Últimas Noticias

Preso al tratar de impedir un robo de licores

Jason Gutiérrez pensó que estaba actuando como un buen samaritano.

Pero su acción lo llevó a la cárcel.

Gutiérrez, instalador de Quiksigns de Fort Lauderdale, oyó a alguien gritar pidiendo auxilio frente a su lugar de empleo ayer, y salió a ver qué pasaba.

Vio a tres empleados de la cercana licorería Inlet Liquors que corrían detrás de alguien que se acababa de robar cuatro botellas de $70 de vodka Grey Goose.

Gutiérrez entró a su Pontiac Grand Prix blanco y siguió al presunto ladrón, Derrick Rhodes, de 39 años,que huía en un Toyota Corolla gris de 1990, robado, según la policía. Había otro hombre en el automóvil con él.

Gutiérrez tiene permiso para portar armas, y disparó dos tiros con su pistola Ruger 9mm al automóvil que huía. Pero no dio en el blanco.

Menos de dos horas después, al regresar al trabajo, la policía se llevó a Gutiérrez esposado, acusándolo de dos cargos de agresión con agravantes.

''Quería impedir que aquellos dos individuos huyeran'', dijo Carlos Alba, compañero de trabajo de Gutiérrez. ``No estaba tratando de hacer nada malo. Es una buena persona''.

La policía dice que se extralimitó.

''Habrá tenido buenas intenciones'', dijo la detective Kathy Collins, una portavoz de la policía. ``Pero comportarse así no sólo es ilegal, es peligroso''.

Este arresto no ha sido el único de Gutiérrez.

Según los documentos del estado, la policía de Fort Lauderdale lo arrestó en el 2001 por agresión con agravantes, agresión física con agravantes y resistirse a un agente de la policía sin violencia. Los cargos se retiraron después.

Cuando estaban fichándolo en la cárcel ayer, también estaban fichando a Rhodes, el presunto asaltante de la tienda de licores.

Según Mario López, un empleado de la tienda, Rhodes entró aproximadamente a las 10:30 a.m. y se dirigió a la parte trasera de la tienda. Cogió cuatro botellas de 1.75 litros de vodka Grey Goose, una en cada mano y debajo de cada brazo y salió por la puerta sin pagar.

López dijo que no tenía intenciones de permitirlo. Gritó pidiendo auxilio y siguió al individuo. Otros dos empleados de la tienda también se sumaron a la persecución.

Rhodes corrió hacia el callejón situado detrás del pequeño centro comercial y huyó en el Toyota, robado el domingo en Sunrise, según la policía.

Se topó a Gutiérrez en una calle sin salida en la cuadra de numeración 2000 de la Avenida 10 del Southeast.

Cuando los dos automóviles estaban uno junto al otro, Gutiérrez le exigió a Rhodes que se entregara a la policía; al ver que Rhodes seguía huyendo, Gutiérrez disparó.

Rhodes siguió en el Toyota con rumbo a Fort Lauderdale Beach, donde chocó contra una pared situada en la A1A y Vistamar Street.

El auto se volteó del lado del chofer. Rhodes y su pasajero sufrieron algunas lesiones leves.

  Comentarios