Manny García-Tuñón

Planificar el futuro de su empresa

Quizás sea difícil creerlo, pero dentro de solo unas semanas estaremos en el último trimestre del año – cuyo significado para su empresa es de suma importancia.

La razón por la cual estos últimos tres meses conllevan tanto valor es que representan nuestra mejor oportunidad para analizar el año que se concluye, tanto lo bueno como lo malo, y planificar para el año que viene – un proceso aprobado e implementado por las grandes empresas de este país y que debiera ser implementado por todas las pequeñas empresas sin importar el tamaño. Pero este año, quisiera sugerirle un paso más. En vez de simplemente planificar para el año que viene, visualice su organización ideal del futuro y defina cómo materializar esa visión.

No importa si actualmente tiene 100 empleados o si usted es el único, los pasos que esta semana voy a compartir aplican igual para ambos. El único requerimiento es que no se limite. Trata de visualizar una organización compleja, con departamentos y gerentes funcionando al tope de la capacidad. Visualice:

▪ ¿Cómo quiere usted que luzca esa organización?

▪ ¿Cómo funcionaría?

▪ ¿Cuáles serían los procedimientos para operar con máxima eficiencia?

▪ ¿Qué imagen quiere usted que los demás tengan de su organización?

Muy pocas personas consideran estas preguntas cuando se lanzan a emprender un nuevo negocio – y todavía menos cuando llevan años operando dentro de una organización existente. Sin embargo, estas preguntas son indispensables porque nos ayudan ahora, en este momento, a “ser” y actuar como esa organización ideal del futuro. Los beneficios de pensar de esta manera son tan pragmáticos como idealistas. No solamente siembran una actitud positiva, llenan de propósito, en la mente y corazón del “emprendesario” (mi palabra inventada) y sus primeros empleados, sino también animan y motivan a equipos establecidos. La clave es definir, claramente, la visión de su organización ideal del futuro para que esa visión sirva como el objetivo primordial.

Escriba una declaración de objetivos. No tiene que ser larga o elaborada, sino solamente sincera y real. Defina las características de su organización ideal del futuro como si ya existiera en el presente. Por su puesto, para crear una organización exitosa uno tiene que establecer y lograr objetivos que sean relevantes para la identidad de su organización. La declaración de objetivos no solo lo ayudará a definir eso, sino que lo ayudará a comunicarlo tanto interna como externamente.

Defina los valores de su organización y establezca su propósito. Uno no tiene que tener una organización establecida para tener valores, usted puede definirlos desde el inicio. Las investigaciones demuestran que las organizaciones con valores fundamentales bien definidos y con un propósito claro superan a compañías semejantes en sus mercados por un margen sustancial. Ninguna organización debe tener más de cuatro o cinco valores fundamentales porque mantenerlos no es una tarea fácil. Tal y como Collins y Porras explican en su libro Built To Last, hay una diferencia entre un valor fundamental y una estrategia corriente. Si un valor puede durar por toda la vida, entonces es fundamental, de lo contrario es una estrategia corriente. Asimismo, el propósito de su organización tiene que definir por qué la organización existe más allá de las ganancias. Esto puede parecer básico, pero es de suma importancia para hacer crecer la organización, y no hay mejor momento para hacerlo que ahora.

Prepare su plan estratégico de cinco años. Más allá de un plan de negocios, un plan estratégico incorpora estos aspectos ideales que usted ha visualizado para su empresa y determina los pasos para llegar a esa visión. Comience a planear las estrategias para hacer crecer su negocio durante los próximos cinco años mediante el análisis del crecimiento potencial de los mercados y de los recursos que usted necesitará para penetrarlos. El proceso de planificación es esencial para hacer crecer la organización, porque presenta gráficamente el curso del futuro crecimiento y lo ayuda a prepararse internamente desde ahora para ese momento.

Prepare un esquema organizativo. Visualice esa organización ideal del futuro y determine los componentes de la organización completa. Determine cuáles serían los disparadores para llenar cada posición a través de los años. Quizás, para algunas posiciones, un disparador sería cierto nivel de demanda, mientras para otras pociones sería cierto nivel de ingreso. Empiece también a identificar a las personas ideales para cada posición.

Evalúe los procedimientos normativos de funcionamiento de la organización. No importa que sea usted el único empleado de su organización, define los procedimientos desde ahora de su organización ideal del futuro y actúe como si ya lo fuera.

Una nota final acerca de su organización ideal del futuro. Llegará un momento en el que su visión ideal se pondrá a prueba por ambas razones – tantas internas como externas. Va a suceder. Pero si se mantiene fiel a su visión y repite estos pasos cada año durante el último trimestre, logrará sus metas y realizará su visión.

Manny García-Tuñón es columnista de El Nuevo Herald y presidente de Lemartec, una firma de diseño y

construcción de Miami, FL.

manny@unosminutosconmanny.com

www.unosminutosconmanny.com

  Comentarios