Últimas Noticias

Para proteger las cubiertas de patios y piscinas

La familia Shreffler tuvo que contemplar sin remedio como el huracán Wilma destruía la cubierta de tela metálica de su piscina situada en la parte trasera de su casa de Coral Srpings, de 18 años de construida. ''Veíamos como los tornillos saltaban'', dijo Mike Shreffler. ``El techo de toda la cubierta se cayó en la piscina y la mitad de la tela metálica se enredó en torno a nuestra casa''.

En dos huracanes anteriores, ''tuvimos que sustituir la tela metálica'', añadió su esposa, Toni. Al igual que otros muchos frustrados sudfloridanos, los Shreffler decidieron vivir sin cubierta de tela metálica.

Las leyes del estado requieren que todas las piscinas residenciales tengan una barrera de protección, de manera que ahora ellos tienen una cerca blanca en torno a su piscina, y como resultado, más espacio para jardín y para disfrutar.

Pero prescindir de la cubierta de tela metálica no es una opción para todos.

''Es una necesidad con el tipo de naturaleza que hay aquí -uno nunca sabe lo que va a encontrar en la piscina''', dijo Miguel Taveras, propietario de Mat Screen, una empresa de Miami que ha estado muy ocupada construyendo este tipo de cubierta desde Wilma.

Si usted tiene una cubierta de tela metálica en su patio -ya fuere sobreviviente de un huracán anterior o en una versión nueva- usted probablemente se preguntará qué hacer de diferente en esta temporada de huracanes.

Después del paso de Wilma, Juan Cohen, dueño de Alumcenter Inc., en South Kendall, comenzó a trabajar en unas nuevas cubiertas removibles para aliviar la presión en el interior de las cubiertas de piscina durante vientos fuertes. ''Es un marco dentro de un marco, que puede ser retirado en un minuto'', dijo Cohen. El costo: unos $215 por un panel de 8 x 5 pies. El ha estado instalando estos ''screens'' desde hace ocho meses, por lo que todavía no han sido probados con una temporada de huracanes.

''Hemos visto gente que corta sus paneles de tela metálica durante un huracán'', dijo Leslie Chapman-Henderson, presidente de la organización radicada en Tallahassee, Federal Alliance for Safe Homes (FLASH Inc.). ``Su filosofía es que es más barato sustituir la tela metálica que perder la armazón. Esto puede funcionar, pero no es seguro''.

A continuación brindamos algunas medidas preventivas que usted puede tomar para salvar su armazón en caso de huracán:

 Asegúrese de que está fijada en una base de concreto, no simplemente en el terreno, dijo Chapman-Henderson. ``Estremezca la estructura y preste atención para ver si está bien sujeta a su base''.

 ''Asegúrese de que los cables que la sostienen están bien tirantes y en buenas condiciones'', dijo el ingeniero Mike Rimoldi, ingeniero consultor en la Federal Alliance for Safe Homes. ''Asegúrese de que los tornillos fijadores a la base están en su lugar y que no estén oxidados. Son baratos y muy fáciles de reemplazar''. El también sugiere quitar el cordón que sujeta la tela metálica y retirar ésta del marco en vez de cortarla, si bien necesitará de todas formas ser reinstalada.

 ''No hace falta mucho para romper una tela metálica'', dijo Don Harrison, portavoz de Home Depot. Pode los árboles, retire todo lo que pudiera convertirse en un proyectil''.

 ''La primera vulnerabilidad, en términos de prioridades, es los fijadores diagonales del techo y su integridad'', dijo David Miller, presidente del comité técnico de la Asociación del Aluminio de la Florida. ``Esto es crítico para la salvaguarda de la armazón en caso de vientos fuertes''.

En los últimos 40 años, las cubiertas de piscina ''se han vuelto más grandes y más ostentosas'', dijo Miller, señalando que ``los problemas con la integridad de la estructura aumentan según el tamaño de la estructura misma, principalmente su altura''.

Si bien se añadieron requisitos más estrictos para la construcción de este tipo de armazón en el Código de Construcción de 2004 de la Florida, los mismos entraron en vigor sólo a finales del 2005. Los nuevos reglamentos requieren más fijadores a la base, una extensión más limitada para vigas y columnas, vigas de techo más fuertes, más tornillos conectando las columnas de pared a las vigas de techo y fijadores más fuertes fijados al suelo, dijo Helmy Makar, inspector de control de productos en el Departamento de Construcciones de Miami-Dade.

Así y todo, todavía quedan muchas cosas por resolver.

''Incluso las casas que resistieron muy bien el paso de Wilma, perdieron sus armazones de piscina'', dijo Chapman-Henderson.

En Miami-Dade, las estructuras de este tipo deben resistir vientos de una velocidad de 146 millas por hora. En Broward el promedio es de 140 millas.

Muchos propietarios, como la familia Shreffer, han descubierto que les ''gusta'' la piscina al descubierto.

  Comentarios