 millón en cash o 5 millones en activos. Su objetivo es elevar el salario mínimo, combatir el poder político del dinero y las corporaciones, y cambiar el sistema impositivo…

El presidente del grupo, Morris Pearl, explica que Donald Trump apoya sus medidas y anota que el magnate y Sanders, pese a estar en extremos opuestos, tienen mucho en común.

Algo de historia: Henry Ford encendió la clase media en 1913 pagando 5 dólares diarios a sus obreros. Fue una barbaridad en una época en la cual una casa costaba 1,000 dólares y su alquiler podía ser de $10 al mes.

Ford prácticamente creó la clase media, que en ese tiempo fue obrera, clase media obrera. Sus $5 diarios daban un sueldo de $1300 al año, que en dólares del 2016 serían $250,000. Hoy el promedio gana 29 mil al año. No hay más clase media obrera y la clase media profesional se está esfumando. La están matando quienes insisten en pagarles el mínimo posible a sus empleados, quitándoles el poder adquisitivo de la antigua clase media que impulsó la bonanza del país. Los businessmen de hoy, para ganar más, han matado la gallina de los huevos de oro. Las gerencias han gerido sus empleados.

El desbalance actual es tal que los 20 más ricos del país ganan tanto como la mitad de la población, encima de 150 millones de personas. Ahora, Trump no será Ford pero apunta a revivir la clase media obrera, una clase muerta, y a darle respiración artificial a la media profesional, lo que lleva a que varias de sus posiciones populistas sean las de Sanders.

El presidente del grupo de Millonarios Patriotas, Morris Pearl, explica como han avanzado “moviendo la narrativa hacia nuestra dirección. Hemos hecho mucho por promover la idea de que no es una cuestión de ricos contra pobres”.

La mayoría está a favor de menos desigualdad. Me imagino que menos del 1% está contra eso. Por eso Trump, y por eso dicen que habla barbaridades… y las habla, pero quienes dicen eso no se dan cuenta que defienden una barbaridad más grosera aún, la que sigue matando la economía nacional. Por eso las agonías y prevista muerte del Partido Republicano actual, empeñado en su ‘pureza’ ideológica… Y yo que creía que eso de pureza ideológica era cosa de comunistas. Ya ven: los extremos se unen. Ave Cesar, morituri te salutant.

Periodista, escritor y filósofo peruano.

  Comentarios