Últimas Noticias

Cubanos revelan sus sueños en jugar en EEUU

OSVALDO ALONSO se deleita al pensar en lo que podría lograr como profesional, una meta a la también aspira su paisano Lester Moré (10)(foto #2).
OSVALDO ALONSO se deleita al pensar en lo que podría lograr como profesional, una meta a la también aspira su paisano Lester Moré (10)(foto #2).

En medio de la inmensidad de un complejo de tiendas en Houston, Osvaldo Alonso se sintió por un momento el hombre más sólo del mundo, pero también el más afortunado.

Poco antes de un juego en la Copa de Oro, las autoridades al frente de la selección cubana de fútbol le habían dado la posibilidad a los jugadores de hacer unas cuantas compras para cuando regresaran a la isla.

Sin saberlo, también le ofrecieron al pinareño el instante que tanto había ocultado.

''Al principio, actué como uno más, demostrando interés en lo que iba a comprar'', recordó el centrocampista. ``Luego, poco a poco me fui separando del grupo y salí por una puerta hacia la calle. Lo hice sin mirar atrás''.

Al rato, Alonso pidió un celular prestado a alguien que le pareció latino y llamó a un amigo, quien le indicó que debía llegar a una estación de ómnibus Greyhound y sacar un boleto hacia Miami.

En Houston quedaban por el momento sus compañeros de equipo, que caería goleado 5-0 ante Honduras y en Cuba dejaba a toda su familia, a la cual no sabe cuando volverá a ver.

''No es fácil tomar una decisión así, pero yo ya lo había pensado muy profundamente'', afirmó Alonso. ``No fue algo de ahora para luego. Quería darle a mi carrera un nuevo rumbo. En mi país, ya había logrado lo que me había propuesto''.

Con sólo 21 años, Alonso -cuyo padre fue un futbolista destacado de la selección antillana en la década de los 80- era uno de los más jóvenes atletas en llegar a la escuadra nacional.

Pero como le sucede a la mayoría de los deportistas cubanos, sintió que había llegado a una especie de tope del cual no le sería fácil ir mucho más allá, sobre todo conociendo el destino de otros compatriotas que habían decidido buscar nuevos horizontes.

''En Cuba tuve oportunidad de ver un reportaje sobre [Michael] Galindo'', indicó Alonso sobre el delantero del Chivas USA, de la MLS, quien desertó en la Copa de Oro del 2005. ``Me dio mucha alegría saber que había encontrado un lugar aquí y eso me sirvió de estímulo''.

Algo parecido le sucedió a Lester Moré -uno de los principales goleadores en su patria-, quien abandonó el conjunto nacional unos días antes que Alonso, mientras el equipo se encontraba en Nueva Jersey.

En una acción muy parecida a la de Alonso, Moré, de 29 años, tomó un taxi y luego un autobús hasta llegar a Miami, con el sueño de abrirse camino en el fútbol estadounidense.

''Quiero continuar mi carrera, es lo que me gusta y es lo que vine hacer aquí'', expresó a su llegada a Miami el delantero, que en Cuba jugaba con Ciego de Avila. ``Estoy muy ilusionado, porque otros compatriotas míos han triunfado y logrado sus sueños''.

No es la primera vez que futbolistas cubanos desertan en un torneo de la CONCACAF, pues además de Galindo, también están los casos de Rey Angel Martínez y Alberto Delgado, quienes se quedaron en enero del 2000 y ahora juegan en conjuntos de la United Soccer League (USL).

De todos ellos, Galindo es el que ha corrido con más fortuna.

''Yo sé lo que se siente porque lo viví en carne propia durante la Copa de Oro del año 2005'', afirmó Galindo al saber de la decisión de Alonso y Moré. ``Sólo quisiera desearles la mejor de las suertes''.

Para Alonso, lo peor quedó atrás.

''Deseo triunfar en la MLS o donde me lo permitan mi talento y mi esfuerzo, pero no quisiera descuidar otros aspectos importantes'', expresó el cubano. ``Me gustaría estudiar. Sé que hay vida después del fútbol''.

  Comentarios