Últimas Noticias

Las familias de los disidentes cubanos apelan a los líderes mundiales

Familiares de los disidentes condenados en juicios sumarios de los últimos días se disponían ayer a apelar los casos ante los tribunales cubanos, al tiempo que lanzaron un llamado urgente de solidaridad internacional para exigir la liberación de los más de 70 arrestados tras la más reciente campaña represiva del gobierno de Fidel Castro.

Mientras, la Casa Blanca reafirmó el martes su política de apoyo a la disidencia interna pocas horas antes de que la Cámara de Representantes aprobara una resolución de condena a "la brutal ola de represión por parte del gobierno cubano contra el movimiento pacífico por la democracia en la isla".

"El Presidente [George W.] Bush está profundamente preocupado por las formas de represión y las largas sentencias de cárcel dictadas contra activistas cubanos", dijo el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, Michael Anton. "El arresto, procesamiento y sentencia de estos valientes y pacíficos activistas son recordatorios repugnantes de que el régimen de [Fidel] Castro sigue siendo una mancha totalitaria en un hemisferio democrático".

El funcionario enfatizó que la administración Bush "no está contemplando ningún cambio, ni va a revertir su política de ayuda a la disidencia cubana".

Con el mismo tono crítico hacia La Habana, la resolución -patrocinada por un grupo bipartidista de diez legisladores- fue aprobada por un margen abrumador de 414 votos a favor, ninguno en contra y 10 abstenciones. Entre sus principales promotores figuraron los congresistas cubanoamericanos lleana Ros-Lehtinen, Lincoln y Mario Díaz-Balart, republicanos por Florida, y Bob Menéndez (Nueva Jersey), líder de la minoría demócrata de la Cámara.

Los legisladores solicitaron al representante estadounidense ante la Comisión de Derechos Humanos de Ginebra que abogue por una condena a Cuba, y reclamaron al Grupo de América Latina y el Caribe en Naciones Unidas que excluya al régimen castrista de la lista de candidatos que renovarán este año dicha Comisión.

El texto también pidió la liberación de todos los prisioneros políticos y el restablecimiento de los derechos fundamentales para el pueblo cubano, incluyendo libertad de asociación y expresión, y elecciones multipartidistas.

Anoche trascendió extraoficialmente que el activista Luis Enrique Ferrer García, coordinador del Proyecto Varela en Las Tunas, fue condenado a 28 años de prisión, la más alta de las sentencias judiciales dictadas hasta el momento. La fiscalía había solicitado cadena perpetua para Ferrer.

En La Habana, una veintena de esposas, madres e hijas de los 43 opositores y periodistas sentenciados a severas penas, suscribieron un llamamiento a las primeras damas y mujeres del mundo, la Sede del Vaticano, la Cruz Roja Internacional, los Premios Nobel de la Paz y la opinión pública internacional.

"Nosotras, que también somos defensoras de los derechos humanos, periodistas y bibliotecarias independientes, constructoras de la incipiente sociedad sociedad civil cubana y promotoras pacíficas de la democracia, que sufrimos a diario la represión y las amenazas del gobierno cubano contra nuestra propia seguridad y la de nuestras familias (....) pedimos su solidaridad y le exhortamos a que escriba directamente al presidente Fidel Castro pidiendo la libertad inmediata de estos disidentes pacíficos", indicó la misiva que ha comenzado a circular dentro y fuera de la isla.

El Puente Cubanas por la Solidaridad Internacional (CUSOI) promoverá la iniciativa desde Miami. "El propósito es formar una red mundial de mujeres solidarias y crear comités de apoyo en múltiples países en este momento crucial para la disidencia interna y el futuro de Cuba", dijo Alina Tomas, coordinadora de esa agrupación.

Simultáneamente, los abogados de numerosos disidentes condenados presentarán en las próximas horas recursos de casación para tratar de lograr una revisión de las penas de sus clientes. "Agotaremos todas las vías que estén a nuestro alcance con la esperanza de que haya una revisión de los casos", declaró Blanca Reyes, esposa del periodista y poeta Raúl Rivero, sentenciado a 20 años.

Al menos una veintena de esposas y familiares están colaborando con los abogados designados para proceder con las apelaciones. Se espera que las respuestas judiciales se produzcan también en las siguientes 72 horas, tratándose de procesos sumarios.

Entretanto, ayer trascendieron pormenores del juicio realizado el lunes contra el doctor Oscar Elías Biscet, presidente de la Fundación Lawton de Derechos Humanos, y los activistas Angel Moya, Orlando Fundora y Miguel Valdés.

"Fue un juicio lleno de falsas acusaciones", manifestó anoche Elsa Morejón, esposa de Biscet. "Se me permitió entrar una vez que había comenzado la audiencia y se dijeron cosas disparatadas como que yo tenía una vida holgada gracias a los favores que recibía de los diplomáticos norteamericanos [en La Habana]".

La fiscalía solicitó 25 años de prisión para Biscet y condenas de 20 a 15 años para el resto de los disidentes incluidos en la causa. Se espera que la sentencia se conozca el jueves. Las calles aledañas al tribunal del municipio Diez de Octubre, en La Habana, fueron cerradas desde la mañana y ocupadas por fuerzas del Ministerio del Interior y supuestos inspectores de Salud Pública, vestidos de uniforme.

Mientras transcurría el juicio se recibió la noticia telefónica de la muerte de Nomidia Acosta, madre del acusado Angel Moya.

  Comentarios