Últimas Noticias

Fidel Castro pide sanciones contra la corrupción y la ilegalidad

El líder cubano Fidel Castro pidió este sábado sancionar la corrupción y la ilegalidad en la isla y llamó al Partido Comunista a librar una batalla "sin tregua'' contra esos males que ‘‘dañan la revolución'', en un artículo divulgado en la prensa local.

"Toda manifestación de privilegio, corrupción o robo tiene que ser combatida y no hay excusa posible en esto para un verdadero comunista. Cualquier tipo de debilidad en tal sentido es absolutamente inadmisible'', dijo Castro, de 82 años y alejado del poder desde 2006 por enfermedad.

"El robo en fábricas, almacenes, servicios automotrices, hoteles, restaurantes y otras actividades donde se manejen recursos o dinero, tiene que ser combatido sin tregua por los militantes del Partido'', añadió Castro, sustituido por su hermano Raúl Castro en la presidencia desde febrero.

Subrayó que "cuando alguien con esa condición (de militante comunista) incurra en tan bochornosa actividad, a parte de las medidas legales que le correspondan, debe ser sancionado por el Partido, sin extremismos, pero de forma madura y eficaz''.

"Pero el robo está lejos de ser el único mal que daña a la revolución. Están los privilegios conscientes o tolerados y los inventos burocráticos. Recursos asignados para una situación temporal, se convierten en gastos y consumos permanentes'', afirmó.

"Todo conspira contra las reservas en materiales y en divisas del país, lo cual puede traer escasez de productos y exceso de dinero circulante. Lo mismo ocurre cuando los que tienen dinero abundante corren a comprar en exceso lo que les venden en las tiendas en divisas'', apuntó.

El líder cubano denunció que "hay aparatos del Estado con la tendencia de generalizar los privilegios o dar muchos más en la competencia que desatan por los técnicos y la fuerza de trabajo disponible''.

"A veces se vuelven timbiricheros (quiosqueros) con métodos genuinamente capitalistas en la búsqueda de ingresos, para administrar recursos con los cuales hacer el papel de eficientes y ganar el apoyo complaciente de los suyos. Son costumbres burguesas y no proletarias, contra las cuales todos tenemos el sagrado deber de luchar'', agregó.

  Comentarios