Últimas Noticias

Cien días sin la imagen de Castro crean incertidumbre

La imagen de Fidel Castro cumple hoy 100 días de ausencia de los medios oficiales y la vida cotidiana de los cubanos, prolongando la incertidumbre sobre su salud y posible retorno al poder que traspasó temporalmente hace más de un año.

Nunca antes en la historia cubana posterior al 1ro. de enero de 1959, la figura de Castro ha desaparecido por tanto tiempo de la vida pública y los espacios periodísticos, ni siquiera en trances de enfermedad o accidentes como el sufrido el 20 de octubre del 2004 en un acto en Santa Clara.

''No recuerdo que Fidel Castro se haya ausentado por tanto tiempo de la escena pública desde que tomó el poder'', observó el ex general Rafael del Pino, que desertó en 1987. ``Incluso al comienzo de la revolución, con una afectación pulmonar, se dejó retratar para aparecer en los periódicos''.

Los cubanos, acostumbrados a su omnipresencia en los periódicos, la radio y la televisión por 47 años, no son ajenos al vacío de liderazgo ocasionado por la larga convalecencia de Castro, quien no aparece en fotos o videos desde el pasado 5 de junio.

En esa ocasión, el mandatario compareció en el programa Mesa Redonda por medio de una entrevista grabada y editada de 55 minutos, y dijo que tenía suficientes temas para abordar en próximas apariciones en televisión. Pareció más recuperado, pero aún con la voz débil y ciertas divagaciones mentales.

''Siempre hay amenazas a la salud del ser humano y los años de por sí... hay peligros que acechan, pero no quiero decepciones... Digo que se han ido haciendo las cosas que deben hacerse'', declaró Castro en su única entrevista después de 13 meses y 12 días de recuperación.

A partir de entonces, su presencia ha sido estrictamente periodística mediante las llamadas ''reflexiones'', artículos sobre temas de actualidad e historia cubana que suman 44 desde el 29 de marzo.

Los artículos son conocidos popularmente dentro de Cuba como ''valenciagas'', en referencia a Carlos Valenciaga, el asistente personal de Castro.

Pero la figura del mandatario no ha reaparecido en los medios de comunicación ni ha vuelto a referirse nuevamente a su salud, a pesar de los galopantes rumores que han circulado alrededor del mundo sobre un presunto agravamiento de su condición.

Tras la cirugía intestinal a la que fue sometido el 27 de julio del 2006, las primeras imágenes de Castro convaleciente se divulgaron el 12 de agosto en la prensa cubana. Dos días después aparecieron fotos y videos suyos en compañía del presidente venezolano Hugo Chávez.

La más extendida ausencia mediática de Castro hasta la fecha había sido de 94 días --entre el 28 de octubre del 2006 y el 30 de enero del 2007. Justamente ese período coincidió con varias operaciones intestinales que lo obligaron a depender de venas tomadas y catéteres para alimentarse, según reveló el propio paciente en un artículo del pasado 23 de mayo.

Durante los últimos 100 días, el mandatario interino Raúl Castro recibió en La Habana a Chávez pero por primera vez no se divulgó testimonio gráfico de una visita al gobernante enfermo, como había ocurrido en tres ocasiones anteriores.

Raúl también presidió el noveno período ordinario de sesiones del Parlamento cubano, convocó a elecciones generales, emitió un decreto-ley para sancionar a dirigentes corruptos e indisciplinados, y pronunció un discurso de consolidación de su poder, el 26 de julio.

''Para la gente en Cuba la ausencia de Fidel Castro es un hecho y nadie está anticipando su regreso'', consideró Philip Peters, vicepresidente del Instituto Lexington, con sede en Virginia.

Peters, que visitó Cuba este verano, comentó que dentro de la isla existe un hermetismo absoluto sobre la salud de Castro, sin el flujo de rumores que circulan en el exterior. ''La cuestión no es ya el estado de salud de Fidel, sino cómo va a gobernar Raúl en el futuro inmediato'', apuntó Peters. ``Y la gran pregunta es si [Castro] se postulará o no para las elecciones [del Poder Popular]''.

El proceso de nominación de candidatos para los comicios municipales del 21 de octubre está en marcha a lo largo del país. Al tomar posesión los miembros de las asambleas municipales, se crean las comisiones de candidatura que propondrán los precandidatos para los niveles provinciales y la Asamblea Nacional (Parlamento).

Es en este momento cuando deberá determinarse la postulación de Castro, de 81 años, convertida en el mayor enigma de la política cubana de los meses venideros. Si no se le nomina a esos niveles, su nombre no podría figurar en el proceso electoral que culminará con la designación del Consejo de Estado por los miembros de la Asamblea Nacional, entre marzo y abril del 2008.

'Existen indicios de que en las altas esferas hay posiciones encontradas entre los partidarios de que se postule, los llamados `talibanes' o fidelistas recalcitrantes, y los que piensan que debe quedar como una figura decorativa, pero sin la responsabilidad del poder'', comentó a El Nuevo Herald un académico cubano que pidió anonimato.

Para Andy Gómez, investigador del Centro de Estudios Cubanos y Cubanoamericanos (ICCAS) de la Universidad de Miami, la nomenclatura del régimen está consciente de que ``sin el liderazgo de Fidel Castro, el país tiene que encarar un escenario diferente''.

''Es muy poco probable que Castro regrese y el gobierno sabe que su liderazgo no va a poder ser reemplazado'', indicó Gómez. ``El cambio que ellos vislumbran no es de sistema político, sino de facilitarle condiciones de vida, de alimentación y vivienda a la población, pero la gran pregunta es si tienen tiempo real para lograrlo''.

Ayer el presidente del Parlamento cubano, Ricardo Alarcón, declaró desde La Habana que la ausencia de imágenes recientes del líder cubano ``es un derecho enteramente personal de una persona enferma en proceso de recuperación, y debe ser ella la que decida en qué momento se presenta ante los demás o no''.

  Comentarios