Voces de la Educación

Marzo, el mes de la mujer

Por varios años, después de la lucha para obtener y garantizar los derechos de los afro-americanos en este país en la década de los 60, nadie hablaba frecuentemente de crear un proyecto de ley que garantizara y reconociera los derechos de la mujer; o de garantizar esos derechos ya reconocidos por la Constitución.

Simplemente no era un tema de discusión en muchos círculos de la sociedad. No fue hasta la década de los 70 que comenzó la lucha por los derechos iguales de la mujer durante el proceso de ratificación de la Enmienda Constitucional de Derechos Iguales, aprobada por el Congreso y por una mayoría de los estados. Aunque dicha enmienda nunca fue ratificada formalmente por el número necesario de dos tercios de los estados, tal como lo es requerido por la Constitución, la batalla que se realizó para ratificarla, ayudó a crear consciencia en el público de la necesidad que existía para que hubiera derechos iguales entre los dos géneros. Desde ese entonces , muchas de las desigualdades han sido poco a poco resueltas por estatutos federales, aunque queda todavía mucho por realizar.

La semana del 8 de marzo de 1980 fue designada por una proclama del Presidente Carter como La Semana Nacional de Historia de la Mujer. Después de esa bonita gestión presidencial, años más tarde, en 1987, miembros del Congreso patrocinaron un proyecto de ley formalmente declarando el mes de marzo como el “Mes de la Mujer” en perpetuidad. Desde ese entonces, todos los años, una proclama presidencial especial es autorizada, la cual; honra todos los logros y éxitos de la mujer en esta gran nación. Nosotros en el sistema escolar de Miami-Dade observamos este mes con múltiples actividades y reconocimientos.

Es importante señalar que desde el comienzo de este gran país, hombres y mujeres han luchado igualmente para construir las instituciones y desarrollar el proceso democrático que han sido responsables de nuestra grandeza como nación. Pero desafortunadamente, muchas veces se ha ignorado la participación de la mujer, al igual que otros grupos calificados como minoritarios, que han quedado marginados del proceso histórico y cultural.

Este mes proporciona la oportunidad de reconocer todos los logros de la mujer y sus muchas contribuciones a la sociedad americana. Tanto la mujer profesional, ejecutiva de gran empresa como la más dedicada ama de casa que cuida de su familia y del hogar, ambas han ayudado al fortalecimiento de nuestro país.

Personalmente, he tenido la suerte de realizar lo que yo me he trazado con mucho sacrificio. He sido ama de casa, ejecutiva de mi propia compañía, educadora, oficial electa, y abogada con una licenciatura, maestría y doctorado. No toda mujer ha tenido esa oportunidad de realizar sus aspiraciones, pero sin embargo, su contribución a nuestra sociedad no es menos que la mía. Toda mujer ha contribuido su granito de arroz en forma significativa.

Cada día que pasa, surgen mujeres en cargos importantes con impacto en todos los campos. Tenemos un gran número de ellas en cargos legislativos y administrativos. Dos mujeres han aspirado este año a la presidencia. En la Junta Escolar de Miami-Dade, donde soy miembro, seis mujeres estamos representando diferentes segmentos de nuestra comunidad.

Pero todavía tenemos la obligación de seguir luchando por temas como la igualdad de trabajo y remuneración, como también de mejores oportunidades ejecutivas. En fin, la lucha continua aunque nuestro progreso es admirable y bien apreciado.

Miembro de la Junta Escolar de Miami-Dade

  Comentarios