Guillermo Descalzi

Problemas en la casa Hillary

La candidata presidencial demócrata Hillary Clinton habla en una concentración en San Francisco, California, la semana pasada. La ventaja que le llevaba al republicano Donald Trump en las encuestas se ha reducido.
La candidata presidencial demócrata Hillary Clinton habla en una concentración en San Francisco, California, la semana pasada. La ventaja que le llevaba al republicano Donald Trump en las encuestas se ha reducido. AFP/Getty Images

SERVIDOR PRIVADO: El inspector del Departamento de Estado dice que violó las reglas con su servidor privado, que no pidió permiso como dice ella y que si lo hubiese pedido no se lo hubiesen dado. Esto añade a uno de los problemas centrales en su candidatura: Desconfianza. La campaña está plagada de desconfianza hacia ella. Hillary dice que no hizo más que Colin Powell y Condoleeza Rice. El reporte dice lo contrario. La investigación del FBI no ha concluido.

EL PRECIO DE BERNIE: Pide la cabeza de Wasserman Schultz, algo como la cabeza de San Juan Bautista pedida por Herodías por desaprobar del divorcio de Herodes y Fasalia. Es por Wasserman presuntamente parcializarse en detrimento a Sanders. El apoyo a Debbie Wasserman Schultz, cabeza de la convención, se desvanece en el Capitolio y Sanders anuncia que la convención será problemática. ¿Accederá Hillary a que le corten la cabeza a ‘su’ Debbie?

EL JUEGUITO: Los problemas con Wasserman Schultz empezaron cuando ella se alineó con Hillary restringiendo los debates demócratas. Hillary se ha negado a debatir con Sanders en California. ¡Inédito! El jueguito lo aprovecha Trump.

HISPANOS: Trump aprovecha el ‘mexicanismo’ de Hillary. Hay banderas mexicanas en las protestas contra Trump, ‘justificando’ el nacionalismo de su posición.

CONCURSO DE IMPOPULARIDAD: Seis de cada diez encuestados en Estados Unidos detestan u odian a Trump y Hillary. ¿Ganará el que menos odien o detesten? Trump anda dos décimas de uno por ciento delante de Hillary en el promedio de encuestas. No será mucho pero puede, si esto sigue así, causar un terremoto demócrata en su convención en Filadelfia. La encuesta ABC del 24 de mayo pone a Trump 46% v. 44% delante de Hillary a nivel nacional. La candidata reclama para sí el manto de la nominación demócrata pero esta competencia supuestamente fácil para ella se le ha tornado en una montaña rusa.

SANDERS: Trump apoya y defiende a Sanders en su desafío a Hillary y sus diferencias con el DNC, comité nacional demócrata. Le conviene. Espera ‘heredar’ los seguidores de Sanders si Hillary es nominada.

CALIFORNEANDO: El Armagedón lo están librando Hillary y Bernie en California, cuyo nombre ya de por sí indica lo caliente de las cosas. Tildada cali-fornax, horno caliente por los padres que acompañaron al conquistador, el estado ahora es un horno donde Sanders busca quemar a Hillary el 7 de junio.

La enorme ventaja que tenía Hillary ya casi ha desaparecido. Hoy lleva solo dos puntos sobre Sanders.

Si bien Los Angeles es heavily pro Hillary, el norte del estado es progresista de la Bahía de San Francisco para arriba. Ambas campañas están Cali-forneando, tratando de quemar el pan del otro en el horno de California.

CONVENCIÓN: ¿La estrategia Sanders? Negarle suficientes delegados ganados, ‘pledged’, a Hillary para que necesite los nombrados, en cuyo caso puede heber una obligación moral a una convención abierta. ¿Funcionará? Las apuestas dicen que no, pero puede causar estragos similares a los de la convención demócrata del 68.

TRAMPA TRUMPISTA: La cobertura de la prensa a Trump triplica fácilmente la de Hillary. Quizás el objetivo de las gerencias sea exponer las barbaridades de Donald pero parece tener un efecto positivo para él, el revés de lo que el management intentaría. Trump está aprovecha su estilo escandaloso para atraer aún más cobertura, una Trampa-Trumpista que incita con cada escándalo que produce. Aprovecha manifestaciones como la de San Diego para enfatizar la justicia de su nacionalismo.

VOTO OBRERO: Su voto, generalmente demócrata, presenta grietas. En Pennsylvania, para dar un ejemplo, los obreros que dependen de la cada vez más crítica industria del acero se están tornando pro Trump ya sean anglo, afro o hispano americanos, y ese estado demócrata se está volviendo republicano.

EL OBJETO INAMOVIBLE Y LA FUERZA INCONTENIBLE: Una es objeto inamovible, Hillary, el otro una fuerza incontenible, Trump. El choque entre ellos (si se anula a Sanders) va a producir ondas gravitatorias que rehacerán el panorama electoral de los Estados Unidos en décadas por venir.

Periodista, escritor y filósofo peruano.

  Comentarios