Últimas Noticias

EEUU vence a Cuba en juego amistoso

No fue una victoria en los Juegos Olímpicos, pero al menos, los estadounidenses lograron vencer a Cuba.

Un equipo de chicos de 11 y 12 años, del equipo Los Peregrinos de Vermont y Nueva Hampshire superó el viernes por 3-1 al Santos de Cuba, con lo que concluyó de manera victoriosa una gira de nueve días por la isla.

Su victoria llegó unas horas después de que Cuba venció por 5-4 a Estados Unidos en 11 entradas, durante los Juegos Olímpicos de Beijing.

Millones de cubanos se desvelaron para atestiguar la victoria olímpica, incluyendo la mayoría de los jugadores del Santos.

"La pelota es la cosa favorita de la gente cubana'', dijo Onelkis López, antesalista de 12 años. "Claro que sí vamos a mirarles los partidos, no importa la hora''.

El triunfo del viernes pudo haber sido una pequeña revancha estadounidense o, mejor dicho, una revancha de las Pequeñas Ligas Estadounidenses. Pero todos los jugadores de Los Peregrinos se fueron a la cama mucho antes de que concluyera el encuentro en Pekín.

"Todos estábamos dormidos'', dijo el mánager Ted Levin, de 59 años.

En un diamante improvisado en los terrenos de un convento en Peñalver, apenas al este de La Habana, los estadounidenses anotaron todas sus carreras en la primera entrada, gracias a dos dobles, uno de los cuales envió la pelota hacia el lugar donde varios árboles de mango obstruían el jardín central.

Los cubanos de entre 12 y 14 años, quienes viven en Peñalver y varias comunidades cercanas, batearon apenas dos hits pero recibieron nueve bases por bolas durante el partido de seis entradas.

"No creo que lo importante sea ganar, sino jugar y estar con otros chicos'', dijo Nathaniel Eastman, primera base de los Peregrines, de 12 años, quien saludó a cada corredor cubano en los senderos con una sonrisa y un apretón de manos.

López, por su parte, dijo: "Nadie de su equipo habla español, pero juegan pelota y eso es bastante''.

Cody McCusker, antesalista de Los Peregrinos, consideró que los jugadores del Santos son "mucho mejores que algunos chicos en Estados Unidos''.

"Ellos podrían jugar en la Serie Mundial de Pequeñas Ligas'', añadió el jugador de 12 años.

El embargo comercial impuesto por Washington impide que los turistas estadounidenses visiten la isla, pero los equipos juveniles de béisbol de Estados Unidos solían viajar aquí frecuentemente como parte de programas de intercambio cultural, hasta que el gobierno del presidente George W. Bush endureció las restricciones de viaje.

Levin dijo que al equipo le llevó casi dos años la obtención del permiso del Departamento del Tesoro. Los 14 peloteros y seis entrenadores recaudaron dinero a fin de cubrir buena parte de los gastos de viaje y adquirir tanto uniformes como equipamiento para los jugadores del Santos y un equipo de jugadores cubanos más pequeños, los Mangos.

Aún así, los miembros del equipo estadounidense tuvieron que pagar más de $1.000 cada uno para viajar.

"Son sólo niños'', dijo Levin. "El comunismo o el capitalismo no significan nada para estos niños''.

  Comentarios