Últimas Noticias

Bush autoriza el envío de teléfonos celulares a Cuba

El presidente Bush besa a Yamile Llanes Labrada, esposa del disidente José Luis García Paneque.
El presidente Bush besa a Yamile Llanes Labrada, esposa del disidente José Luis García Paneque. AFP/Getty Images

El presidente George W. Bush anunció el miércoles un cambio de política que permitirá a los estadounidenses enviar teléfonos celulares a Cuba, con la esperanza de que la iniciativa impulse al régimen de la isla a dar mayor libertad de expresión a sus ciudadanos.

"Ya que Raúl [Castro] está permitiendo que los cubanos tengan teléfonos celulares por primera vez, vamos a cambiar nuestra política para permitir que los estadounidenses envíen celulares a familiares en Cuba'', dijo el Presidente en la Casa Blanca durante una ceremonia para conmemorar el Día de Solidaridad con Cuba.

"A los cubanos ahora se les permite comprar teléfonos móviles, reproductores de DVD y computadoras y se les ha informado que podrán comprar tostadoras y otros electrodomésticos en el 2010'', dijo Bush.

"Si Raúl Castro habla en serio sobre sus reformas en Cuba, permitirá que estos teléfonos lleguen al pueblo cubano'', agregó. "A través de estas medidas, Estados Unidos extiende una mano al pueblo cubano''.

Dan Fisk, director de asuntos hemisféricos del Consejo Nacional de Seguridad, explicó que esto no significa flexibilizar el embargo económico sobre la isla.

El presidente Bush también reiteró su ofrecimiento de proporcionar computadoras a Cuba, a través de organizaciones no gubernamentales (ONG) y grupos religiosos, "si las autoridades cubanas ponen fin a sus restricciones al acceso a la internet''.

Raúl Castro ha levantado las restricciones que prohibían que los cubanos tuvieran celulares a sus nombres, se hospedaran en hoteles para turistas o compraran reproductores de DVD, computadoras o tostadoras.

Bush calificó estas reformas de "colmo de la hipocresía'', pues sólo les permiten a los cubanos "poseer productos que casi ninguno puede comprar''.

"Para que eso tenga impacto, debe ser acompañado con reformas económicas importantes, para abrir el mercado cubano, para que las familias tengan verdaderas opciones en cuanto a lo que compran (...) tener un sistema de libre empresa, para que la gente pueda disfrutar del fruto de su labor'', añadió.

A la ceremonia asistieron familiares de disidentes cubanos, así como congresistas y miembros del gabinete de Bush. El cantante Willy Chirino interpretó su conocida canción Ya viene llegando ante los asistentes.

El gobierno cubano no emitió de inmediato opinión alguna sobre el discurso de Bush, aunque en el pasado ha tildado comentarios similares como injerencia en sus asuntos internos. El miércoles en la noche el programa televisivo Mesa Redonda se refirió críticamente al discurso, calificándolo de "nueva bufonada'' de Bush.

La prensa fue convocada para una conferencia de prensa hoy del canciller Felipe Pérez Roque en la que se espera una reacción más amplia sobre el asunto. Tampoco queda claro si Cuba permitiría la entrada masiva de teléfonos celulares por sus puertos de aduana.

Joe García, ex director ejecutivo de la Fundación Nacional Cubano Americana, y quien se ha postulado para reemplazar al congresista republicano Lincoln Diaz-Balart, calificó la promesa de Bush de maniobra política: "Si George Bush realmente quisiera provocar cambios en Cuba, levantaría inmediatamente las restricciones para que los cubanoamericanos puedan visitar a sus familiares en Cuba y enviarles dinero''.

Denunció que la medida de Bush busca sólo ganarle votos al Partido Republicano para las elecciones de noviembre.

"Esto no es nada más que una maniobra política en un año electoral, jugando con las emociones del pueblo cubano, que ya ha sufrido 50 años de una brutal dictadura y ocho años de un gobierno estadounidense totalmente incompetente'', dijo García.

La empresa de teléfonos Cubacel, que tiene el monopolio del sector en la isla, no tiene contrato con ningún proveedor de servicios de Estados Unidos.

Los teléfonos celulares estadounidenses que operan con contratos desde Estados Unidos funcionan en algunas zonas de la isla, pero no siempre, y la calidad de la recepción depende de cada aparato.

Fisk aseguró que los teléfonos celulares de EEUU sí funcionan en Cuba y que un estadounidense podrá pagar por el servicio adscrito al teléfono celular que envíe.

En la ceremonia en la Casa Blanca, Bush reiteró su oferta de dar licencia a grupos no gubernamentales y religiosos para que puedan donar computadoras con acceso a internet al pueblo cubano.

Desde que asumió la presidencia, Raúl Castro ha reconocido también que los sueldos en Cuba son demasiado bajos y ha prometido instaurar cambios.

"El mundo está atento a lo que hace el régimen cubano. Si avanza con sus gestos recientes --aumentar acceso a la información, implementar sustanciales reformas económicas, respetar las libertades políticas y los derechos humanos-- entonces podrá decir con autoridad que ha empezado a cambiar. Pero la experiencia nos enseña que este régimen no tiene la más mínima intención de hacer eso. En lugar de ello, estas medidas recientes no parecen ser más que una broma cruel para hacer sufrir más al pueblo'', expresó Bush.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios