Manny García-Tuñón

El beneficio del agradecimiento

Cada año, en la semana que celebramos el día de Acción de Gracias, dedico mi columna a esta fiesta tan importante por dos razones claves y relevantes.

En primer lugar porque, a pesar de que esta fiesta de Acción de Gracias es considerada tradicionalmente entre las fiestas más norteamericanas, nosotros los hispanos debemos recordar que fue iniciada por inmigrantes. Esta fiesta sirve como recordatorio del impacto que los inmigrantes han tenido y seguimos teniendo en este país y de la actitud que el inmigrante ha tenido y debería tener actualmente por las oportunidades que este país nos ha ofrecido.

En segundo lugar porque esta actitud de agradecimiento es indispensable – no solamente para nuestras vidas en general, sino también para nuestras vidas profesionales en el mundo de los negocios.

De acuerdo con Adam Toren, contribuidor de Entrepreneur Magazine, adoptar una actitud de gratitud puede obtener tres beneficios inmediatos que podrían impactar positivamente a su negocio:

1. La gratitud puede cambiar su forma de pensar.

2. La gratitud promueve la creación de soluciones.

3. La gratitud es contagiosa.

Sin duda, tener una actitud de gratitud es responsabilidad de cada persona, pero desafortunadamente, las encuestas nos muestran que muchos empleadores no hacen lo suficiente para promover esta actitud tan importante entre sus empleados. Según una encuesta de Gallup, el 65% de las personas dicen que no se sienten apreciadas en el trabajo. Como resultado, tiende a aumentar el sentido de negatividad en el ambiente laboral y disminuye la moral y la productividad. El problema es que la mayoría de los empleadores no sabe cómo expresar su agradecimiento o piensa que la única manera de hacerlo es financiera, como aumentos de sueldo o bonos, pero no todas las empresas están en posición económica para asumir estos incentivos. Además, las investigaciones indican que en el contexto de negocios, algunas formas de motivacion no financieras son aun más eficaces, a largo plazo, que el dinero en efectivo en el desarrollo del compromiso del empleado.

De acuerdo con un reciente estudio de McKinsey Quarterly, “los encuestados opinan que estas tres formas de motivación no financieras –el halago de parte de los gerentes, la atención personal del liderazgo hacia el empleado (por ejemplo, conversaciones uno-a-uno) y la oportunidad de dirigir proyectos o grupos de trabajo– son tanto o aún más efectivas que las formas principales de incentivos financieros. Los resultados de la encuesta sugieren que estos tres motivadores no financieros desempeñan un papel crítico en que las empresas les comuniquen a sus empleados que son valorados, que toman su bienestar en serio y que se comprometen a crearles oportunidades de crecimiento profesional. Estos temas se repiten constantemente en la mayoría de los estudios sobre las formas de agradecer, motivar y comprometer a los empleados.”

Adicionalmente, según investigaciones, las personas que practican la gratitud disfrutan de beneficios reales que conducen a la felicidad, la buena salud, la larga vida y la prosperidad. Un estudio en particular titulado, La teoría de la gratitud, comprobó que ejercicios de gratitud diarios resultan en niveles más altos del estado de alerta, entusiasmo, determinación, optimismo y energía.

En los negocios, como en la vida, hacer lo correcto y lo apropiado tiende producir los mejores resultados en el final – y en lo que se refiere a la expresión de gratitud, no hay excepción. Recuerden uno de los secretos del liderazgo eficaz que menciono regularmente: el halago compromete, la indiferencia mata. Que este sentido de agradecimiento no sea limitado solamente al día de Acción de Gracias.

Por mi parte, hoy como siempre, les agradezco su atención todas las semanas.

Les deseo un feliz día de Acción de Gracias.

Manny García-Tuñón es columnista de El Nuevo Herald y presidente de Lemartec, una firma de diseño y construcción de Miami.

manny@unosminutosconmanny.com

www.unosminutosconmanny.com

  Comentarios