Últimas Noticias

Final de campaña le augura problemas a Obama

Puede que Barack Obama esté camino a ser nominado a la candidatura presidencial demócrata, pero si es así va caminando más que corriendo, en un final bastante tibio que parece augurarle dificultades en las elecciones generales.

Entre las señales de advertencia:

El hecho de que haya perdido el martes en Kentucky por 249,000 votos fue la mayor derrota para cualquiera de los candidatos en más de ters meses. El ha perdido terreno consistentemente en el voto popular nacional desde el 1 de marzo, habiendo perdido medio millón neto de votos ante su rival Hillary Clinton. Además, enfrenta la posibilidad de otra gran derrota la semana próxima en Puerto Rico. Y análisis tempranos de estados difíciles como Carolina del Norte y Ohio sugieren problemas con los blancos, los hispanos y la clase trabajadora.

En parte, el lento avance de Obama puede ser parte de su estrategia. Los asistentes de Obama afirman que él se está moviendo ahora con cautela, dispuesto a perder algunos estados, y que ha dejado de atacar a Clinton porque él confía ahora que ganará la nominación y no quiere disgustarse con ella ni con los partidarios de ella.

Ninguna de sus debilidades, de todos modos, significa que él no pueda acabar ganando la presidencia. En 1992, Bill Clinton enfrentó dificultades a fines de su campaña frente a Jerry Brown, pero no obstante acabó ganando la entrada a la Casa Blanca. Y en 1976 Jimmy Carter también enfrentó obstáculos tardíos a su nominación --recuerdan la campaña Anybody But Carter (Cualquiera Menos Carter)?-- y acabó ganando en noviembre.

Pero es claro que Obama está llegando al final de la campaña primaria más larga de la historia y todavía está tratando de ganar a secciones enteras de su partido, principalmente a los blancos de clase trabajadora. El está teniendo dificultades en las primarias para hacerse de estados clave como Ohio, Pennsylvania y West Virginia, y no ha podido probar que puede ganar en estados prorrepublicanos como Kentucky e Indiana de la misma manera en que lo hizo antes en lugares como Idaho y South Carolina.

"El empuje inicial ha desaparecido'', comentó Dante Scala, un estudioso de la política de la Universidad de New Hampshire. "Con la excepción de ese tramo entre febrero y marzo durante el cual Obama ganó 11 veces seguidas, el empuje realmente ha dado paso a las condiciones demográficas...

"Creo que existe una preocupación... de que su coalición no es sólida. El no ha consolidado al Partido Demócrata y no está más cerca de su meta de lo que estaba después de, digamos, el Super Martes. Ese sector de votantes que constituyen los blancos de clase trabajadora están en lugares que los demócratas necesitan ganar. Sin Pennsylvania, sin Ohio, el mapa del colegio electoral se dificulta para Obama... Esas son preocupaciones para las elecciones generales''.

Sin duda, la campaña de Obama ha demostrado inteligencia al ganar más delegados que Clinton.

Asistentes de Obama citaron asimismo ayer una nueva encuesta que muestra a Obama aventajado en la pelea de otoño contra McCain entre varios sectores de votantes que han apoyado a Clinton, entre los que se encuentran los católicos romanos, los judíos, las sedesde sindicatos y los votantes con entradas anuales de menos de $35,000.

Pero, en los campos de batalla clave, las encuestas sugieren que Obama pdueira enfrentar mayores dificultades que Clinton.

En Ohio, por ejemplo, un estado que los demócratas tratan desesperadamente de arrebatar a los republicanos, Obama está a la par de McCain, con un promedio de un punto por debajo del republicano en varias encuestas recientes llevadas a cabo por www.realclearpolitics.com.

Esta es una victoria para Obama con respecto a encuestas recientes, pero muestra que él sigue a la zaga de McCain entre el grupo clave de personas de entrada media que ganan entre $20,000 y $75,000 al año, según una encuesta de Rasmussen. Y Obama ha atraído solamente al 65 por ciento de los demócratas, mientras que McCain ha atraído al 77 por ciento de los republicanos.

En Carolina del Norte, un estado republicano que Obama afirma poder ganar, él se encuentra a la zaga de Mccain por un promedio de 6 puntos, tres veces el déficit que enfrenta Clinton.

  Comentarios