Roland J. Behar

ROLAND J. BEHAR: Hasta siempre

En Francia hay más de 500,000 judíos. Es la comunidad más numerosa de Europa. Practican las mismas profesiones y oficios que el resto de sus compatriotas. Ocupan y han ocupado importantes cargos en la política hasta incluso el de primer ministro, como es el caso de León Blum, quien lo fue en tres ocasiones. Han vivido, nacido y muerto por siglos en esas tierras, han peleado en todas sus guerras y, junto a sus hermanos, han derramado su sangre por la patria. Los hay más observantes de la Tora, menos observantes, laicos y asimilados, incluso, hasta religiosamente. Todos, por igual, hoy se encuentran ante la disyuntiva de responder la gran pregunta: ¿Tenemos futuro en Francia?

Para los más religiosos la respuesta es tan clara como el destino. Ven su futuro en Israel independientemente de su situación económica. Para el resto, la respuesta es más complicada. Los acaudalados no tienen problema. Lo más probable es que ya tengan residencias establecidas en Tel Aviv, Nueva York, Montreal o Miami; pero para la inmensa mayoría de la clase media y pobre la respuesta se complica. Los más pobres, los que viven en las áreas menos afortunadas, son los que más sufren del hostigamiento de sus numerosos vecinos musulmanes; pero no tienen medios para mudarse o emigrar a no ser que sea para Israel, dependiendo de su edad y recursos, la emigración es más o menos atractiva. Muchos se ven atrapados en una situación que saben no ha de mejorar. Para los de la clase media la decisión tampoco es fácil: al cabo de años de esfuerzo, luego de haber alcanzado una posición confortable en la sociedad, se ven ante el dilema de dejar atrás raíces, amistades e incluso familia enfilando a este obligado viaje hacia un futuro incierto.

Anteriormente, me refería en general a los judíos franceses que se sienten e identifican como judíos. La situación se hace mucho más complicada para los asimilados, que no se sienten judíos (aunque lo sean) y los que arrastran un apellido o unas características físicas asociadas al judaísmo quienes, sin duda, son y han de ser víctimas del antisemitismo, sin disfrutar el orgullo de ser judío. Estos realmente ni saben lo que les espera. Ya sucedió algo similar en la Alemania de Hitler y antes en la España de la Inquisición.

En la encuesta de Global 100, realizada por la Liga Antidifamatoria (ADL) con el fin de medir las actitudes antisemitas, Francia marcó significativamente por encima del promedio de la Unión Europea. Treinta y siete por ciento de los franceses encuestados estuvo de acuerdo con la mayoría de los estereotipos antisemitas, en comparación con el 25% por ciento de la Unión Europea y 9 por ciento en los Estados Unidos.

Desde el 2008, han ocurrido en Francia un promedio de 77 agresiones físicas por año contra judíos. O sea, aproximadamente, uno cada cinco días. Los recientes asesinatos de los periodistas de Charlie Hebdo y del supermercado Kosher se hacen cotidianos. Sólo como ejemplo quiero recordar algunos de los incidentes antisemitas en Francia durante el 2014 reafirmando que los últimos ocurridos no son fortuitos:

▪ Diciembre 22, 2014 - París - Una bala atravesó una ventana de la sinagoga David Ben Ichay.

▪ Noviembre 6, 2014 - París - Un hombre de aspecto judío (si eso existe) fue golpeado por un grupo de aproximadamente 15 jóvenes árabes fuera de una escuela.

▪ Julio 20, 2014 - Sarcelles –Una tienda Kosher que había sido atacada con una granada en el 2012 fue atacada de nuevo, con un cóctel Molotov.

▪ Julio 13, 2014 - París - Durante una manifestación antiisraelí fueron atacadas dos sinagogas.

▪ Julio 7, 2014 - París - Un joven de 17 años de edad y una niña judía fueron atacados con gas pimienta rociado en la cara, mientras que el agresor hizo comentarios antisemitas.

▪ Mayo 24, 2014 - París - Dos hermanos judíos, de 19 y 22 años de edad, en su camino a una sinagoga local, fueron golpeados por dos asaltantes.

▪ Marzo 10, 2014 - París - Un hombre judío visiblemente identificable (por su vestimenta) fue atacado por dos hombres con una pistola eléctrica cerca de una sinagoga local.

▪ Marzo 2, 2014 - París - Un judío ortodoxo fue asaltado y golpeado en un tren del metro. Los cuatro asaltantes fueron descritos como de ascendencia árabe. Le gritaron "Judío" antes del ataque.

En fin, no presumo que la situación mejore en absoluto pues no creo que el gobierno francés tenga la intención, los recursos ni la vocación de resolver este dilema y los judíos franceses no tendrán más la opción de Vive la France sino la de jusqu'à ce que jamais (hasta siempre) ¿A Ud. no le parece? A mí, sí.

  Comentarios