Guillermo Descalzi

GUILLERMO DESCALZI: ¿CUBSA?

Una bandera cubana se destaca en el patio del antiguo Palacio Presidencial, hoy Museo de la Revolución, en La Habana.
Una bandera cubana se destaca en el patio del antiguo Palacio Presidencial, hoy Museo de la Revolución, en La Habana. Getty Images

CUBSA sale de una yuxtaposición tan natural (CUBA y USA) que llegará el día cuando alguien se pregunte por qué fue tan difícil re-unirlos. La respuesta es política pero la pregunta es moral y doble. Hay moral de re-chazo y re-unión, ambas con raíces bíblicas. Ojo por ojo y diente por diente, el exilio histórico se remonta al antiguo testamento sin rechazar el nuevo. Lo que rechaza es el cambio sin ajuste de cuentas. Obama (y aparentemente Francisco) parte del nuevo testamento sin necesariamente ajustar las cuentas, y ese es el problema. No será fácil reconciliarlos, pero la normalización ya se acordó y el embargo, quiéranlo o no, se está desinflando. ¿Qué le queda al exilio? No es simple porque hay dos, el histórico y el del Mariel para acá. El Mariel los separa. Dos exilios, dos líneas morales. ¿Habrá cruces, unión, más separación, se resolverán?

Según Obama “el Congreso debiese iniciar este año el trabajo para acabar el embargo” porque “cuando lo que uno hace no ha funcionado por 50 años… es tiempo de algo nuevo”. ¿Normalización? Su objetivo es poner fin a un legado de desconfianza, promover valores democráticos y dar la mano. ¿Embargo, dinero y comercio? Su objetivo es empoderar a los cubanos y eliminar la excusa de las restricciones castristas. ¿Viajes? La ampliación de categorías es para tender puentes humanos. Para más se necesita acción congresional.

IBERIA vuelve 5 veces la semana a La Habana. NBC, al abrirse la primera ronda de negociaciones, transmitió su noticiero íntegro desde allí. Será difícil contener la avalancha. En Estados Unidos, según la cadena, 30% se opone a la normalización, 60% la aprueba y 10% anda indeciso. ¿En Miami? Un estudio de la Florida International University revela que más de la mitad de ‘nuestros’ cubanos quiere levantar el embargo. El alcalde Tomás Regalado no está entre ellos. “Mantener el embargo tiene un sentido moral y justo”, dijo en una entrevista anterior. “Las cosas malas necesitan sanción. En Cuba no se ha remediado nada de lo que lo provocó: la violación de derechos humanos, la confiscación de propiedades extranjeras, no se ha instaurado un proceso democrático de elecciones...” Es la posición del exilio histórico.

¿Tendrán razón el 60% del país y el más del 50% del estudio de la FIU, o el alcalde y el exilio histórico? La retribución es parte íntegra del antiguo testamento. El perdón es intrínseco al nuevo, de amor y aceptación. ¿Qué dicen? ¿Cuál moral aplicar en la re-unión? ¿Quizás… ambas? ¿Cómo? Van a ser tiempos interesantes porque aparte de eso también está el bussiness con su tercer riel eléctrico en las vías del tren moral.

El senador Marco Rubio busca un intermedio no precisamente castigador pero sí severo. Le envió una carta a Kerry enumerando tres condiciones. Pide resolución en derechos humanos, devolución de prófugos y compensación de bienes expropiados. ¿Quiénes pueden lograrlo? Los que manejan el diálogo oficial.

Roberta Jacobson, subsecretaria de estado para el hemisferio occidental, lidera el equipo estadounidense. Edward Alex Lee, secretario asistente-adjunto para Latinoamérica, dijo que “la naturaleza productiva y colaborativa de la discusión… prueba que pese a las claras diferencias… Estados Unidos y Cuba pueden encontrar… intereses mutuamente compartidos”. Es una fraseología un tanto retorcida, ¿no?, pero así es y será el proceso, un tanto re-torcido.

Esperemos una combinación de pasitos de ballet, saltos audaces y danza moderna. Jacobson es la funcionaria de mayor rango en pisar Cuba desde la administración Carter. Seguirán vigentes la Ley de Ajuste y la política de pies-secos / pies-mojados, ambas muy criticadas por La Habana. Es parte de su ballet, una rama de olivo de la administración al exilio, aceptada tácitamente por Cuba porque a pesar de su crítica esto simplemente no le cuesta nada… Otro movimiento de ese ballet coreografiado específicamente para los requisitos de Rubio. Mi apuesta: Esa parte sí le costará a Cuba, y así lo indican las declaraciones afirmando (USA) y negando (Cuba) haber tratado de derechos humanos. Ahora: en la danza moderna se usa bailar sin pareja, cada uno por su cuenta. Los lados parecen de acuerdo en bailar solos en derechos humanos y compensaciones. ¿Buscarán engañarse‘ellas’, entre ‘ellas’ o a ‘los demás’ dejándolo para después?

Lo próximo, el fin del embargo, es tan audaz que… casi no importa. Lo que queda de él se está perdiendo en otra danza más solitaria aún, de un Estados Unidos que en esto no encuentra con quien bailar. Mientras tanto, volviendo a la moral de la re-unión, nada es simple. En este río revuelto los primeros en cosechar serán… los businessmen. Mis apuestas: Miami se plegará a la normalización, tendremos CUBSA para rato, y al embargo y la ley de ajuste no le quedan más de dos a tres años de vida. Después de eso… ¿vamos a Varadero, mi amor?

  Comentarios