Voces de la Educación

La educación para adultos y la inmigración

El progreso de los inmigrantes en los Estados Unidos ha estado siempre anexado a la educación. Es conveniente el mencionar que históricamente han sido los inmigrantes los que han ayudado en la tarea de fortalecer la fundación, el tejido y la historia de los Estados Unidos de Norte América. El acceso a la educación siempre ha sido garantizado en los Estados Unidos, para todos sus ciudadanos, sin exclusión alguna, desde el más joven hasta el más avanzado en edad, el inmigrante siempre ha disfrutado del derecho a estudiar para en muchos mejorar su “standard” de vida. Después de todo, el mejoramiento de sus vidas y las de sus familiares ha sido una razón muy válida para venir a los Estados Unidos.

Según informes de la National Coalition for Literacy y el Censo Nacional, el impacto de los inmigrantes en el desarrollo económico y en la sociedad de la nación ha sido significativo. La asimilación y la integración por parte del inmigrante en la sociedad americana fortalecen su estructura y alienta la habilidad de prosperar de todos sus ciudadanos. De acuerdo a los informes, los inmigrantes y sus familias representarán un 85 por ciento del crecimiento neto en la fuerza laboral del país en los próximos 20 años. Para el 2030, casi la quinta parte de los trabajadores americanos será inmigrante (Censo Nacional).

El aumento en la demanda de trabajadores con destrezas y nuevos conocimientos asegura que todo esfuerzo por parte del inmigrante en educarse y en adquirir experiencia será bien remunerado. Por eso es que todo aprendizaje por medio de los programas de educación para adultos es vital para los inmigrantes. Por supuesto que aumentando la capacitación del trabajador, estaremos contribuyendo significativamente su oportunidad de progresar y mejorar su situación económica y nivel de vida. Este proceso de capacitación intenso, por parte del trabajador inmigrante, también contribuirá al desarrollo vital de la estructura social y política que fortalece a nuestras diferentes comunidades.

Es muy importante para el inmigrante el hablar inglés, el idioma oficial de la nación. Es por medio de la lengua que el inmigrante logra la asimilación en la nueva patria adoptada. El no saber el idioma del país le impide progresar y ubicarse en muchas partes de la nación americana limitándolo a una región específica. El inmigrante también debe estudiar los conceptos y valores básicos de un buen ciudadano que le explique el funcionamiento del sistema democrático y cuáles son sus derechos en esta sociedad civil. Cualquier reforma migratoria incluirá un componente que requerirá que el que no sea residente, o ciudadano, tenga que aprender el idioma y que estudie las leyes que gobiernan a nuestra sociedad.

Recientemente el Gobernador Rick Scott firmó un proyecto de ley que permite a los estudiantes indocumentados a pagar las tarifas de ciudadanos en los colleges y universidades de la Florida. Estas nuevas leyes también se aplican al Programa de Educación para Adultos de las Escuelas Públicas de Miami-Dade.

En el pasado, si uno era un residente del Condado de Miami-Dade, habiendo vivido en éste por más de 12 meses, el costo de inscripción sería de $35. De no serlo, el costo entonces sería de unos $125. En la actualidad, los inmigrantes pueden tomar clases de ESOL (Inglés como segunda lengua) por solamente $35. No creo que usted puede encontrar ningún programa afuera de los Estados Unidos que proporcione una educación de primera clase por solamente $35. Un buen ejemplo de un centro educacional de calidad, donde se trabaja arduamente por mejorar el nivel de enseñanza y asistencia al inmigrante, es el Miami Sunset Adult Education Center. En dicho centro se ofrece un programa único e íntegro para el desarrollo profesional de extranjeros “Professional Development Program” el cual asiste a doctores, ingenieros y arquitectos en la gestión de como validar sus títulos.

En resumen, la inmigración ha, tradicionalmente, dependido de los programas que promueven la educación para adultos. Con la nueva economía global y el mercado laboral más competitivo ahora más que nunca, los inmigrantes tendrán que adquirir más educación para poder obtener el éxito que ellos esperan como ciudadanos de este país.

Como educador, soy un fiel lector y escritor que ama su profesión y estoy siempre en busca de nuevos conocimientos; que siempre ayuda a abrir nuevas puertas de oportunidades y de éxito. Para inspirarme naturalmente, siempre leo los pensamientos del Apóstol cubano José Martí. Cito sus palabras cuando él dice que “Saber leer, es saber andar. Saber escribir, es saber ascender.” Estas son simples palabras que tienen un gran significado. La educación traza el camino hacia el éxito. Les insto a que llamen al Programa de Educación para Adultos, que forma parte de las Escuelas Públicas de Miami-Dade, 305-programa.

Para más información sobre otros programas y servicios para adultos, especialmente servicios para inmigrantes, pueden llamarme al Miami Sunset Adult at 305 385-4255.

Humberto Ulloa es subdirector del centro Miami Sunset Adult.

  Comentarios