Helen Aguirre Ferré

Un mundo más peligroso

El presidente Barack Obama ha demostrado ser un apostador. Dio marcha atrás a 20 años de política bipartidista que establece que un Irán con poderío nuclear no es lo mejor para Estados Unidos ni para la paz mundial. Tres presidentes, Bush, el número 41; Clinton, el 42, y Bush, el 43, estuvieron determinados a utilizar la fuerza militar si era necesario para evitar que Irán no lograra una capacidad nuclear. Sin embargo, Obama, acaba de firmar un pacto que retrasa la creación de un arma nuclear en Irán, pero no la detiene, ya que mantiene la infraestructura sin alterar. ¿Por qué este cambio?

En una entrevista con Thomas Friedman, Obama defiende su política de compromiso con gobiernos hostiles a EEUU como Irán y Cuba, en vez de aislarlos, aunque esto implique marginalizar a aliados tradicionales. El gobierno de Obama no está precisamente dotado para la política exterior. Un ejemplo es Egipto.

En su primer viaje internacional como presidente, Obama fue huésped del presidente de Egipto Hosni Mubarak, a quien después presionó para que renunciara, lo que abrió las puertas a la Hermandad Musulmana, una organización que apoya la yihad. Luego de un golpe militar, el presidente Sisi se acerca a Rusia, que es un nuevo factor en el Oriente Medio.

De igual modo, Obama calculó mal cuando comparó a ISIS con un equipo universitario juvenil poco antes que el Estado Islámico se apoderara de varias ciudades en la región.

Obama amenazó al presidente sirio Assad que no cruzara la línea en el uso de armas químicas contra la población civil. Assad dijo que era un truco de Obama y descubrió que, en efecto, lo era.

Un golpe de estado en Yemen también tomó desprevenido al presidente Obama. Elogió la labor antiterrorista de EEUU, pero el gobierno yemenita se desplomó. Tanto Al Qaeda como Irán son una amenaza cada vez mayor en esa región. Y está, además, Israel.

Las relaciones entre EEUU e Israel nunca han estado en un punto tan bajo en momentos en que Israel sigue continuamente amenazado. El año pasado, la organización Hamas, apoyada por Irán, fue descubierta cuando construía complejos túneles desde la Franja de Gaza para atacar a Israel. El cemento que se donó para construir casas palestinas se usó para hacer túneles. ¿Podrá sobrevivir Israel si Irán se vuelve una potencia nuclear?

Obama no está completamente solo en sus negociaciones con Irán: un grupo de países conocido como el P-5 también firmó el acuerdo, pero son los mismos gobiernos que permitieron que Putin dividiera a Ucrania.

Obama le dijo a Friedman que respaldaría a Israel si hiciera falta, reconociendo la profunda desconfianza que tienen con respecto a su capacidad de negociar un acuerdo satisfactorio.

“Pero lo que les diría es que no solo estoy absolutamente comprometido con garantizar que mantengan su ventaja militar cualitativa, y que puedan detener cualquier ataque futuro, sino que estoy dispuesto a hacer la clase de compromisos que daría a todos en la región, incluido Irán, la certeza de que si cualquier estado ataca a Israel, apoyaremos a Israel”.

Esto es, desde luego, si queda algún país por salvar. ¿Qué haría Obama si Israel lleva a cabo ataques preventivos a instalaciones nucleares iraníes? ¿Respaldaría a Tel Aviv o a Teherán?

Y también está Cuba, que no se merece que la saquen de la lista del Departamento de Estado de los países patrocinadores de terrorismo.

“Probar la posibilidad de que el compromiso lleva a un mejor resultado para el pueblo cubano, no implica muchos riesgos. Cuba es un país pequeño. No amenaza nuestros principales intereses de seguridad… Si a fin de cuentas no conduce a mejores resultados, podemos ajustar nuestra política”.

Ese “pequeño país” representó una seria amenaza nuclear para EEUU durante la Crisis de los Misiles y Putin está tratando de revivir operaciones militares en la isla. Cuba sigue violando las leyes internacionales sobre las ventas de armamento militar. Hace algunas semanas, Colombia detuvo un barco chino que se dirigía a Cuba y que cargaba 100 toneladas de pólvora, aproximadamente tres millones de detonadores y 3,000 balas de cañón. Los documentos oficiales del barco indicaban que transportaban granos. Hace dos años, Panamá detuvo a un barco norcoreano que llevaba armas de Cuba. Estos dos barcos fueron interceptados, pero nadie sabe cuántos más pueden haber llegado a su destino. La gente como Raúl Castro no tiene ningún deseo de que haya paz en el mundo.

El mundo es hoy mucho más peligroso que cuando Obama asumió su cargo. Increíblemente, Obama no está alarmado. Sin embargo, debería saber que es el único que no se preocupa.

  Comentarios