Guillermo Descalzi

Hispanos con la cabeza

Lo dicen en spanglish, qué pasa baby, porque así es nuestro Estados Unidos de hoy, una mezcla en el camino de dos culturas con el corazón de una y la máquina de la otra. Walt Whitman en el siglo antepasado escribió que seremos el motor del mundo pero nuestro carácter va a ser hispano.


El hispanoamericano no es un grupo monolítico, somos de distintos colores, motivos, valores. Somos demócratas, republicanos, liberales, conservadores, ricos, pobres, orgullosos y acomplejados, y sin embargo todos tenemos el mismo interés cuando se trata de cosas tan básicas como educación, salud, vivienda, servicios, trabajo, residencia, inmigración, seguridad, etc.

Xavier Becerra, presidente de la agrupación de latinos en la Cámara de Representantes, dice que los candidatos a la nominación necesitan hacer pública su política hispana en casa.


Un grupo de celebridades demócratas hispanas escribió en febrero algo que les presento junto a la respuesta de Carlos López Cantera, vicegobernador republicano de Florida.

Celebridades: “Este año los candidatos republicanos cruzaron una línea. Cayeron, para ganar la nominación, en la base antiinmigrante del partido que tiene como delantero a Donald Trump”.

Vicegobernador: “Ha sido gracias a la política republicana de mayores opciones y responsabilidad en educación que los niños hispanos están recibiendo mejor educación (sic). Es debido al liderazgo republicano que más minorías están continuando estudios superiores. Es debido a las políticas republicanas que más hispanos confían en el clima económico y están tomando el riesgo de abrir pequeñas empresas”.

Celebridades: “No hay marcha atrás en esto. Todos los candidatos y líderes republicanos se han puesto del lado de la extrema derecha a expensas de la comunidad latina. Se están aprovechando de estereotipos con el fin de ganar votos para su partido”.

Vicegobernador: “Es frustrante que aquellos que saben cuan valioso es el Sueño Americano sigan permitiéndose ser utilizados por un partido demócrata que cree que el gobierno debe hacer todo lo posible para controlar la vida de sus ciudadanos”.


¿Qué debe importarnos? Primero nuestro idioma. El idioma encierra el corazón de un pueblo, transmite su sentir, su aprecio, su vida. Uno vive encasillado por las limitaciones idiomáticas en las que funciona. Para utilizar una palabra de la informática, el lenguaje nos “formatea”. Este país va a ser bilingüe, de formato doble. Eventualmente nuestras escuelas enseñarán inglés y español como en Suiza enseñan italiano, alemán y francés.

En paralelo está la legalización del hispano nativo-americano que constituye la inmensa mayoría de ‘indocumentados’. Este es su suelo, de aquí los sacaron las guerras del siglo XIX y hay millones en la ilegalidad y semi legalidad en lo que fue su tierra. Nadie debe ‘culpar’ solo a ellos, todos tenemos parte en esto. Sea como sea, lo que escribió Walt Whitman en el siglo XIX acerca de nuestra función en el país es:

“El vórtice de negocios en ebullición, materialista, controlador y despreciativo de todo lo demás en Estados Unidos es –en mi opinión– una etapa indispensable del desarrollo del mundo, a ser continuado –con toda certeza– por algo totalmente diferente, una nacionalidad de lo más noble y espiritual provista del carácter hispano” (W.W. El elemento hispano en nuestra nación, Camden, NJ, 20 de julio de 1883).


It ain’t easy’: No es fácil. La maquina del país no acaba de acostumbrarse a nuestro carácter, sigue utilizándonos principalmente como músculo de servicio obrero, campesino y doméstico. Si no hemos terminado de agotarnos es solo por nuestra inagotable capacidad de sufrimiento como seres humanos.

La actriz América Ferrara dice… “La forma de decidir (nuestro lugar aquí) es registrarse, hacerse presentes en las elecciones y votar. Tenemos las cifras y el potencial para marcar la diferencia”.

Los electores hispanos decidiremos el lado de la victoria. Medio país andará confundido pero nosotros aclararemos la elección volteándola a un lado o el otro. Recuerden que somos el corazón, escojamos con la cabeza.

Periodista, escritor y filósofo peruano.

  Comentarios