Últimas Noticias

Advierten que es "un peligro'' para toda Cuba

Residentes de los Los Pinos, Pinar del Río, reparan los techos con tejas de zinc, tras el paso de Gustav.
Residentes de los Los Pinos, Pinar del Río, reparan los techos con tejas de zinc, tras el paso de Gustav. AFP/Getty Images

El huracán Ike, que se aproxima a la costa noroeste de Cuba, representa "un peligro'' para toda la isla, advirtió este sábado un experto local que llamó a la población a mantenerse "muy atenta'' a las informaciones sobre el ciclón.

Ike, un huracán categoría 2 en la escala Saffir-Simpson -de 5-, vientos de 175 km/h, ‘‘representa un peligro para todo el territorio nacional'', señaló en la televisón cubana el jefe del Centro de Pronósticos del Instituto de Meteorología de Cuba (Insmet), José Rubiera.

"Prácticamente todo nuestro país está en el área de peligro, esa es la gran preocupación que tenemos, y por eso hay que estar muy atentos a las informaciones y a la evolución de este peligroso huracán'', sobre todo "desde Camagüey hasta Guantánamo'', las seis provincias orientales de la isla, añadió.

El experto precisó que Ike "tiene posibilidades de ganar la categoría 3 en las próximas 24 horas''.

La Defensa Civil (DC) de Cuba ordenó por su parte a las autoridades de las provincias orientales "evaluar la (posible) afectación a la población y recursos económicos ubicadas en áreas de riesgo por inundaciones costeras en el litoral norte e intensas lluvias, fundamentalmente en zonas montañosas y de difícil acceso''.

Pero "el resto de las provincias cubanas (otras ocho) deben mantenerse atentas a las informacines sobre la evolución de este huracán'', indicó la DC.

El Insmet coincidió con el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC), con sede en Miami, en que Ike se encontraba la tarde de este sábado a 230 km al este de las islas Turcas y Caicos, y se movía a 26 km/h con rumbo oeste-suroeste.

Hace una semana el huracán Gustav atravesó Cuba por el occidente sin dejar víctimas mortales, pero sí grandes destrozos. Cálculos preliminares señalan que unas 140.000 viviendas fueron dañadas o destruidas, así como cientos de escuelas, infraestructura eléctrica y de comunicaciones, talleres, granjas y cultivos.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios