Myriam Márquez

MYRIAM MÁRQUEZ: Paga invertir en el mundo del espectáculo

Cuando Andy García leyó el guión de City Island, del director y guionista Raymond De Felitta, se incorporó al proyecto como actor y productor de esta película independiente de presupuesto mínimo que ganó el premio del público del Festival Cinematográfico Tribeca Film Festival.

Probablemente no hubieran podido hacerlo sin los incentivos fiscales que ofrece la ciudad de Nueva York, que otorga un crédito tributario de 5 por ciento sobre los gastos de producción que cumplan ciertos requisitos, además de un crédito de 30 por ciento en el mismo rubro para que sigan filmándose películas en la zona.

La Florida camina con los codos en este sentido. El estado ofrece un reembolso del 20 por ciento por las filmaciones fuera de temporada --durante el agobiante verano y los meses de huracanes-- y 15 por ciento el resto del año. Las producciones dedicadas a temas familiares reciben un 2 por ciento adicional. Fort Lauderdale y Broward, según la Asociación Internacional de Comisionados Cinematográficos, ofrece un descuento de 15 por ciento sobre gastos que cumplan ciertos requisitos en materia de contratación de actores, personal en general y suministradores.

Por su parte, Miami-Dade y sus municipios no han sido tan generosos. El sol y el buen ambiente de South Beach no son suficientes para alentar a los productores de cine y televisión a venir. En lo fundamental, hemos dependido de los incentivos estatales, que han estado perdiendo terreno a manos de Louisiana, Georgia, Carolina del Norte, Connecticut y Nueva York.

Pero este año las cosas podrían cambiar.

La Legislatura aprobó nuevos incentivos económicos que van más allá de un programa de reembolso que se revisa todos los años y que tiene un presupuesto de aproximadamente $10 millones: $242 millones en cinco años. El nuevo plan promete ofrecer créditos transferibles de entre 20 y 25 por ciento a las empresas de producción cinematográfica, digital y de televisión, dependiendo de la temporada del año.

Esto debe convertirse en un impulso para la economía de la Florida. Por ejemplo, Burn Notice, de USA Network, se filma en Coconut Grove. Unos 125 vecinos de la zona trabajan en el programa y ganan bien. Este sector paga buenos salarios y los habitantes de las zonas de filmación se benefician de ello.

Burn Notice, que ahora está en su cuarta temporada, gasta unos $20 millones por temporada, según la Oficina de Cinematografía y Entretenimiento de Miami-Dade. Los incentivos fiscales han ayudado a mantener la serie en Coconut Grove.

Otras cadenas de televisión en español, como Telemundo, también han filmado en el sur de la Florida alentadas por los incentivos fiscales. Muchos de los otros programas vinculados con Miami --como CSI Miami, Miami Medical y Dexter-- se producen en otras partes. Y las estrellas como Andy García, nuestro muchachón miamense, se ven obligadas a trabajar también en otras partes.

Ahora que los incentivos estatales serán más competitivos, tenemos la oportunidad de beneficiarnos y producir nuestra propia City Island, o una historia cubanoamericana única, como el éxodo de Pedro Pan que trajo 14,000 niños cubanos a Estados Unidos a principios de los años 60.

“A mi me encantaría’’, me dijo García. “Yo creo que es una historia preciosa, si la ves como una historia clásica. Olvídate que sea de Cuba... puede ser de Rumania o de Alemania con muchachos judíos, es un tema universal. Cómo se separa un padre, una madre toma la decisión de decirles a sus hijos que a lo mejor no los va a ver nunca en su vida... Y nosotros como padres nos tenemos que sacrificar por tu libertad’’.

“Es un tema precioso, pero ¿quién financia esa película’’, pregunta.

“Hollywood no la va a financiar. Hay que financiarla aquí y contar nuestras historias... y cuando se haga, todo el mundo irá a verla’’.

Con los nuevos incentivos fiscales, eso pudiera suceder más temprano que tarde.

Esta columna fue publicada originalmente el 10 de mayo del 2010.

  Comentarios