Guillermo Descalzi

La hora de las ententes

El establecimiento republicano no acaba de convencerse de lo sucedido. Parpadea y cada vez que abre los ojos ve a Trump más cerca de la nominación hasta que de tanto parpadear ha seccionado la realidad como una película del cine mudo que toman con absoluta seriedad.

La Entente Cordiale –el Entendimiento Cordial– fue un hecho histórico cuando en 1904 Francia e Inglaterra pusieron fin a mil años de guerra intermitente entre ambas naciones. Una acción inmediata fue repartirse el campo en ‘esferas de influencia’, Marruecos para Francia y Egipto para Inglaterra. Después en 1921 se repartieron el ‘resto’ del Imperio Otomano derrotado junto con Alemania en la guerra de 1914 al 18, sentando las bases para los problemas de hoy en el Medio Oriente.

Paul Ryan y Donald Trump buscan una Entente entre sus facciones en el partido, la Populista y la Elitista, negociando como figuras del cine mudo, sin habla porque no se entienden, dividiéndose esferas de influencia. Se miran, se contemplan, parpadean y se van diciendo que todo anda bien porque no se agarraron a golpes.

La esfera elitista, con Ryan, quiere asegurarse el Congreso, la populista de Trump la Casa Blanca. ¿Trabajarán juntos? Parece que no. Habrá Entente pero será In-Cordiale porque los elitistas temen perder, ‘contagiarse’, si apoyan a Trump. Así y todo lo apoyan de la boca para afuera, gente como McCain, Lindsey Graham, Jeff Sessions y más porque lo contrario sería evidenciar la partición del partido, valga la redundancia.

Ryan quiere ‘arreglar’ a los indocumentados, darles cabida, cosa impopular en la base populista. Trump quiere ‘deportarlos’, lo que asusta a la élite y no por principio, por perder el voto hispano en una nación cada vez más latina.

Los elitistas se supone que sean principistas, que se guíen por sus principios. Los populistas deben –o debieran– ser prácticos. Inmigración ejemplifica las contradicciones en ambos: Los principistas quieren un arreglo práctico para ganar mientras los prácticos son principistas de la ley. Están al revés.

Lo mismo ocurre con el salario mínimo, la guerra, el comercio mundial, etc. Trump quiere salario mínimo, Ryan no. Trump quiere guerra con todo, Ryan guerra mesurada. Trump se opone a los tratados de libre comercio, Ryan los favorece. Uno quiere la globalización, el otro dice que la nacionalización de nuestros intereses. ¿Cómo se resolverán?

La Entente de 1904 excluyó a Alemania y allanó el camino a la Primera guerra mundial, la conferencia del Cairo, la Segunda guerra y los conflictos de hoy. Los mil años de guerras entre Inglaterra y Francia se convirtieron en otras guerras. ¿A qué llevará esta Entente In-Cordiale en el Partido Republicano?

En el lado demócrata la campaña de Sanders, luego de multitudinarias manifestaciones en Sacramento y Stockton, separó a su director estatal en California. Él promovía una campaña de acceso electrónico directo que rindió muy buenos resultados en el resto del país. Otros impulsaban una campaña de anuncios televisivos por la enorme extensión y población (30 millones) del estado. Lo curioso es que tras la separación de Michael Ceraso, el director estatal, la campaña entonces no invirtió casi nada en televisión.

¿Estará Sanders rindiendo California a Hillary? De ser así la conclusión es que entre Hillary y Sanders ya se produjo su Entente demócrata. Sanders lo niega pero el hecho sugiere que una es la figura, otra la realidad.

Ha llegado La hora de las Ententes políticas en el país, el momento de amoldarse para llevarse bien pero, sabiendo cómo son las cosas, quéen sabe qué será real y qué simple película del cine mudo.

Algo que es más que película: el Nuevo Herald reportó que “Enrique de la Madrid, Secretario de Turismo de México, dice que EEUU y su país dependen el uno del otro y EEUU perdería millones de empleos si Trump impone el proteccionismo contra su país… ‘Los autos van a irse allá, México va a ser la capital de la industria automotriz del mundo… es México el que ayuda a Estados Unidos a crear millones de empleos porque le compra productos en gran cantidad’. Si Estados Unidos pierde puestos de trabajo, agregó, es debido a la automatización...” y la globalización que se produce más por avances tecnológicos y la corporativización de la producción y el comercio mundial que por cualquier causa política. Sanders culpa a Wall Street.

Sea quien sea el ganador, Hillary, Sanders o Trump, va a haber otro entente después, con el mundo, Wall Street, las corporaciones y México, eso o el aislamiento y nadie aguantaría un aislamiento, nosotros menos que nadie.

Periodista, escritor y filósofo peruano.

  Comentarios