Voces de la Educación

Nexo entre maestros y padres es esencial en aprendizaje de estudiantes

Al acercarse el comienzo de un nuevo curso escolar, los maestros y padres de familia deben ser conscientes del papel tan importante que sus nexos juegan en el aprendizaje efectivo de los estudiantes. Tanto la familia como el maestro juegan un rol muy importante en la preparación académica del estudiante. Todos debemos formar causa común y comenzar dicha preparación lo antes posible.

La comunicación entre padres e hijos es necesaria para el éxito académico del estudiante. Los padres deben motivar a los niños a asistir a la escuela y razonar con ellos la importancia de asistir a clases. Las expectativas deben ser explicadas y las rutinas establecidas. Estas rutinas incluyen el horario del estudiante, su puntualidad al llegar a la escuela, la necesidad de asistir todos los días, el hacer las tareas, el mantener buenos hábitos de nutrición, las horas designadas para el descanso y las actividades extra curriculares.

Como los ejecutivos de esa empresa llamada hogar, los padres deben establecer fuertes nexos con los directores y maestros. El visitar la escuela frecuentemente, logrará que el estudiante observe de cerca la fuerte relación que existe entre padre y maestro, trabajando en equipo.

La motivación es muy importante, especialmente para aquellos que van a la escuela por primera vez. El aula debe considerarse como la extensión del hogar y viceversa.

Se debe comenzar un diálogo con los hijos sobre el amor al prójimo, como trabajar en equipo, como resolver los conflictos respetuosamente, el respeto hacia la autoridad y a todo lo que lo rodea.

Los exámenes médicos incluyendo la vista, salud física y dental son necesarios. Un niño con problemas de salud, tendrá dificultades para aprender. El transporte, los uniformes, y arreglos para desayunos y almuerzos escolares deben de ser planificados con las autoridades escolares al principio del curso escolar.

Los padres deben acercarse al maestro y preguntar sobre los objetivos y las destrezas necesarias para cumplir efectivamente con las asignaturas. También se debe asegurar con el maestro el uso adecuado de la tecnología y su integración en el aprendizaje.

La paz y la tranquilidad en los hogares deben ser compañeros inseparables para que los niños se sientan confortables. Mantengan un buen ambiente en el hogar lleno de felicidad y comprensión. De no ser así, el niño será afectado y su conducta escolar así lo reflejará, afectando su progreso académico y sus relaciones con todos los que lo rodean. El negativismo debe ser eliminado.

Los padres deben observar constantemente a sus hijos durante el curso escolar para detectar cualquier clase de señales que demuestren falta de motivación, hiperactividad, falta de concentración o depresión. Estas señales demuestran áreas débiles por parte de los estudiantes que no deben de ser ignoradas, confiando que desaparecerán con el tiempo. Acudan al consejero escolar, maestro y administración de la escuela solicitando su ayuda para rectificar cualquier condición.

El éxito escolar depende de una gran y eterna colaboración entre la familia y la escuela.

Marisel Elías-Miranda es consultora de temas educacionales, melias@comcast.net

  Comentarios