Últimas Noticias

Cuba arremete contra las Damas de Blanco

El gobierno de Cuba acusó el jueves a Estados Unidos de ‘‘fabricar y promover'' la ‘‘contrarrevolución'' y de tener como "punta de lanza'' a las Damas de Blanco, quienes rechazaron la acusación y denunciaron una campaña de "desprestigio'' contra su movimiento.

En un comunicado oficial, el Ministerio de Relaciones Exteriores (MINREX) arremetió contra la disidencia en reacción a una nota difundida en La Habana en la que Washington "deploró'' el desalojo por la fuerza de una manifestación de las Damas de Blanco, un movimiento cívico de esposas y madres de presos políticos, quienes el pasado lunes protestaron en las inmediaciones de la Plaza de la Revolución.

Cuba "acusa al gobierno de los Estados Unidos de fabricar y promover estas y otras provocaciones con-trarrevolucionarias y las consiguientes campañas mediáticas'', según la nota aparecida en el diario Granma.

La Habana reafirmó "su derecho a impedir, neutralizar y responder a estas acciones provocadoras conce-bidas, financiadas y estimuladas por el gobierno de los Estados Unidos''.

Es la segunda declaración oficial sobre el incidente --y con amenazas al movimiento disidente-- que emite el gobierno cubano esta semana.

El enfrentamiento a los opositores en la prensa cubana experimenta una escalada en la prensa oficial desde el pasado 29 de marzo, cuando el diario Granma publicó un artículo advirtiendo que las autoridades responderán en forma contundente a "cualquier provocación'' de la disidencia interna.

Ayer la Cancillería cubana dijo que las Damas de Blanco, Premio Sajarov del Parlamento Europeo en el 2005, fueron elegidas "punta de lanza'' de Washington en Cuba, y mencionó que una de ellas recibió una carta de apoyo del presidente George W. Bush y otra fue recibida en la Casa Blanca el 24 de enero.

"Con el epíteto de ‘punta de lanza', el gobierno busca desprestigiarnos, distorsionar la idea que el pueblo se ha hecho de nosotras, que no nos vea como mujeres que reclaman la libertad de sus familiares'', declaró Laura Pollán.

Entre las acusaciones lanzadas por el gobierno de Raúl Castro contra Washington figura el hecho de que entre enero y marzo de 2008, la Oficina de Intereses en La Habana (USINT) "ha brindado acceso a los servicios de internet, cursos de computación y de periodistas independientes a sus cipayos en Cuba''.

Además dijo que les ha suministrado todo tipo de bienes, incluyendo equipos electrónicos, pegatinas, pullovers y literatura con contenido subversivo, y les ha organizado videoconferencias con altos funcionarios de la administración de Bush, congresistas estadounidenses y personalidades del exilio, a quienes calificó de "representantes de la mafia cubanoamericana''.

El gobierno criticó también que la USINT "facilita sus locales oficiales y las residencias de algunos de sus funcionarios para organizar recepciones, videoconferencias y exhibiciones de materiales subversivos, y dispone, incluso, el uso de sus medios de transporte diplomáticos para el traslado de los elementos contrarrevolucionarios hacia estas actividades''.

"Solo para citar un ejemplo, la casa del funcionario de la SINA Gregory Adams, sita en Calle 24 No. 521, Miramar, ha devenido un verdadero ‘palacio de convenciones' para los grupos mercenarios que el gobierno norteamericano financia y controla''.

Hasta anoche no se había producido una reacción oficial de Washington sobre la declaración del MINREX.

Las Damas de Blanco insistieron ayer en su legítimo derecho a reclamar la liberación de sus seres queridos.

"No somos políticas ni recibimos órdenes de nadie, todo lo hacemos por amor y por dolor'', apuntó Pollán, una de las líderes del grupo, creado luego de que 75 opositores fueron detenidos y condenados en 2003 a penas entre seis y 28 años de cárcel.

En su nota, la Cancillería cubana afirmó que Bush "reconoció abiertamente'' en un discurso el 7 de marzo "el papel de este grupúsculo como instrumento priorizado de su política contra Cuba''. "El problema es que las Damas de Blanco han alcanzado un reconocimiento dentro y fuera de Cuba y el gobierno quiere como desprestigiarnos, no es nada nuevo'', dijo la activista Miriam Leyva.

En un hecho inusual, la televisión cubana difundió el martes un video en el que vincula al grupo de mujeres con el jefe de la USINT, Michael Parmly, y con la congre-sista republicana de origen cubano Ileana Ros-Lehtinen, y fue publicada una nota en la que el Gobierno advierte que no tolerará "provocaciones''.

  Comentarios