Últimas Noticias

España defiende diálogo con gobierno y disidencia cubanos

El gobierno español defendió el miércoles la importancia de mantener un diálogo a dos bandas con el gobierno y la disidencia cubanos para lograr más avances en la isla.

La secretaria de Estado para Iberoamérica, Trinidad Jiménez, salió así al paso de los comentarios de algunos sectores, que criticaron al vicesecretario general del Partido Socialista Español, José Blanco, por no entrevistarse con representantes de la disidencia durante su reciente visita a La Habana.

En un desayuno informativo organizado por el Foro Nueva Economía, Jiménez explicó que las relaciones de España con la disidencia son fluidas, también en Cuba, a través de la embajada.

Pero subrayó que ese diálogo no es incompatible con los contactos que el gobierno mantiene con el régimen del presidente Raúl Castro que, dijo, "pueden ayudar a avanzar'' a Cuba en algunos aspectos.

En ese sentido, Jiménez anticipó que el presidente José Luis Rodríguez Zapatero tiene voluntad de viajar a la isla, pero precisó que de momento no hay una fecha programada, a la espera de encontrar "un momento oportuno'', señaló.

Jiménez aprovechó su intervención en este foro para justificar la gestión del gobierno en la defensa de las empresas españolas con intereses en América Latina.

En concreto, sobre la negociación entre el grupo Marsans y el gobierno argentino por la compra de Aerolíneas Argentinas, la secretaria de Estado se limitó a comentar que "hay un proceso de conciliación'' para fijar el precio de valor de la empresa.

"El gobierno español espera llegar a un entendimiento y un acuerdo'', añadió.

En referencia a los problemas de la petrolera Repsol YPF en Ecuador, al parecer ya solucionados, o la nacionalización de las pensiones en Argentina, Jiménez señaló que hay que ‘‘respetar'' esas decisiones, porque se producen "en el marco de la soberanía'' de cada país.

No obstante, puntualizó que el gobierno siempre velará por los intereses de las empresas en Latinoamérica.

Jiménez reveló que la inversión de las compañías españolas en la región alcanzó los 130.000 millones de euros (163.000 millones de dólares) en 2007, a lo que hay que sumar los más de 5,4 millones de euros (6,8 millones de dólares) de las remesas enviadas por los inmigrantes residentes en España.

Esta cantidad, dijo, convierte a España en el segundo inversor en América Latina, si bien en algunos países es el primero.

"Las empresas españolas tienen vocación de permanencia'', afirmó.

  Comentarios