Últimas Noticias

Candidatos refuerzan sus planes económicos

El candidato demócrata a la presidencia Barack Obama propuso el lunes una moratoria de 90 días a los embargos de inmuebles y exenciones tributarias a empresas que generen empleo, como parte de un ambicioso plan para sanear la economía.

Entretanto, el republicano John McCain prometió dar un nuevo rumbo al país en un enérgico discurso en que intentó distanciarse de las impopulares políticas del actual mandatario, GeorgeW. Bush, que es del mismo partido.

"No podemos pasar los próximos cuatro años como hemos pasado los últimos ocho: esperando de brazos cruzados a ver si tenemos suerte'', dijo McCain en Virginia Beach, Virginia. "Se hace tarde, nuestros problemas se acumulan, nuestros enemigos acechan. Tenemos que actuar de inmediato, tenemos que cambiar de rumbo ahora mismo''.

Obama, hablando en Toledo, Ohio, también propuso que se le permita a las personas retirar un máximo de $10,000 de sus cuentas de jubilación, durante lo que queda de este año y todo el 2009.

Obama aseguró que sus propuestas, que tendrían un costo de $60,000 millones en dos años, pueden implementarse a la brevedad, ya sea mediante los poderes regulatorios del gobierno o por leyes aprobadas por el Congreso.

"Estoy proponiendo una serie de medidas que deberíamos tomar de inmediato para estabilizar nuestro sistema financiero, para dar alivio a las familias y a las comunidades y ayudar a los propietarios de viviendas'', declaró el candidato. "Es un plan que se basa en una palabra, en la que todo el mundo está pensando: empleo''.

A tres semanas de las elecciones, McCain expresó: "Tengo un plan para conservar el valor de vuestras casas y aumentarlo nuevamente comprando préstamos hipotecarios'', según reportó la Agencia France Presse.

Acompañado en el escenario por su esposa, Cindy, y su compañera de fórmula, Sarah Palin, continuó: "Tengo un plan para que los jubilados y los que se acercan a la edad de jubilarse conserven sus ahorros (...). Tengo un plan para mantener las mismas tasas impositivas, y luego reducirlas para poder crear empleos entre nosotros''.

"Nos quedan 22 días. Estamos seis puntos porcentuales por debajo. Los medios nacionales nos dan por perdidos'', advirtió el senador por Arizona de 72 años.

McCain dijo también que no agregaría más impuestos a las pequeñas empresas, como propone, según él, Barack Obama.

Obama aseguró que se necesita llevar urgentemente a la práctica sus propuestas, que incluyen la reducción de impuestos para crear nuevos puestos de trabajo y una moratoria de los embargos de viviendas.

"Necesitamos aprobar un plan de rescate económico para la clase media y necesitamos hacerlo ahora'', afirmó el senador por Illinois en un discurso en un mitin en Toledo, Ohio.

Obama formuló sus declaraciones en Toledo, Ohio, una ciudad de clase obrera en un estado que será crucial para las ambiciones de Obama de ganar la presidencial el 3 de noviembre. Según las encuestas, Obama está casi empatado con McCain allí.

Por otra parte, la ex primera dama Hillary Rodham Clinton declaró el lunes que le parte el corazón ver cómo Estados Unidos ha caído en una crisis financiera tan grave apenas ocho años después de un gobierno demócrata que legó una saludable situación económica.

En un centro de la comunidad judía de Filadelfia, la que fue rival de Obama por las primarias del Partido Demócrata dijo que los que estén preocupados por la economía nacional deben apoyar a Obama.

Clinton, senadora por Nueva York, denunció duramente las políticas de George W. Bush.

"A este presidente no le importa la clase media porque no sabe lo difícil que es pagar las cuentas a tiempo'', dijo Clinton.

Horas antes, Clinton vaticinó una victoria electoral para Obama.

En una entrevista con el canal de televisión NBC, Clinton calculó que Obama había mejorado cuantiosamente sus oportunidades de ganar las elecciones gracias a la manera en que ha manejado el tema económico. "Creo que se está acercando'', dijo ella.

El amenazador panorama económico en Estados Unidos ha dominado la contienda por la Casa Blanca y esos temores se hicieron mayores la semana pasada, cuando la Bolsa de Valores de Nueva York cayó casi 20 por ciento, borrando miles de millones en ahorros de jubilación.

Decenas de miles de estadounidenses ya han perdido sus viviendas al ejecutarse sus hipotecas y el desempleo está en alza.

McCain, que muchos piensan ha reaccionado débilmente durante la tormenta económica, admitió el domingo que el asunto estaba dañando su campaña.

Una nueva encuesta de Washington Post-ABC News mostró a Obama con una ventaja de 10 puntos porcentuales, 53-43, entre votantes probables, con un margen mayor, de 2 a 1, entre quienes consideran la economía la prioridad. El sondeo, realizado por teléfono del 8 al 11 de octubre, tuvo un margen de error de 3.5 puntos.

McCain, mientras tanto, redujo el fin de semana los ataques personales contra Obama, que habían sido prominentes en la reciente campaña republicana. Prometió, sin embargo, que vencerá a su oponente en el debate presidencial del miércoles.

A tres semanas de las elecciones del 4 de noviembre, McCain trata de sacudirse el peso de su asociación con el impopular presidente Bush y la responsabilidad asociada con los republicanos por la actual crisis financiera.

  Comentarios