Últimas Noticias

Ex campeón mundial cubano de lucha debuta en las artes marciales mixtas

Nadie mejor que Alexis Vila puede entender que la vida es una eterna batalla, llena de peores llaves y zancadillas que las que solía hallar sobre el colchón cuando era reconocido como uno de los mejores luchadores del mundo.

Eso es lo primero que recordará el cubano al momento de subir al ring el próximo 11 de diciembre en el Crazy Horse Saloon para debutar en las artes marciales mixtas, mejor conocidas como peleas donde vale todo.

Hace poco más de una década, Vila estaba en la cresta de la ola deportiva luego de conquistar el bronce en los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996 -una mala decisión arbitral le impidió discutir el oro- en la categoría libre de las 105 libras.

El villareño había subido a lo más alto del podio en los campeonatos mundiales de 1993 y 1994, y se había impuesto en una Copa del orbe poco antes de la cita olímpica donde venció a los mejores de su categoría.

''Pero me sentía insatisfecho, sin reconocimiento, era un campeón que vivía en muy malas condiciones'', dijo Vila. ``En Cuba no tenía futuro. Por eso tomé la decisión que cambió mi vida''.

Tras ganar el oro en los Juegos Panamericanos de 1997 en Puerto Rico, Vila decidió desertar de la delegación de su país y enfrentar un reto mayor que el de sus oponentes: comenzar su existencia en Estados Unidos.

A partir de ese momento la vida del campeón comenzó a dar bandazos de arriba a abajo. Tuvo problemas ocasionales con la justicia y fue entrenador de lucha en las Universidades Estatales de North Carolina y Michigan, donde pareció encontrar un lugar para empezar de nuevo.

Sin embargo, un día de julio del 2003 Vila se subió a su auto y manejó sin parar hasta Miami. En Michigan había dejado todo lo que había logrado, incluso a su pareja, con la cual acababa de romper relaciones.

Solo y desorientado, Vila estuvo con algunos amigos hasta la madrugada y cansado y perdido vivió el peor incidente de vida: arremetió su carro contra una terminal del aeropuerto de Fort Lauderdale a 45 millas por hora.

''Todo fue una comedia de errores'', aseguró Vila. ``Estaba extenuado de tanto manejar, de no dormir. Ni sabía dónde me encontraba. Fui a recoger un celular que se me había caído y sin darme cuenta apreté el acelerador. El resto es confuso para mí''.

Luego se supo que padecía de depresión y hasta se insinuó que había tratado de suicidarse, pero en ese momento Vila fue arrestado por las autoridades del FBI y encauzado judicialmente, lo que le valió tres años en prisión.

En libertad desde enero de este año, el cubano comenzó a buscar la manera de darle forma y sentido a sus días, y recordó que no sabía hacer otra cosa mejor que pelear y las artes marciales mixtas le venían como anillo al dedo a su estilo.

''Alexis es un luchador nato y nada podrá detenerle en su nueva carrera'', afirmó su entrenador, Erick Castaño. ``Antes le faltaba enfoque, un objetivo claro. Ahora lo tiene, quiere ser campeón en esta especialidad''.

En las artes marciales mixtas, muy pocos pueden enseñarle algo al atleta cubano en el tema de las llaves y los agarres, y poco a poco ha ido adiestrándose en el arte del boxeo para redondear su arsenal.

Cuando al promotor Luis De Cubas le comentaron sobre Vila, primero quiso investigar quién era y las referencias obtenidas no pudieron ser mejores.

''El boxeador Joel Casamayor me dijo: `yo subo a pelear con cualquiera menos con Vila''', expresó De Cubas. ``Y otro amigo me comentó que Vila había entrenado con Kimbo [el peleador que se hizo famoso en la internet] y que éste se las había visto negras para frenarlo''.

Pero más allá de lo que suceda el 11 de diciembre en su debut profesional, Vila está consciente de que esta puede ser la última oportunidad para enderezar un camino que ha sufrido demasiadas torceduras.

''Mis puños me han metido en problemas, pero ellos también me han sacado de ellos y sé que este chance no puedo desaprovecharlo'', enfatizó el cubano. ``Es muy difícil hacer lo correcto dando golpes, pero es el único camino que conozco. Pase lo que pase en el encerado quiero ser un hombre de bien''.

  Comentarios