Últimas Noticias

Raúl Castro dice que no siente espíritu de trabajo en el país

Raúl Castro en el acto por el 26 de julio en Santiago de Cuba.
Raúl Castro en el acto por el 26 de julio en Santiago de Cuba. AFP/Getty Images

El gobernante de Cuba, Raúl Castro, pidió a los cubanos "trabajo'' y ‘‘paciencia'' para recuperarse de los destrozos de los huracanes Ike y Gustav, durante su primer recorrido a la zona devastada, informó este jueves la televisión local.

"Hace falta que las personas sientan la necesidad de trabajar, y no la sentimos'', dijo el mandatario en el municipio de Las Palmas, en la occidental provincia de Pinar del Río, por donde salieron los dos ciclones el 30 de agosto y el 9 de septiembre, tras cruzar la isla.

Ante cientos de damnificados, Raúl Castro, quien sustituye a su hermano Fidel en la presidencia desde febrero pasado, pidió a la población "ánimo'' y "mantener la esperanza''.

"Vamos a hacer un acopio de todos los recursos que podamos y aunque larguemos la tira del pellejo, vamos a resolver estos problemas (...) Paciencia, trabajo vamos a recuperar todo lo que teníamos y más'', dijo el gobernante en otra de las áreas devastadas.

Raúl Castro insistió en que "poco a poco'' se resolverán los problemas del país, y se responderá a las demandas de la población de aumentos de salario y eliminación de la doble moneda (divisa y pesos cubanos devaluados), pero no de inmediato.

"Si hablamos de salario está bajo, es cierto, (...) hay que eliminar la doble moneda, que no puede ser de hoy para mañana, sino es el caos. Tienes que irla eliminando poco a poco, cuatro o cinco años, tres sería una audacia decir que se puede lograr'', dijo.

"Y que el salario valga, pero tiene que valer por lo que se produzca, igualdad no es igualitarismo (...) Si tú trabajar más que yo y te sacrificas más que yo, tienes que recibir más que yo'', comentó Raúl Castro, quien este año eliminó el techo e igualitarismo salarial.

Es la segunda aparición de Raúl Castro en zonas de desastre tras el paso de los ciclones, luego de permanecer ausente de los escenarios públicos por 17 días.

Ike y Gustav provocaron siete muertes y decenas de miles de damnificados, afectaron medio millón de viviendas, dejaron unos $5,000 millones en pérdidas, con cultivos e infraestructura agrícola, social y energética dañados o destruidos, según cifras preliminares.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios