Últimas Noticias

La música cubana se globaliza

La banda Tiempo Libre, con su cantante Joaquín "El Kid" Díaz, se presentará el 10 de febrero en el festival de Miami Beach.
La banda Tiempo Libre, con su cantante Joaquín "El Kid" Díaz, se presentará el 10 de febrero en el festival de Miami Beach. Especial para The Miami Herald

Usted no pensaría en Cuba cuando se habla de globalización; el comunismo no juega con el libre comercio internacional. Sin embargo, en la isla la globalización genera una nueva clase de efecto dominó cultural que se manifiesta en los nuevos ritmos e ideas, que músicos y artistas diseminan por el mundo y mezclan sus tradiciones con lo que encuentran en sus países adoptivos.

Ese movimiento de guerrilla cultural recibirá un homenaje en Global Cuba, un festival que se inaugura hoy por la tarde en Spiegelworld, en Miami Beach. Es un festival de seis semanas de música cubana y su evolución en todo el mundo, de la rumba al jazz, a la fusión, al rock progresista y a la timba.

"Es la globalización de Cuba'', dijo el productor Ever Chávez, director de FUNDarte, que presenta artistas cubanos contemporáneos y coproduce Global Cuba con el Miami Light Project. ‘‘Cuba influye sobre el mundo porque los artistas que emigran, siguen trabajando y funden lo que traen con lo que encuentran en los lugares que les toca vivir''.

Chávez, que fue productor de teatro en Cuba hasta su llegada a Miami en el 2000, dice que los últimos años han salido de la isla muchos artistas que buscan mayores oportunidades de trabajo y creación y al llegar a México, España, Estados Unidos y otros lugares, absorben la cultura de sus países adoptivos.

"Es como si estuviéramos intoxicando al mundo con nuestra cultura porque a dondequiera que vamos tratamos de no perder nuestra identidad'', dijo Chávez. "Los artistas son los más obstinados de todos. Si un cubano va a Egipto va a hacer su timba, pero se va a encontrar con un percusionista egipcio y eso, precisamente, es lo que quiero mostrar''.

Global Cuba arranca hoy por la tarde con Overproof, un trío de jazz latino radicado en Nueva York. El 20 de enero serán Gema y Pavel, un dúo que vivió un tiempo en Madrid (Gema se mudó recientemente a Miami), creando una fusión única de trova, son, jazz y distintos estilos musicales de todo el mundo. El 27 de enero estará Dafnis Prieto, un percusionista nominado a los Grammy y Latin Grammy que toca de todo, desde jazz experimental hasta fusión afrocubana.

El 3 de febrero será Artevivo, un trío que fue pionero del rock progresivo en Cuba y que se reunificó recientemente en Miami. Tiempo Libre, una banda de timba radicada en Miami y nominada para varios Grammy, tocará el 10 de febrero. La serie cerrará el 17 de febrero con Los Herederos, un conjunto de Miami dirigido por el carismático Philbert Armenteros, que toca rumba.

Los que estos músicos tan diferentes tienen en común es una actitud abierta hacia las nuevas ideas.

"Los artistas que presentamos representan lo que sucede en Cuba ahora, con la experiencia adicional de lo que han recibido viviendo en todo el mundo'', dijo Beth Boone, director ejecutivo del Miami Light Project. "Son parte de la comunidad global, ya vivan en Cuba, Miami o España. Son una representación de la cultura contemporánea''.

El Miami Light Project ha presentado una gran variedad de músicos cubanos, desde esos maestros de la rumba que son Los Muñequitos de Matanzas hasta el grupo cubano-hatiano de Los Desandan, hasta una gama de artistas del hip-hop. La serie Global Cuba es una continuación de ese trabajo. Es también una forma de seguir trabajando con la música cubana en un momento en que la inmigración y las medidas de seguridad han hecho casi imposible traer artistas de la isla a Estados Unidos.

"En Cuba estaba un poco asfixiado por el escenario musical'', afirma Dafnis Prieto, de 33 años, que ha provocado una especie de sensación en el mundillo del jazz neoyorquino desde su llegada en 1999. Aunque había tocado con luminarias como Chucho Valdés, anhelaba experimentar con otros estilos, lo que ha conseguido en Estados Unidos con jazzistas tan de vanguardia como Henry Threadgil y Steve Coleman.

Las profundas tradiciones musicales cubanas son la base desde la que Prieto se lanza a expermentar con lo nuevo.,

"Ni puedo, ni quiero, negar de dónde vengo'', dijo Prieto. "Pero lo que quiero hacer con eso es desarrollar un vocabulario que sea una extensión de lo que la gente ha hecho. Creo que el futuro de la música es tan grande como su pasado''.

No siempre la política ha restringido el diapasón de la música cubana, aunque puede hacerlo. Simplemente tocar rock progresivo convirtió a Artevivo en un grupo controversial en Cuba en los años 80, de la misma forma que piezas como El diario no se desayuna sobre como la prensa oficial no reconocía la existencia de problemas en Cuba.

Pero Manuel Camejo, cantante principal de Artevivo hasta 1993, dijo que ellos nunca tocaron rock para hacer un planteamiento político.

"No queríamos tocar esta o aquella música'', dijo. "Empezamos a hacer música y lo que salió fue rock''.

Y aunque tocar música imperialista entusiasmara al público, también hizo que se prohibieran sus canciones y se cancelaran sus programas. Y había otras presiones. "En Cuba, si usted toca música bailable, trabaja más'', dijo Camejo.

La banda se dividió en los años 90. Camejo se fue a Europa a mediados de los años 90 y llegó a Miami en el 2001. Cuando el fundador Enrique González llegó el año pasado, el grupo se reunificó y tocó el Teatro Manuel Artime de La Pequeña Habana en noviembre pasado. Todavía tocan rock pero ahora con un toque de percusión cubana.

Boone y Chávez esperan continuar con Global Cuba y hacerlo crecer, añadiendo una nueva disciplina todos los años y, con el tiempo, traer artistas de Cuba con gente de todo el mundo.

"Siempre estamos pensando en el futuro'', dijo Chávez. "Así que quizás, algún día, podamos tener este festival con artistas de la isla. Ya nosotros estamos aquí''.

jlevin@MiamiHerald.com

  Comentarios