Últimas Noticias

Oferta de ayuda de EEUU provoca choque político

Hasta ahora, el gobierno de Estados Unidos ha canalizado $100,000 a Cuba pese a que empiezan a aparecer reportes que muestran que la devastación del país comunista es mucho peor que lo que el gobierno de Castro reconoce.

Cuba sufrió una devastación en todo su territorio cuando el huracán Ike destrozó edificios y casas en 196 municipalidades de costa a costa. Un nuevo reporte de un grupo radicado en Miami dado a conocer ayer indica que unas 537,000 casas fueron afectadas en toda la isla mientras que 3.2 millones de personas permanecían sin energía eléctrica.

La ayuda de EEUU a Cuba palidece en comparación a la ayuda a Haití, que también fue devastada por una serie de tormentas en las pasadas semanas que dejaron cientos de muertos y un millón de desamparados.

Hasta ahora, Haití ha recibido $20 millones y Cuba $100,000, a través de varias organizaciones de ayuda.

La discrepancia se deriva de una choque diplomático entre Cuba y EEUU en relación con la ayuda. El gobierno de EEUU dijo que el rechazo de Cuba a aceptar un equipo de evaluación de desastres le impide hacer más. Pero las críticas a Washington están aumentando.

El gobierno de Bush está expidiendo licencias a organizaciones basadas en EEUU que permiten un aumento en la cantidad de efectivo que se puede mandar a los residentes de la isla. Y muchos están aprovechando las nuevas regulaciones para ayudar a las víctimas de los ciclones.

Pero algunos dicen que la asistencia de Washington está muy lejos de ser suficiente.

"En el pasado, Estados Unidos ha actuado honorablemente y ha respondido con rapidez a los ciclones en América Central, los tsunamis en Indonesia y los terremotos en Pakistán: siempre han sido los primeros, con los mayores recursos y sin condiciones'', dijo Frank Mora, un experto en Cuba del Colegio Nacional de guerra en Washington D.C.

"No ha sido así con Cuba. Es embarazoso y vergonzoso que la política intervenga en un momento en que tantos cubanos de la isla están sufriendo'', afirmó.

Jorge Mas Santos, presidente de la Fundación Nacional Cubano Americana calificó la oferta de EEUU de ‘‘francamente insultante''.

El gobierno de EEUU ofreció $100,000 y un equipo de inspección cuando el huracán Gustav golpeó el occidente de Cuba el 30 de agosto. Cuba rechazó la oferta, diciendo que no querían donaciones sino poder comprar con créditos.

La Habana ha insistido en que EEUU levante las provisiones del embargo que le impiden a Cuba conseguir créditos privados de las compañías americanas. El ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba publicó ayer una declaración diciendo que el Departamento de Estado había repetido la misma oferta después de Ike, y que los cubanos habían vuelto a rechazarla.

"El gobierno de EEUU se comporta cínicamente. Trata de sugerir que está desesperado por cooperar con Cuba y que nosotros rehusamos'', dijo la declaración de ministerio de Relaciones Exteriores. "Mienten inescrupulosamente. Si quieren cooperar con el pueblo de Cuba, entonces solicitamos que se permita la venta a Cuba de materiales indispensables para techos, reparar casas y reestablecer la red eléctrica''.

Carlos Gutiérrez, secretario de Comercio de EEUU, dijo por su parte: "Venezuela mandó un equipo de evaluación, en todo el mundo es un procedimiento estándar. Nos permite ser efectivos porque nos permite conseguir lo que ellos quieren. La cuestión es: ¿por qué se sienten amenazados por la presencia de un puñado de técnicos que sólo quieren ayudar? Me sorprende que un equipo de evaluación se haya convertido en un problema tan grande''.

El Departamento de Estado de EEUU dijo que el equipo no era un precondición para la ayuda pero no explicó por qué no se había mandado la misma cuando el equipo fue rechazado.

"Aunque el gobierno cubano ha declinado la oferta de un equipo humanitario de evaluación, nosotros seguimos dispuestos a mandar uno'', dijo la vocera del Departamento de Estado Heide Bronke. "Estamos evaluando la mejor forma de proveer ayuda humanitaria adicional para las víctimas cubanas de este desastre''.

Añadió que el gobierno de EEUU había aumentado las autorizaciones existentes para que los grupos de ayuda radicados en EEUU pudieran mandar mayores cantidades de efectivo a las víctimas de los ciclones. La Fundación Nacional Cubano Americana consiguió esa autorización, y la lista creció rápidamente.

"Tuvimos más de 400 personas que vinieron a llenar 600 solicitudes'', dijo la portavoz de la FNCA Sandy Acosta Cox. "Tuvimos que hacer esperar la gente en el parqueo. Fue así durante todo el día''.

El choque político se produce cuando empiezan a aparecer nuevos estimados sobre la extensión de los daños. Teo Babún, asesor de negocios radicado en Miami del Babún Group Consulting, dijo que información proveniente de la isla mostraba una devastación más generalizada de lo que habían reportado los medios cubanos.

Según el reporte de su organización, más de medio millón de casas fueron dañadas y casi 350 puentes arrasados. Dijo que 600 acueductos municipales habían sido dañados y que unas 500 millas de postes eléctricos y telefónicos habían sido derribados por los vientos. Por lo menos 150,000 personas permanecen en albergues imposibilitados de regresar a sus hogares.

El pueblo de Herradura, en la provincia de Pinar del Río, fue completamente destruido.

"Yo diría que la situación en Cuba es similar a la que vimos durante Andrews en el sur de la Florida'', dijo Babún. "La situación es muy, muy mala''.

Según Babún, el estimado de los daños oscila entre $3,000 y $4,000 millones pero el gobierno cubano es renuente a anunciar una evaluación tan terrible. Esa cifra coincide con un estimado similar de Naciones Unidas.

"En primer lugar, creo que el gobierno cubano no ha hecho una completa evaluación y está tratando de verificar y volver a verificar con sus equipos de evaluación'', dijo. "Cuba tiene un régimen militar así que están muy preocupados sobre proveer información que ellos consideran secreta y perjudicial para el Estado. Son informaciones que no están acostumbrados a revelar''.

Es probable que el gobierno cubano también se sienta incómodo con la idea de que un avión militar americano llegue a Cuba para entregar ayuda, dijeron expertos.

"El gobierno cubano no está aceptando donaciones de EEUU; sólo aceptan de Rusia y otros países amigos'', dijo Diego Suárez, del Consejo de la Libertad de Cuba. "Para ellos es más importante no aceptar las donaciones americanas que ayudar a su propia gente''.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios