Últimas Noticias

Guerrilleros estarían detrás del secuestro de un cubano en Panamá

Cecilio Padrón
Cecilio Padrón

Una posible alianza entre la guerrilla colombiana y reductos del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) de El Salvador, podría estar detrás del secuestro este año en Panamá del cubanoamericano Cecilio Padrón, según una fuente de los servicios de inteligencia salvadoreños.

La fuente, que pidió no ser identificada porque podría entorpecer la investigación, sostuvo que las pesquisas se iniciaron a raíz del hallazgo de un mensaje en la computadora del abatido jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Raúl Reyes, en el que se habla de un ‘‘objetivo económico'' compartido.

El mensaje, dirigido a Reyes por el cabecilla de las FARC, Alfonso Cano, el 2 de septiembre del 2002 dice:

"Sobre la propuesta de ayuda económica a las elecciones de El Salvador, podemos plantearles que ellos hagan inteligencia sobre un objetivo económico de 10 a 20 millones en Panamá para hacerlo en conjunto y partir las utilidades en partes iguales''.

Para los servicios de inteligencia de El Salvador, que han estudiado otra veintena de mensajes que contienen informes de las FARC sobres sus gestiones con simpatizantes en ese país, el objetivo económico podría ser Padrón, quien fue secuestrado en Panamá el pasado 4 de abril.

De acuerdo con informaciones periodísticas, las FARC están pidiendo un rescate de $12 millones, pero en el expediente de investigación en Panamá no hay ninguna referencia a la organización guerrillera, según explicó a El Nuevo Herald José Oro, vocero de la fiscalía en ese país.

La diferencia de seis años entre la fecha del correo electrónico y el secuestro, plantea también dudas a la hipótesis de El Salvador que la fuente de inteligencia no supo responder.

Padrón, de 66 años, quien reside en Panamá desde hace más de 10 años, ha sido miembro de la Fundación Nacional Cubano Americana. Salió de Cuba a los 19 años piloteando un avión de fumigación y a su llegada a Miami se unió a los exiliados que se entrenaban en Guatemala para la invasión a Bahía de Cochinos, explicó su hijo Eric.

En Panamá se dedicaba a invertir en bienes raíces.

Su secuestro ocurrió cuando visitaba un edificio en construcción en la exclusiva zona de Costa del Este.

Versiones de la prensa panameña indican que el empresario urbanizador fue interceptado por una patrulla de la Policía Nacional con tres agentes en su interior.

Los agentes lo habrían entregado a dos hombres de nacionalidad colombiana.

Eric Padrón, su hijo de 38 años que fue fiscal estatal en Miami especializado en asuntos criminales y ahora ejerce en la práctica privada, dijo que prefería no hacer comentarios sobre el secuestro.

"La prensa no nos va a ayudar a salvar a mi papá'', dijo a El Nuevo Herald en una entrevista telefónica.

En el expediente que tiene a su cargo el fiscal 13 de circuito de Panamá, hay cinco imputados, cuatro de ellos miembros de la policía panameña. Uno es cabo y otro subteniente. De los cinco acusados, dos se encuentran prófugos, entre ellos un civil de origen colombiano, agregó Oro.

El portavoz dijo que la familia del secuestrado ha sido reticente a ofrecer información y pidió que se le diera "poca divulgación al caso''.

De acuerdo con la revista Semana de Colombia, que citó fuentes del gobierno federal de Estados Unidos no identificadas, el empresario fue sacado hacia las playas del Pacífico panameño y en lanchas rápidas fue llevado al Chocó, departamento costero en el occidente de Colombia.

En medio de la selva, agrega la publicación, quedó en poder de uno de los guerrilleros más temidos de la región, alias "Sylver'', segundo comandante del frente responsable de la masacre de Bojayá, Chocó, el 2 de mayo del 2002.

El Ejercito colombiano incautó la computadora personal de Reyes después de darle muerte en marzo y semanas más tarde compartió su contenido con varios servicios de inteligencia de América Latina.

Los funcionarios salvadoreños encontraron que existía una estrecha relación entre las FARC y El Salvador.

"En El Salvador está el proceso de punta centroamericano, dada la perspectiva de victoria electoral de un FMLN en proceso de rectificación interna y de articulación con los grandes movimientos sociales y sus luchas'', escribió uno de los líderes de las FARC al referirse al movimiento que se reintegró a la vida civil y participará en las elecciones presidenciales de marzo del 2009.

En agosto pasado, el diario The Wall Street Journal reportó que algunos de estos mensajes sugieren que José Luis Merino, una figura de primer orden en el partido de oposición de El Salvador y simpatizante del presidente Hugo Chávez, podría haber ayudado a las FARC en la obtención de armas.

Algunos de los correos electrónicos en la computadora afirman que un hombre identificado como Ramiro contactó a dos traficantes de armas australiano.

Según el diario, fuentes oficiales de Colombia, El Salvador y Estados Unidos afirmaron que el Ramiro citado en los correos es Merino, quien dirigió un contingente del Partido Comunista de la guerrilla en la guerra civil salvadoreña de la década de los ochenta y era conocido por el nombre de combate Ramiro Vásquez.

No hay ningún indicio de vínculos de Merino con el secuestro del empresario cubanoamericano, pero la fuente de inteligencia de El Salvador afirmó a El Nuevo Herald que sospecha de un grupo de militantes del FMLN, que realizó varios secuestros y que se encuentra aún en la clandestinidad.

  Comentarios