Últimas Noticias

Cuba 'tiende puentes' a cineastas de Estados Unidos

Alfredo Guevara
Alfredo Guevara AFP

Cuba lanzó un llamado a los cineastas de Estados Unidos para asistir al venidero Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana y tender puentes con los artistas del continente "sin predominio de presiones e ideologías'' y "sin renunciar a nada''.

En un mensaje divulgado el martes, el presidente y fundador del certamen cinematográfico, Alfredo Guevara, exhortó a los realizadores estadounidenses a viajar a La Habana y participar en el seminario titulado Puentes y más puentes, convocado por los organizadores del evento.

El festival, que este año celebra su trigésima edición, se efectuará en la capital cubana del 2 al 12 de diciembre próximo.

Guevara, de 82 años, aludió a la victoria electoral de Barack Obama sobre la "política de brutalidad imperial'' y consideró que "la vida real de estas semanas ha ido demostrando contra toda previsión de largo plazo que lo imposible es posible''.

"Por eso una vez más invitamos a los cineastas norteamericanos, de Hollywood y Nueva York, a los independientes de no importa dónde, a los chicanos y los puertorriqueños y a todos los latinos de Estados Unidos a reunirse en el Festival con los cineastas de América Latina'', dijo el funcionario.

El mensaje de Guevara invita al diálogo entre los cineastas de EEUU y América Latina apelando a términos como "acercamiento desprejuiciado, rostro a rostro'', "mano tendida'' y "sin predominio de presiones e ideologías, persona a persona, sin renunciar a nada''.

Sin embargo, no se aclara si la convocatoria aperturista del Festival abarca también a cineastas de origen cubano con posiciones ideológicas discrepantes con el régimen castrista o a directores cuyas películas han sido cuestionadas por el propio Guevara, argumentando supuestas ‘‘deformaciones de la historia'' cubana.

El pasado julio, el presidente del Festival afirmó que la película Che, del realizador estadounidense Steven Soderbergh y protagonizada por Benicio de Toro, sería vetada si ‘‘tergiversa'' la relación entre el guerrillero argentino Ernesto "Che'' Guevara y el ex gobernante cubano Fidel Castro.

En esa ocasión, Alfredo Guevara admitió ser "muy parcial'' y aseveró que "si tiene [el filme] algún ataque a Fidel, no viene''.

El martes, una fuente del Festival contactada en La Habana dijo que la película de Soderbergh no se había inscrito para participar antes de la fecha límite del 10 de septiembre, fijada en la convocatoria.

"No fue enviada para tomar parte en la sección oficial de acuerdo con el reglamento del Festival, no sé si habrá otra oportunidad de que sea vista aquí, realmente no lo sé'', dijo la fuente, que pidió anonimato.

De acuerdo con la página del evento en internet, de las más de 1,000 inscripciones recibidas fueron seleccionadas 114 obras para conformar la selección oficial, entre ellas 20 largometrajes, 19 cortos, 29 documentales, 24 animados y 22 óperas primas.

En la relación de países participantes se destacan Brasil con 23 películas, Argentina (21), México (19) , Cuba (15), Chile (10), Venezuela (nueve), y Uruguay y Colombia (con cuatro cada uno). Ningún filme aparece inscrito por Estados Unidos.

No obstante, el pasado septiembre Soderbergh dio por sentado que su película se vería en La Habana, según declaraciones hechas durante la exhibición de Che en el XXXIII Festival de Cine de Toronto.

En esa oportunidad, el realizador estadounidense afirmó que intentaría que Fidel y Raúl Castro vieran la cinta cuando se presentara en el Festival de La Habana.

El Nuevo Herald intentó infructuosamente localizar el martes a Soderbergh para que comentara sobre el asunto.

Otro realizador estadounidense, Kevin Leffler, había mostrado también interés en participar en la cita de La Habana con Shooting Michael Moore (Filmando a Michael Moore), un documental contracorriente del discurso fílmico y la conducta social de Moore.

Leffler, que estrenó su filme comercialmente en Miami el pasado mes, dijo que estaba considerando enviarlo al festival habanero, pero que aún no había tomado una decisión.

Un segmento considerable del documental de Leffler está dedicado a contraponer el panorama de la salud pública cubana que registró Moore con su filme Sicko, en el 2007.

En Shooting Michael Moore, su realizador muestra filmaciones encubiertas en hospitales habaneros y recoge testimonios de pacientes que retratan un escenario de crisis en la atención médica para los ciudadanos de la isla.

  Comentarios