Últimas Noticias

Cuba ante encrucijada económica en plena crisis mundial

Un mes después del golpe demoledor de dos ciclones, Cuba sufre una difícil situación por la falta de alimentos y la costosa recuperación en toda la isla, en plena crisis mundial, planteando interrogantes sobre la vía con que se reevaluará la economía y el futuro de los cambios emprendidos por Raúl Castro.

El huracán Ike comenzó hace justo un mes su recorrido de este a oeste por Cuba, que sólo diez días antes había sido atravesada por Gustav en su zona occidental. La combinación fue fatal: más de 5.000 millones de dólares en pérdidas, un 10% del Producto Interno Bruto.

El impacto tuvo un efecto inmediato en la venta de productos agrícolas, que cayó en un 80% de agosto a setiembre, con un desabastecimiento por la contracción en la producción, pues un 30% de los cultivos se afectaron.

A ello se sumó la reacción de vendedores en mercados agrícolas regidos por la oferta y la demanda, a la política del gobierno de controlar los precios para encarar la escasez, al tiempo que se argumenta que el alza en el precio de los combustibles (del 57% a 80%) encarece el transporte de los productos.

Aunque admitió que llevará tiempo recuperar la producción, el ministro de Economía, José Luis Rodríguez, descartó una hambruna y dijo que se tomaron "medidas para ordenar la distribución de los alimentos que disponemos a partir de un control sobre la especulación por la vía de limitar los precios en los mercados de oferta y demanda y de aumentar la oferta en los mercados agropecuarios estatales''.

Economistas estiman que un control de precios estimularía aún más el gigantesco mercado negro. Pero las autoridades aumentaron los controles y castigan en juicios rápidos a quienes especulan con los alimentos o los roban.

El gobierno afirma que se esperan seis meses duros, pero que si es necesario se comprará alimentos por más de los 2.500 millones de dólares previstos para este año, y aceleró una estrategia agrícola, que incluye dar en usufructo parcelas, en un país que tiene 50% de tierras ociosas y que importa un 80% de sus alimentos.

Aunque no sufrieron daño sustancial el turismo y la producción de níquel, dos de los principales generadores de divisas (más de 2.000 millones anuales cada rubro), economistas calculan que las crisis mundiales de alimentos, petróleo y financiera obliga a replantear la política económica de la isla.

"Son las transformaciones estructurales las que permitirán activar nuevamente el crecimiento económico. No parece ser el momento para aplazar las reformas sino para apresurarlas'', según Pavel Vidal, economista de la Universidad de La Habana.

Fidel Castro, que aunque retirado del poder mantiene su influencia de máximo líder de Cuba, escribió varios artículos sobre la situación, y dijo que no queda otra que ‘‘reevaluarlo todo'', pero sin tocar la educación y salud, ni las misiones internacionales que generan miles de millones al país.

"No somos un país capitalista desarrollado en crisis, cuyos líderes enloquecen hoy buscando soluciones entre la depresión, la inflación, la falta de mercados y el desempleo; somos y debemos ser socialistas'', dijo Castro, enfermo desde hace dos años.

Se quejó de que algunos dirigentes "sueñan realmente con satisfacer todas las solicitudes de 'pajaritos volando' que la gente desea'', y pidió orden y disciplina, al señalar que la prioridad en este momento es la producción, los alimentos, la reconstrucción y el uso racional de los recursos, como el combustible.

Su hermano, el presidente Raúl Castro, pidió "trabajo'' y ‘‘paciencia'' a la población, y dijo que "poco a poco'' se resolverán demandas relacionadas con los bajos salarios (17 dólares en promedio) y la eliminación de la doble moneda (divisa y pesos cubanos devaluados) pero "en cuatro o cinco años''.

Para opositores como el economista Oscar Espinosa Chepe, las dificultades económicas en Cuba y el mundo "servirán a Raúl Castro y al ala reformista para acelerar cambios o los radicales, con Fidel a la cabeza, van aprovechar para reinstaurar un socialismo puro y duro''.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios