Últimas Noticias

Para preparar la casa

La precaución más importante que usted puede tomar para reducir los daños a su casa y su propiedad es proteger las áreas por dónde pudiera entrar el viento. según el Centro Nacional de Huracanes, es muy importante fortalecer el exterior de su casa de manera que los vientos y los escombros no puedan abrir grandes aberturas en la misma.

Para mantener fuera los vientos, usted debe proteger y reforzar cuatro zonas clave: techo, ventanas, puertas y puertas de garaje. Un buen momento para hacer esto es cuando haga mejoras en su casa o cuando fabrique una adición.

Estos son algunos consejos para protegerse y también para proteger su vivienda:

 Asegúrese de que sus documentos de propietario con las pólizas de inundación y vientos de tormenta están vigentes.

 Tal vez usted deba hablar con sus vecinos y coordinar planes de preparativos y ayudarse entre todos.

 La mayor amenaza para su casa durante la mayoría de los huracanes no es el viento precisamente, sino los objetos y escombros impulsados por el viento y que se pueden estrellar contra los cristales de las puertas y ventanas. Lleve al interior cualquier cosa que pudiera convertirse en un proyectil --y pídales a sus vecinos que hagan lo mismo.

 Olvide poner cinta engomada en las ventanas, eso no brinda protección alguna. Para proteger sus ventanas, las cubiertas protectoras de acero o aluminio son una buena opción. Los paneles de madera son otra forma, pero solamente si son preparados e instalados con anticipación. Si compra paneles de metal protectores, chequee para comprobar si se ajustan a las regulaciones estándares actuales.

 Cuando vaya a comprar sus paneles protectores, pregunte sobre su calibre o espesor. Mientras más bajo sea el calibre (para el acero galvanizado) o mayor el espesor (para el aluminio), más fuerte será el panel protector.

 Chequee los marcos de las ventanas para comprobar que tiene tornillos para cada hueco.

 Considere comprar paneles protectores para las puertas también. Además, escoja una puerta --por ejemplo, una puerta lateral que dé hacia el garaje-- como punto de entrada y salida de la casa. Idealmente, debería ser una puerta de acero.

 Las tejas sueltas del techo deben ser cementadas a la placa. Para los techos empapelados (shingle roofs), asegúrese de que la fila de paneles de papel alquitranado situada junto al borde está bien pegada de manera que el viento no pueda penetrar por debajo.

 En las casas que tienen techos de caballete y terminales de madera, se debe chequear para ver si esos terminales --los lados planos de un techo en pico-- están apropiadamente fijados con barras de dos por cuatro por dentro. Deje que un carpintero profesional verifique esto. Es extremadamente importante.

 Si tiene un ático con puntos de ventilación grandes, también debe colocarles paneles protectores.

 Si tiene instalaciones con tela metálica, chequee las presillas, los tornillos y los sujetadores que mantienen el marco y la tela metálica en su lugar.

 Si tiene equipos de aire acondicionado en las ventanas, asegúrelos firmemente, y después cúbralos con protectores contra tormenta.

 Chequee las columnas de metal del patio, en el sitio donde convergen con el piso de madera o concreto. Si lucen herrumbrosas, tal vez pudieran estar corroídas, y por ende, vulnerables a vientos fuertes.

 Quite la antena de televisión o el plato de satélite, pero tenga cuidado de no tocar los cables eléctricos. Desconecte su televisor antes de bajar la antena.

 Un motor de 12 voltios de motocicleta puede mantener funcionando su alarma contra ladrones.

 Recubra los muebles de la casa con plástico. Si se cae el papel de techo y se empieza a filtrar el agua, tal vez pudiera salvar el sofá.

 Una lata de alquitrán de techo y un rollo de plástico grueso pudieran tener un valor incalculable después de una tormenta.

 Construya un búnquer, preferiblemente en un pasillo interior o dormitorio sin ventanas, para pasar la tormenta. Mantenga un colchón y un extintor de incendios a mano.

  Comentarios