Manny García-Tuñón

GARCIA-TUÑON: En honor a los padres

Hace varias semanas, en honor a los 92 años que cumplió mi abuelo, escribí sobre tres sugerencias que él había compartido conmigo hace varios años para lograr la excelencia en el trabajo y que hoy sigo tratando de implementar diariamente como presidente de la compañía que él fundó hace más de 35 años: Amar lo que hace, Ser constante más que consistente, Estar presente.

Esta semana, en honor al Día de los Padres que celebramos ayer, quisiera continuar con algunas lecciones de los padres en mi familia – en particular, mi padre, quien hoy en día es mi socio, pero cuando empecé en Lemartec hace más de 20 años, fue mi jefe.

En varias ocasiones he compartido la conversación que tuve con mi padre el día en que volví a Lemartec, la compañía de diseño y construcción de mi familia, para pedir que me permitiera regresar a mi antiguo trabajo. Yo había abandonado la universidad y dejé el negocio para perseguir mi sueño de ser músico – que es una historia para otra columna. Basta con decir que no estaba destinado a ser.

Luego de analizar mis opciones, no me tomó mucho tiempo para darme cuenta de que regresar a mi antiguo trabajo era lo más lógico. Enfrentar a mi padre en esa situación no era fácil, pero mis obligaciones con respecto a mi esposa e hija fueron una poderosa motivación, empujándome a hacer lo que tenía que hacer. Nunca olvidaré lo que me dijo mi padre. “Puedes regresar a Lemartec con dos condiciones: la primera es que tienes que regresar a la universidad y conseguir tu título – y yo no voy a pagarlo. La segunda es que te permitiré avanzar tan rápido como quieras, pero nunca te voy a pagar más de lo que te mereces”.

Nunca había escuchado palabras tan justas.

Los padres son una excelente fuente de sabiduría. Su influencia y su ejemplo pueden tener un impacto significativo en nuestra vida tanto personal como profesionalmente. De acuerdo con un informe del Instituto de Paternidad, “los principales estudios en todo el mundo que analizan a familias a través del tiempo han encontrado una conexión entre la participación de los padres con sus hijos y sus logros educativos y profesionales” (Sarkadi et al, 2008; Flouri, 2005; Pleck y Masciadrelli, 2004).

Por eso quiero rendir homenaje a nuestros padres prestándosle atención a sus palabras de sabiduría. Después de hacer algunas investigaciones, he recopilado una lista de algunos de mis consejos paternales favoritos sobre la vida, el amor y el trabajo.

• Haz lo que amas.



• El dinero no crece en los árboles. ¡Empieza a ahorrar para tu futuro ahora!



• Si piensas que tus maestros son duros, espera a tener un jefe.



• No le pagues a alguien por hacer un trabajo si tienes la habilidad para hacerlo tú mismo.



• Ahorra un poco, gasta un poco, y siempre tendrás un poco.



• ¡Las tarjetas de crédito son el diablo!



• Piensa en cómo ganar dinero 24 horas al día.



• Conoce lo que tienes y ten cuidado de cómo lo gastas.



• Nunca desperdicies el impulso de hacer algo bueno.



• 10 por ciento a Dios, 10 por ciento a los ahorros y el resto para vivir.



• Hijo, no pagues intereses, ¡coléctalos!



• A pesar de todo, la vida es buena. Sonríe.



• No compres lo que no puedes pagar.



• No te apresures para emitir una opinión.



• No es lo mucho que ganas sino lo que haces con lo que ganas.



• Algunos clientes no valen la pena.



• Más sabe el Diablo por viejo que por Diablo.



• Estudia duro, termina lo que comienzas, y siempre paga lo que debes.



• Apela a los motivos más nobles.



• Hay mucha ignorancia en el mundo, ¡no contribuyes más a ella!



• No hay manera correcta de hacer algo malo.



• Piensa lo que quieras, pero ten mucho cuidado con lo que dices.



• Se parte de la solución y no parte del problema.



• Siempre trata a los demás con respeto.



• Nunca diga una mentira. Siempre mantén tu palabra.



• Camarón que se duerme se lo lleva la corriente.



• Nunca tengas miedo a ensuciarte las manos. Es por eso que el agua y jabón fue inventado. El trabajo duro nunca mató a nadie.



• Despierta en la otra persona un deseo ardiente.



• ¿Tienes dinero para pagar lo que quieres ahora? ¿No? Entonces, ¿qué te hace pensar que tendrás el dinero en un mes?



• No hay mal que por bien no venga.



• Si te acuestas con los perros, te despertarás con pulgas.



• Busca siempre lo mejor en la gente y espera que, cuando te miren, encuentren lo mismo en ti.



• Obtén una buena educación... nadie te la podrá quitar.



• Interésate por otras personas de forma auténtica.



• No hagas estupideces.



Manny García-Tuñón es columnista de el Nuevo Herald y presidente de Lemartec, una firma de diseño y construcción de Miami.

manny@unosminutosconmanny.com

www.unosminutosconmanny.com

  Comentarios