Roland J. Behar

ROLAND J. BEHAR: Política o indolencia

Según Prensa Asociada, la Casa Blanca pidió disculpas por no informar a tiempo –acorde a la ley– a los legisladores del polémico intercambio de prisioneros por el alegado desertor Bowe Bergdahl.

Los senadores Feinstein (California) y Chambliss (Georgia) respectivamente los demócrata y republicano de más alto rango en la Comisión de Inteligencia del Senado, dijeron que funcionarios de la Casa Blanca los llamaron el pasado lunes para decirles que todo había sido un descuido. A Feinstein le llamó Tony Blinken, asesor adjunto de Seguridad Nacional. Estamos ante una violación a la ley firmada por el presidente en el 2013 que obliga al Poder Ejecutivo con treinta días de antelación al intercambio o liberación de cualquier prisionero terrorista detenido en la Base Naval de Guantánamo a informar a la legislatura.

Los talibanes intercambiados son máquinas de matar eficientemente entrenadas y, mucho peor: juramentadas a matar norteamericanos.

Abdul Haq Wasiq: Sirvió de ministro talibán de inteligencia. Con "… acceso directo a los talibanes y Hezb-e-Islami Gulbuddin importantes líderes del Talibán…”. Según informes, desde su cargo apoyaba a Al Qaeda además de capacitar a su personal de inteligencia talibán. Ha sido acusado por Human Rights Watch de asesinatos en masa y tortura.

Mullah Norullah Noori: Alto comandante militar talibán, descrito como un genio militar del tipo dedicado a las hostilidades contra las fuerzas estadounidenses y de la coalición en Zabul. Con "…estrechos vínculos con el líder talibán Mullah Omar”. Naciones Unidas le achaca crímenes de guerra, incluyendo el asesinato y tortura de miles de chiitas. Al preguntársele sobre estos asesinatos, Noori no expresó ningún arrepentimiento.

Mullah Mohammad Fazi. Comandante de alto rango que se desempeñó como jefe del Estado Mayor del Ejército talibán y comandante de la 22 ª División. Naciones Unidas le acusa por crímenes de guerra incluyendo el asesinato de miles de musulmanes chiítas en Afganistán. Conforme a los documentos, Fazi "…ejerció una considerable influencia en toda la región del norte de Afganistán y su influencia continuó después de su captura…"

Mullah Khairullah Khairkhwa Ex gobernador de la provincia de Herat. Tuvo estrechos vínculos con Osama Bin Laden y el mulá Omar. En el archivo de Fuerza de Tarea Conjunta de Guantánamo, consta que Khairkhwa "…representó a los talibanes durante las reuniones con los funcionarios iraníes que buscan apoyar las hostilidades contra las fuerzas estadounidenses y de la coalición". Las autoridades estadounidenses acusaron a Khairkhwa de ser un poderoso traficante de opio.

Mohammad Nabi Omari Como líder talibán, ocupó varios cargos de liderazgo en diversos grupos relacionados con el terrorismo. Pre-9/11, trabajó en la seguridad fronteriza para los talibanes, una posición que le dio "el acceso al alto comandante talibán y líder de la Red Haqqani, Jalaluddin Haqqani". Luchó con los muyahidines contra los soviéticos. En agosto del 2002, Nabi ayudó a dos miembros de Al Qaeda contrabandear misiles en Pakistán.

En otras palabras, todos son material de Estado Mayor.

Independientemente de si Bowe Bergdahl es un héroe o un traidor, las consecuencias pueden ser terribles para los hombres y mujeres norteamericanos dispersos por el mundo en las bases que nuestro país mantiene en Asia, África, Europa y América Latina. Nuestros soldados están hoy, más que nunca, a merced de ser secuestrados después de este precedente.

Se menciona, erróneamente, que Israel ha hecho este tipo de intercambio en un sinnúmero de ocasiones. Consideremos una diferencia fundamental: los soldados israelíes sólo están sirviendo en su propio territorio, sin exponerse a un ambiente extraño, altamente hostil y con idiomas, costumbres y leyes foráneas.

Otro error es comparar el intercambio y la libertad de Alan Gross (por la que abogo fervientemente) por espías convictos y confesos. Afortunadamente en USA aún existe un Estado de Derecho con una separación definida entre los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial. Bajo este último están los asesinos convictos cubanos. Lo único que podría hacer el presidente, dado su poder soberano y saltándose a los otros dos poderes, sería otorgarle un perdón presidencial ignorando el sentimiento de de los familiares de sus víctimas. Esto es poco probable.

En fin, vemos algo parecido a una maniobra política errada, dirigida a sacar de las primeras planas y la pantalla del televisor al bochornoso escándalo del maltrato e indolencia en el cuidado de la salud de nuestros veteranos. ¿A Ud. no le parece? A mí, sí.

  Comentarios