Últimas Noticias

Mario Diaz-Balart no pierde el sueño por la batalla electoral

Joe García (izq.) y Mario Diaz-Balart.
Joe García (izq.) y Mario Diaz-Balart.

Hace tres años, el representante federal Mario Diaz-Balart se desplazaba por la ciudad en un cómodo Chrysler 300 con asientos de cuero.

Pero después de que los huracanes Wilma y Katrina pasaron por el sur de la Florida, se dio cuenta que no podía usar ese carro para llegar a los vecinos de la zona 8½-Square-Mile en los Everglades ni otras áreas lejanas de su distrito, que abarca por el sur hasta el condado Monroe y hacia el este hasta el condado Collier.

Así que ahora este especialista en mercadotecnia convertido en político maneja un Jeep Wrangler mecánico con asientos de tela. "No tiene buen millaje por galón. No es lujoso. Pero me permite ir a cualquier parte que haga falta'', comentó.

Ese enfoque práctico es una característica típica de Diaz-Balart, según otros legisladores y partidarios.

Otra pudiera ser su estilo inmutable. Cuando falta menos de un mes para las elecciones, a Diaz-Balart, de 47 años, no parecen preocuparle las preguntas sobre las contribuciones de campaña y la amenaza seria de un bien financiado ex presidente del Partido Demócrata en Miami-Dade.

"No me aturdo'', indicó Diaz-Balart.

Pero sí se le hizo un nudo en la garganta cuando recordó la batalla de su hijo de 3 años por sobrevivir. Cristian Diaz-Balart nació cinco semanas prematuro con un problema cardiaco y estuvo hospitalizado cuatro meses hasta que lo sometieron a una operación de corazón abierto.

Su padre se perdió algunas votaciones, pero no todas.

"Votaba cuando la cosa estaba cerrada. Por lo demás, pasaba la mayor parte del tiempo en el hospital''.

Comparado con eso, cualquier campaña es fácil, dijo.

"Mi agenda no cambia mucho, esté en elecciones o no. Paso mucho tiempo en el terreno'', dijo Diaz-Balart entre llamadas en sus dos teléfonos móviles. "Creo con mucha convicción en que las respuestas vienen de la gente aquí, no en Washington''.

Sin embargo, la esté sudando o no, los observadores dicen que esta es la primera batalla real de Diaz-Balart para conservar su escaño.

Comenzó su carrera de servidor público como ayudante de Xavier Suárez, entonces alcalde de Miami, en 1985, el mismo año que cambió su afiliación partidista de demócrata a republicano. Lo eligieron por primera vez en 1988 en una campaña sin oposición a la Cámara de la Florida por el escaño que dejó vacante su hermano mayor, Lincoln Diaz-Balart, al ser electo senador estatal.

Mario Diaz-Balart se hizo cargo del escaño de su hermano en 1992, convirtiéndose en la persona más joven en ser electa al Senado estatal, después que Lincoln fue elegido al Congreso federal.

Este patrón lleva a algunos críticos a decir que Mario Diaz-Balart --a quien algunos detractores llaman "Lincoln Lite''-- llegó al cargo rodando sobre la estela que dejó su hermano. Sin embargo, fue nombrado "el legislador más efectivo'' por The Miami Herald en 1996 cuando estaba en el Senado estatal.

Cuando tuvo que abandonar el escaño debido al límite a los términos, Diaz-Balart regresó a la Cámara estatal, donde presidió la comisión a cargo de modificar los límites geográficos de los distritos congresionales. Allí creó un nuevo distrito que muchos observadores dicen que está hecho a su medida.

Ganó un nuevo escaño en el 2002 y fue reelecto sin oposición en el 2004. Hace dos años, derrotó a un demócrata relativamente desconocido.

Pero su contrincante esta vez Joe García --ex presidente de la Comisión de Servicios Públicos estatal y del Partido Demócrata de Miami-Dade, y antiguo ejecutivo de la Fundación Nacional Cubano Americana, puede presentarle una batalla más difícil.

Ambos han recaudado fondos por encima de $1 millón, según las últimas declaraciones financieras presentadas en agosto. La mayoría de los fondos de Diaz-Balart --casi $1.2 millones-- han salido de los sectores de defensa, bienes raíces y bufetes de abogados, según el Center for Responsive Politics.

Aunque su hermano ha sido criticado por asignar fondos federales a dos contratistas de defensa de Medley que contribuyeron fuerte a su campaña, Mario Diaz-Balart dice que no ha hecho nada a favor de las firmas en cuestión. Y no ve nada malo en una contribución de campaña de $10,000 de un fabricante de prótesis de Maryland dos semanas antes que copatrocinara un proyecto de ley de paridad de prótesis.

"Estoy muy orgulloso del proyecto de ley que patrociné para obligar a las compañías de seguros a ofrecer prótesis s los soldados y a los niños que han perdido un miembro'', dijo Diaz-Balart.

García ha dicho que Diaz-Balart está más preocupado con la política hacia Cuba que con los temas que afectan a sus electores, como los servicios médicos y la crisis financiera.

Pero Diaz-Balart menciona los millones en fondos federales que ha ayudado a traer a la zona.

Se refiere a los $2,000 millones que ayudó a asegurar para la restauración de los Everglades el año pasado y más de $2,000 millones para proyecto de transporte.

Diaz-Balart también ha sido alabado por los agricultores de la de la Florida después que consiguió $200 millones en ayuda para los afectados por los huracanes Wilma y Katrina. También lo apoyan los comisionados del Condado Collier --cuya mitad cae en su distrito-- por los fondos que ha logrado para esa zona.

"Nos ha ayudado mucho'', dijo Frank Halas, comisionado de Collier, citando los fondos recibidos para un nuevo centro de control de emergencias, servicios en la económicamente abrumada área de Immokalee y la ampliación de la I-75 desde Naples hasta Fort Myers.

Diaz-Balart no ha mencionado el tema de Cuba en esta campaña.

"Es él quien saca a colación el tema de Cuba'', dijo el legislador refiriéndose a García, quien hizo del levantamiento de las restricciones de viajes a la isla parte de su plataforma. ‘‘Cuando el tema de Cuba sale a relucir, yo estoy en la primera línea, pero no tengo que andar exhibiéndolo siempre''.

Diaz-Balart dice que tiene otras cosas en su agenda estos días, como reducir la dependencia de Estados Unidos del petróleo extranjero.

"Hay una urgencia seria de hacer frente a los altos precios de la gasolina'', dijo el legislador, quien hace dos años votó por permitir que los estados decidan si permiten la perforación petrolera frente a sus costas.

En abril patrocinó un proyecto de ley llamado Ley de Ayuda al Viajero y a los Suburbios para ofrecer descuentos fiscales adicionales a los viajeros que enfrentaran altos precios de la gasolina. El proyecto fue enviado a la Comisión de Medios y Arbitrios de la Cámara. También ha copatrocinado varios proyectos de ley de investigación y desarrollo de tecnologías de energía a partir del hidrógeno, ampliar el uso de la energía solar y ampliar los créditos tributarios a los usuarios de fuentes de energía alternas.

Diaz-Balart --en cuyo distrito viven numerosos colombianos-- también ha trabajado en el Plan Colombia y en el acuerdo de libre comercio, que facilitaría el comercio entre las empresas estadounidenses y firmas establecidas en Colombia.

"Mario siempre ha estado muy cerca de la comunidad colombiana'', dijo Fabio Andrade, activista cívico y líder empresarial colombiano. "Hemos trabajado juntos en varias áreas, como la inmigración, el Plan Colombia y el libre comercio''.

Pero no todos están convencidos de que Diaz-Balart debe conservar su escaño.

Después de un debate reciente, el Comité de Acción Política (PAC) de la Asociación de Propietarios de Kendall, un grupo de organizaciones de propietarios de Kendall y West Kendall, apoyaron a García.

Marvin Stein, presidente del PAC, que ha respaldado a Diaz-Balart, no pudo dar una razón por el cambio en el apoyo del grupo.

"No hay ningún tema particular que haya saltado en las discusiones'', dijo Stein. "Dado lo que ha hecho en el pasado, y de cara al futuro, creo que el consenso general fue que hacía falta un cambio y que el opositor [de Diaz-Balart] haría un trabajo igualmente bueno, sino mejor''.

edevalle@MiamiHerald.com

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios