Últimas Noticias

Se define el rumbo de Estados Unidos

El republicano John McCain y el demócrata Barack Obama apelaron el lunes por última vez a los electores de la Florida, el último día de la campaña presidencial más larga de la historia. Las encuestas mostraban a ambos candidatos prácticamente empatados en el mayor estado no decidido del país.

Jugando a la ofensiva en Jacksonville, territorio republicano, Obama trató de criticar a McCain en el mismo escenario que el candidato republicano cometió un error sobre la economía hace seis semanas.

"John McCain no se da cuenta'', dijo Obama ante unas 9,000 personas en el Veterans Memorial Arena. ¿Recuerdan lo que dijo cuando estuvo aquí en Jacksonville el 15 de septiembre, que los fundamentos de la economía estaban fuertes?"

La muchedumbre abucheó enfáticamente.

"No tienen que abuchear. Sólo tienen que votar'', dijo Obama, que señaló que el día del discurso de McCain en Jacksonville el banco de inversiones Lehman Brothers quebró y se perdieron miles de empleos.

En la Bahía de Tampa, donde hay muchos electores indecisos, McCain criticó a Obama calificándolo de partidario de los impuestos y el derroche, y sugiriendo que su contrario se retiraría de Irak deshonrosamente. El tema de los impuestos fue el que más aplausos captó y el público empezó a repetir: "¡No-Bama! ¡No-Bama!''

"¡Aquí no hay nada inevitable!'' dijo McCain, que había protagonizado una ruidosa concentración en Coral Gables después de medianoche, horas antes. "No renunciaremos, no cejaremos''.

Pero la concurrencia era de menos de 1,000 personas. En el último día antes de la elección del 2004, el presidente Bush reunió a más de 10,000 personas en el estadio contiguo, donde los Yankees de Nueva York entrenan en la primavera.

Los demócratas se encaminan a las elecciones con un colchón de votos distinto al del 2004, cuando los republicanos tenían la ventaja en votos adelantados. Este año los electores demócratas superan a los republicanos por 358,280 votos emitidos con antelación, tanto por correo como en las encuestas.

El enfoque de los votantes de la Florida es por abrumadora mayoría económico, en un estado agobiado por el desempleo y las ejecuciones hipotecarias. Obama dijo que su plan de reducción de impuestos para las familias ayudará al 95 por ciento de los contribuyentes estadounidenses, incluyendo a "99.9 por ciento de los plomeros'', una referencia a su encuentro con un plomero de Ohio cuya insinuación de que la política impositiva de Obama era "socialista'' se convirtió en una consigna para McCain.

Hasta que McCain empezó a invocar a "Joe el Plomero'' en el último debate hace dos semanas, su nivel de aprobación en las encuestas bajaba en la Florida al mismo ritmo que los mercados financieros, aunque algunos de sus comentarios en Jacksonville fueron: "Son tiempos sumamente difíciles. Les prometo que nunca pondremos de nuevo al país en la misma posición''.

McCain no ha regresado a Jacksonville desde entonces y Obama ha visitado dos veces el condado más populoso del norte de la Florida en ese período. Los demócratas aventajan en 9 puntos a los republicanos en la inscripción de electores, aunque Jacksonville frecuentemente vota del lado republicano. En el 2004 Bush ganó aquí 61,580 votos más que el demócrata John Kerry y registró su mayor victoria en el estado.

Un motivo del éxito de Bush: posiblemente 70,000 votantes negros no acudieron a las urnas en esas elecciones. Los votantes negros, en su gran mayoría demócratas, representan 27 por ciento del voto total del Condado Duval. Hasta ahora alrededor del 43 por ciento de los votantes de Duval han votado por adelantado o con boletas de ausente.

El propio Obama cometió también un error en su discurso de 30 minutos el lunes cuando se desvió del guión de criticar a McCain por su propaganda política negativa "aquí en Ohio''. La multitud le hizo saber de inmediato que estaba en otro estado, tampoco comprometido.

"La Florida'', dijo Obama, reaccionando. "He viajado mucho últimamente''.

El lunes Obama y su hermana emitieron una declaración para informar que su abuela, que estaba enferma y vivía en Hawai, había fallecido. El mes pasado Obama se ausentó dos días de la campaña para visitarla.

Las encuestas estatales reveladas el lunes por la Universidad Quinnipiac y la firma demócrata Public Policy Polling concluyen que Obama lleva una ventaja de dos puntos porcentuales en la Florida, lo que estadísticamente es un empate. Y una encuesta del Rasmussen Report indica que la la batalla está virtualmente empatada, con McCain de líder por un punto porcentual.

"La cosa estará reñida en la Florida y en todo el país'', dijo Obama mientras subía la voz para hacerse escuchar. "Floridanos, el momento de cambio ha llegado. Depende de ustedes. Tenemos un viento muy favorable''.

Sin los 27 votos electorales de la Florida, McCain esencialmente no tiene esperanzas de ganar la presidencia.

"Con esa clase de entusiasmo y de intensidad vamos a ganar en la Florida'', dijo a sus partidarios, reunidos en estacionamiento frente al estadio de fútbol de los Tampa Bay Buccaneers.

Aunque los sindicatos han hecho mucha campaña a favor de Obama, McCain ha recibido ayuda de ciertos grupos. La Coalición Judía Republicana anunció el lunes que pagó la campaña de llamadas telefónicas automáticas en la Florida y en otros tres estados, que criticó la relación de Obama con su antiguo pastor Jeremiah Wright. Obama asistió a la iglesia de Wright durante 20 años pero lo rechazó cuando salió a la luz que en algunos de sus sermones criticaba a Estados Unidos.

Larry Leibowitz, partidario de McCain que estaba en la asamblea de Tampa, dijo que espera algo así como la victoria de Truman contra Thomas E. Dewey en 1948.

"Pero no pinta bien'', comentó. "Supongo que todo dependerá de la concurrencia a las urnas''.

El gobernador Charlie Crist, que presentó a McCain esta vez en Tampa, dice que confía en que el senador por Arizona gane en la Florida.

"Las cifras de las encuestas han aumentado, es la tendencia y John McCain va a ganar'', dijo Crist, que estuvo en la lista de McCain de posibles nominados a la vicepresidencia.

"McCain probablemente gane la Florida a última hora, pero Obama ganará en el país: Colorado, Iowa, Pennsylvania, Michigan, Minnesota, Nevada, New Hampshire, Nuevo México y Wisconsin'', escribió George LeMieux, ex gerente de campaña de Crist y su secretario de Gobernación.

LeMieux dijo en su página de internet: "Missouri, Virginia y Ohio están demasiado reñidos para pronosticar. Pero incluso si McCain gana en esos tres, todavía le faltará''.

Se espera que hoy las filas en los recintos de votación sea largas, lo mismo que en el resto del estado durante la votación adelantada, pero Crist prometió que cualquiera que llegue antes de las 7 p.m. podrá votar, no importa cuánto tarde.

"Las urnas no van a cerrar hasta que ustedes puedan votar''.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios