Últimas Noticias

Canciller francés tuvo ganas de "romperle la cara'' a Fidel Castro

EL CANCILLER francés, Bernard Kouchner, admitió en un libro sobre su vida que en 1964 "tuvo ganas 
de romperle la cara a Fidel Castro'' porque sedujo a quien después sería su esposa.
EL CANCILLER francés, Bernard Kouchner, admitió en un libro sobre su vida que en 1964 "tuvo ganas de romperle la cara a Fidel Castro'' porque sedujo a quien después sería su esposa. EFE

El jefe de la diplomacia francesa, Bernard Kouchner, confiesa ahora que tuvo "ganas de romperle la cara'' a Fidel Castro hace 44 años, porque el ex gobernante cubano quería a la mujer con la que él terminó casándose, según afirmó al semanario Paris Match.

"Para mi generación, en 1964, Cuba era un modelo socialista aceptable. Yo tenía 25 años y Fidel Castro era un héroe absoluto'', cuenta Kouchner, añadiendo que "eso no era razón para que yo no tuviera ganas de romperle la cara a un rival''.

En una nueva biografía llamada Las 7 vidas del Dr. Kouchner, Michel Antoine Burnier cuenta cómo el futuro ministro de Asuntos Extranjeros, cofundador de Médicos sin Fronteras, vio mal la relación entre su futura esposa, Evelyne Pisier, y el entonces líder cubano durante un viaje a Cuba en julio de 1964. "Una noche, una decena de franceses fueron a divertirse a una discoteca'', escribe el autor de su biografía. "Bernard y Evelyne bailaban una canción lenta. Ella guardó sus sentimientos del primer día, él estaba emocionado. Bruscamente, las luces se apagaron. Castro entró con su escolta. Estaba furioso al ver a Evelyne en los brazos de Bernard. (...) Al final, Castro partió con Evelyne, como una forma de marcar su poder''.

Pisier, profesora de Derecho y Ciencias Políticas en la Universidad de París y escritora, relató en febrero del 2005 algunos detalles de su relación con Castro.

"Le gustaba mucho seducir y conmigo lo consiguió'', dijo entonces. "Tenía 23 años. Todas mis amigas estaban enamoradas de Cuba y yo tuve un regalo sorpresa: el héroe de la revolución cubana se interesó por mí y me llamó una noche. No sé por qué se fijó en mí, pero así fue'', dijo Pisier en una entrevista.

"Rondaba los 40. Parecía generoso, muy infantil, ingenuo, pero decidido. Era muy antiestadounidense, muy valiente. Sobre todo terriblemente seductor'', añadió.

La ilusión se desvaneció en 1968. "Sentí un verdadero fervor por los primeros años de la revolución cubana. Creímos a fondo y nos sumergimos en aquellas ilusiones. De repente, muchos amigos intelectuales comenzaron a ser perseguidos y encarcelados. Algunos por ser homosexuales. Fue el fin de la libertad'', dijo Pisier desencantada.

A partir de ese momento, la relación con Castro se cortó radicalmente, y luego, "cero contactos'', aseguró.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios