Roland J. Behar

Hamas y sus objetivos

Un palestino lanza piedras contra las tropas israelíes en la frontera entre la Franja de Gaza e Israel, mientras otro alza una bandera palestina, el 18 de mayo.
Un palestino lanza piedras contra las tropas israelíes en la frontera entre la Franja de Gaza e Israel, mientras otro alza una bandera palestina, el 18 de mayo. AP

Ante todo, hay que establecer que la razón de ser de la organización terrorista Hamas es la destrucción del Estado de Israel y el asesinato masivo de todos los judíos, tanto dentro como fuera de Israel.

Ni más ni menos.

Dicho esto, causa tremenda frustración ver cómo los actuales acontecimientos en la frontera de Gaza son, intencionalmente, tergiversados por la prensa.

La realidad es que Israel se retiró, absolutamente, de Gaza en el 2005. Ariel Sharon, buscando disminuir tensiones y con la idea de dar a los palestinos un territorio absolutamente independiente donde ensayar su estado, en paz con sus vecinos, cedió el territorio, evacuó a más de 10,000 judíos que lo habitaban y entregó, intactos, con la excepción de las sinagogas, todo lo que habían construido. Se suponía que, al menos, en ese ensayo de estado independiente, habría paz. Error, los terroristas de Hamas tomaron control del área y, desde entonces, no han cesado los ataques que han provocado, hasta ahora, dos guerras en las que el Estado Judío ha tenido que defender su existencia. En estos momentos, está sucediendo una vez más y no tiene nada que ver con la apertura de la embajada en Jerusalén.

Es una situación horrible para los israelíes que tienen que defenderse y para los palestinos a los que Hamas envía a la muerte con tal de sostenerse en el poder. Es común a los regímenes totalitarios fracasados, como lo es el de Hamas, en Gaza, intentar desviar la atención de sus ciudadanos de las verdaderas causas de la situación en la que viven. Mientras más sanguinario sea el régimen, a más extremos de crueldad llega para conseguir sus objetivos de ocultar la verdad de su fracaso.

Yahya Sinwar, el actual líder del movimiento Hamas en Gaza, admitió que: “el liderazgo del movimiento no ha logrado gobernar Gaza y permitir a sus ciudadanos llevar una vida normal”, pese a los cientos de millones de dólares que reciben. Sus corruptos dirigentes y sus acólitos emplean los fondos recibidos en armar y entrenar terroristas para destruir a Israel. Mientras, su pueblo padece y vive en condiciones deplorables y su juventud es enviada a morir como escudos humanos, llegándose al horror de utilizar infantes para esa peligrosa faena.

Para trasladarse entre Gaza e Israel existen dos pasos controlados (por razones obvias). El cruce de Kerem Shalom ubicado cerca de la frontera egipcia fue cerrado durante el fin de semana después de que terroristas palestinos dañaran la instalación, provocando millones de dólares en daños. El cruce se emplea para llevar ayuda humanitaria, alimentos, suministros médicos, combustible y materiales de construcción desde Israel a la Franja de Gaza. Existen imágenes de video del cruce mostrando cómo decenas de palestinos irrumpieron en las instalaciones, vandalizaron propiedades, derribaron vallas y produjeron incendios en las áreas de carga. El otro cruce que existe es Erez, entre Gaza e Israel, que se utiliza, fundamentalmente, para tráfico peatonal, facilitándole a los palestinos de Gaza ir a trabajar, estudiar o recibir atención médica en Israel. Este cruce también fue atacado. Además, habían construido un túnel que fue rápidamente destruido por las Fuerzas de Defensa Israelíes. Mientras tanto, Egipto opera el cruce de Rafah hacia el Sinaí, que sólo abre de vez en cuando.

Esta nueva escalada terrorista contra Israel es de tal magnitud que los vecinos más cercanos, incluso países que no tienen relaciones con Israel como son los países del Golfo, la han condenado.

Ya ha sido confirmado, hasta por los propios personeros de Hamas que, de las 62 víctimas recientes, cincuenta eran miembros activos del grupo terrorista Hamas. Ellos, muy orgullosamente y con gran desenfado, declaraban que, cuando llegaran ante los israelíes, les iban a sacar el corazón con cuchillos.

Kibutz Nahal Oz es el lugar más cercano en Israel a Gaza. Solo 875 yardas (800 metros) de campos abiertos, con una valla de hierro en el centro, separan a Nahal Oz de la Franja de Gaza. Al otro lado de la cerca está Shejaiya, un barrio de la ciudad de Gaza. Le sigue en cercanía la ciudad israelí de Sederot con más de 25,000 habitantes y también localizada a menos de una milla de la frontera con Gaza.

Estos son los hechos: Los terroristas de Hamas, a las buenas, con dinero, o a las malas con amenazas de asesinato, han logrado que decenas de miles de los habitantes de Gaza se acerquen a la frontera con Israel e intenten cruzarla con el objetivo expreso y declarado de asesinar a los judíos.

Pregúntese Ud., querido lector, qué haría si, a menos de una milla de su casa, le amenaza una horda de esa envergadura y dimensiones. Yo creo que la única opción es por el momento no esperarles con un ramo de olivo. ¿A Ud. no le parece? A mí, sí.

  Comentarios