Últimas Noticias

Perdidas 700,000 toneladas de alimentos

La alarma del gobierno cubano tiene poderosas razones: el país perdió 700,000 toneladas de alimentos en apenas 10 días.

Ante la crisis de abastecimientos que se cierne sobre Cuba tras el paso de los huracanes Gustav y Ike, las autoridades gubernamentales realizarán un balance de todos los alimentos almacenados en el país para proceder a una distribución más equitativa entre la población.

La decisión anunciada anoche en la televisión estatal por el viceministro de Agricultura, Alcides López Labrada, forma parte de la estrategia gubernamental ante las cuantiosas pérdidas causadas por los meteoros en el sector agropecuario.

"Tenemos que hacer un balance de toda la comida que nos queda para los próximos meses y saber cómo distribuimos lo que tenemos'', dijo el viceministro López en el programa Mesa Redonda. ‘‘Ahora mismo estamos tirando comida de La Habana para Pinar del Río, y así se hará con otras provincias afectadas''.

El funcionario, quien se encontraba de recorrido por la zona oriental de la isla, describió un sombrío panorama de las principales cosechas afectadas, y dijo que la mayor prioridad en estos momentos es impulsar la agricultura urbana para garantizar la entrega de productos a los ciudadanos.

Agregó que las afectaciones más serias se encuentran en Pinar del Río, Isla de la Juventud y las provincias orientales, donde los destrozos alcanzaron tanto las cosechas como la cría de animales.

Entre las cifras mencionadas como parte del mapa de pérdidas agrícolas figuran:

* El 80 por ciento del bloque plantanero de la provincia de Holguín está perdido. En total, fueron afectadas 3,726 caballerías de plátano en el país.

* 745 caballerías de yuca, 74 de boniato y 150 de cultivos varios.

* 40 millones de huevos y 430,000 gallinas ponedoras.

* 1,455 instalaciones pecuarias dañadas.

* 526 muertes en el ganado.

* 12,000 toneladas de carne de cerdo.

* 350,000 latas de café.

En un recorrido por las provincias centrales, donde los estragos fueron de menor cuantía, la titular de Agricultura, María del Carmen Pérez, insistió en la urgencia de potenciar los cultivos de ciclo corto, pues "de ello depende que podamos tener comida en los meses venideros''.

La ministra indicó que el gobierno ha trazado planes estratégicos de emergencia para asegurar que el impacto en la población sea el menor posible, pero advirtió que ‘‘siempre se harán sentir las consecuencias de un fenómeno tan devastador''.

La movilización gubernamental en torno al tema alimentario es considerada una tarea de primer orden en medio de la debacle nacional. En poblados y ciudades duramente golpeadas por las tormentas, la población ha comenzado a quejarse por la pobre distribución de artículos básicos como leche, pan y arroz.

El Ministerio de Agricultura ha llamado a no demoler todas las plantaciones plataneras caídas y tratar de rescatar las que son salvables, a la vez que exhortó a proteger los cangres de yuca dañados para tratar de recuperar este cultivo a corto plazo.

También orientó a repetir las siembras perdidas de fri-joles, maíz y calabaza, considerando que aún existe tiempo para la cosecha.

Antes de los desastres naturales, el gobernante Raúl Castro había declarado el problema de los alimentos como ‘‘un asunto de seguridad nacional'', enfatizando en la urgencia de aumentar la producción agrícola para sustituir las importaciones.

Cuba invirtió en el 2007 unos $1,800 millones en compras de alimentos y este año los pronósticos contemplaban un desembolso de $2,600 millones para poder satisfacer la demanda interna. El 85 por ciento de la canasta básica familiar proviene de compras en el exterior.

Otras estadísticas parciales de las afectaciones en vivienda y comunicaciones son:

* 153 derrumbes (37 de ellos totales) en Ciudad de La Habana, con 2,172 personas que no podrán regresar a sus viviendas por considerarse destruidas o inhabitables.

* 37 instalaciones de salud dañadas en la capital.

* 67,000 líneas telefónicas interrumpidas en el país, así como 32,000 celulares afectados. Unas 20 poblaciones están aún sin comunicación telefónica.

* 16 torres de televisión derribadas.

  Comentarios