Últimas Noticias

Retórica política reemplaza a la tradicional caldosa de los CDR

La tradicional caldosa que identificaba cada año los festejos callejeros por el aniversario de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR) será sustituida en esta oportunidad por un ingrediente menos apetecible para los cubanos: la retórica política.

En medio de la devastación nacional producida por el paso de los huracanes Gustav e Ike, la dirección de los CDR orientó que las celebraciones de las cuadras en vísperas del 28 de septiembre se desarrollaran "de una manera útil y productiva'', con una actividad de reconocimiento a las personas que se mantienen trabajando en la recuperación del país.

El vicecordinador nacional de los CDR, Rubén Pérez, dijo esta semana que el "festejo habitual'' quedará suspendido porque los recursos del Estado están puestos en función de resarcir los cuantiosos daños dejados por los ciclones.

En otras palabras, no habrá caldosa, el popular caldo que se cocinaba y repartía en plena calle cada 27 de septiembre y que se ha convertido en una suerte de

ícono cederista.

Para su confección, las representaciones de los CDR y los gobiernos locales entregaban a los barrios carne de cerdo (cabezas y costillas), viandas y otros productos, lo que resulta imposible garantizar este año en virtud de la actual crisis de abastecimientos.

En su lugar, los vecinos se reunirán en las cuadras para hacer un llamamiento a apoyar la recuperación del país en momentos en que numerosas comunidades y pueblos de la zona oriental, Pinar del Río e Isla de la Juventud permanecen aún sin servicio eléctrico ni comunicación telefónica.

Con casi 500,000 viviendas derrumbadas o dañadas en todo el país, se calcula que alrededor de dos millones de personas evacuadas no podrán regresar a sus hogares en largo tiempo.

Muchos cubanos viven en la incertidumbre sobre el retorno a sus propios pueblos, que fueron totalmente arrasados por el embate de los vientos, las inundaciones y los deslaves en las áreas montañosas.

En muchos barrios hay casas compartidas por hasta 60 damnificados.

Otras personas han brindado habitaciones de sus

hogares para iniciar las clases del curso escolar, que se ha retrasado en algunas localidades con la mayoría de sus centros escolares dañados.

Este domingo, la dirigencia de los CDR ha convocado a sus miembros a un trabajo voluntario, que estará enfocado en las necesidades más urgentes de cada provincia y municipio.

Testimonios recogidos por El Nuevo Herald indican que

en las últimas dos semanas el gobierno de Raúl Castro ha incrementado los controles policiales y la vigilancia en los barrios, con un aumento de detenciones temporales y advertencias a miembros del movimiento disidente.

De acuerdo con el activista Elizardo Sánchez, que lidera la ilegal Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, durante la presente semana la actividad

represiva se ha incrementado notablemente, y algunos miembros de su organización han sido detenidos en La Habana.

"Es evidente que hay cierto nerviosismo en las esferas del gobierno'', comentó Sánchez en entrevista telefónica con El Nuevo Herald. "La situación es de máxima crispación en el país''.

De hecho, muchas personas entrevistadas coinciden

en que el gobierno está evitando por todos los medios actos masivos y aglomeraciones en puntos estratégicos como una medida preventiva contra las quejas en público por la demora de las reparaciones y la carencia de productos de primera necesidad.

Los CDR suspendieron un congreso nacional previsto para este mes, y anunciaron también la cancelación de todas las actividades de reconocimiento, actos de condecoración y festejos planeados a todos los niveles por el 48 aniversario de la organización, fundada en 1960.

La dirigencia cederista exhortó también a sus ocho millones de afiliados a proseguir las donaciones de sangre e insistió en la recogida de papel y cartón, materiales usados en la confección de las llamadas ‘‘tejas infinitas''.

La recogida de papel y cartón ha sido declarada prioritaria como parte de la campaña denominada "Mi aporte por el techo'', que aspira a resarcir la demanda constructiva a corto plazo.

El gobierno también está contando con los CDR como punta de lanza para la batalla nacional contra el robo, el despilfarro, la corrupción y otras manifestaciones delictivas en boga tras la debacle causada los huracanes.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios